Nacional

Exponen daño en niños migrantes y solicitan protección integral

De enero a mayo de 2019, EU deportó a más de 47 mil menores indocumentados

Agencias
lunes, 30 septiembre 2019 | 14:55
Agencias

Washington – Ante la llamada crisis humanitaria que padecen miles de niños migrantes provenientes de Centroamérica, distintas organizaciones civiles se unieron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para solicitar un mecanismo transnacional de protección integral para los menores, publicó La Opinión.

La petición fue hecha durante la reciente semana de periodo de sesiones de la CIDH, donde se abordaron las violaciones a los derechos humanos de niñas, niños y adolescentes que transitan desde Centroamérica hasta México, con el objetivo de llegar a la frontera sur de Estados Unidos. 

Con este mecanismo, se busca reforzar los sistemas de protección integral para la niñez en las naciones involucradas. Además de que la CIDH tenga la capacidad de solicitar a los gobiernos información sobre los procedimientos que implementan en los casos de infantes que integran grupos masivos de migrantes. 

Durante la sesión, se informó que entre enero y mayo de 2019 Estados Unidos deportó a más de 47,000 niños y adolescentes centroamericanos, específicamente a los países de El Salvador, Honduras y Guatemala, este último con la cantidad más alta al superar los 24,000. 

Según los exponentes de esta solicitud, existen un daño en los infantes migrantes que son recluidos en centros de detención, los cuales también deben enfrentar el estar separados de sus familias. También calificaron como “inhumanas” las condiciones en las que se encuentran los centros de detención para migrantes, donde hay sobrecupo y presunta discriminación. 

Se considera importante que la CIDH lleve a cabo visitas a las fronteras entre Estados Unidos, México y Centroamérica para verificar la situación que viven los menores y los solicitantes de asilo. 

Por último, las organizaciones pidieron a las autoridades que no consideren la migración como un delito, ya que creen que es una necesidad de sobrevivencia.