Arizona

Establece San Luis plan de asistencia a inmigrantes

Más de un centenar de personas fueron liberadas por la Patrulla Fronteriza esta semana

Agencias
jueves, 16 mayo 2019 | 14:25
Agencias

San Luis – Días aciagos se viven en esta comunidad con el repunte en el número de migrantes solicitantes de asilo, que son liberados aquí por las autoridades migratorias.

Más de un centenar de personas que fueron liberadas por la Patrulla Fronteriza el lunes y martes, publicó el diario Yuma Sun.

Dicho repunte obligó al gobierno municipal y a organizaciones comunitarias y religiosas a actuar a fondo, estableciendo un sistema para asistir a los migrantes con techo, comida y provisiones para higiene personal, mientras continúan su viaje a otras entidades y se llega la fecha para presentarse ante un juez de inmigración.

Desde el mediodía del lunes, casi medio centenar de migrantes fueron liberados, y otros más se vieron en diferentes puntos de la ciudad, acudiendo a iglesias locales en busca de asistencia, provocando que la parroquia San Judas Tadeo, donde desde abril se atiende a los migrantes, les negara la atención debido a la falta de espacio en los salones que temporalmente sirven para ello.

Algunos, como medida desesperada, pararon en la biblioteca pública, en una situación inédita. Ahí, pudieron al menos guarecerse en un lugar refrigerado, utilizar el teléfono e internet para contactar a familiares, o para encontrar boletos de transporte hacia su destino, dijo el bibliotecario Kevin Blinn.

Santos Pacay, migrante de un grupo de 15 guatemaltecos que llegaron a ese recinto, externó que cruzó la frontera el domingo, por el desierto, para entregarse a la Patrulla Fronteriza, siendo liberado el martes con un documento indicando la fecha para presentarse ante un juez de inmigración, el 18 de junio, en California.

La llegada a San Luis significó confusión para el migrante que viaja con su hijo Félix, de 16 años.

"Nos bajaron en la ciudad, pero nos vimos perdidos; no sabíamos qué hacer ni donde pedir posada, nos dijeron de la iglesia pero ya no había lugar, y luego nos dijeron que podíamos venir aquí a ver asi nos ayudaban", relató Pacay.

Por su parte, Lorenzo Simón, quien es acompañado de su hijo de dos años, también de Guatemala, dijo sentirse defraudado por la persona a la que pagó 25 mil quetzales (cerca de 3 mil 265 dólares) para que lo ayudara a llegar al estado Colorado, donde se reunirá con familiares.

"La verdad no me esperaba que íbamos a pasar por todo esto, la información que tenía era que me llevaría hasta mi destino", comentó el migrante.

Al rebasarse la capacidad de albergue en San Judas Tadeo, el mismo martes se reunió el alcalde Gerardo Sánchez con líderes de organizaciones religiosas y agencias comunitarias, para acordar un plan de atención a migrantes y la apertura un sitio adicional para albergue en el Comité de Bien Estar.

El plan operará mientras siga el fluijo de migrantes que solicitan asilo.

"Tenemos una crisis humanitaria que está ocurriendo ahorita; tenemos arriba de cien migrantes que han llegado a nuestra ciudad en estas 24 horas, y tenemos que organizarnos para ayudar a esas personas", dijo Sánchez después de la reunión celebrada a puerta cerrada en el City Hall.

Explicó que se trata de atender a los migrantes liberados en San Luis, ante la falta de cupo del albergue en Yuma, operado por Salvation Army.

"Estamos desarrollando un sistema con diferentes organizaciones; se hace una llamada a las agencias, y esa llamada generará un proceso y activará a voluntarios. Queremos que los solicitantes de asilo estén en un solo lugar, no en las calles; habrá un proceso de registro, nos darán su nombre y podrán albergarse, comer y bañarse", comentó.

Además de los salones en la iglesia católica, un salón del Comité de Bien Estar fue acondicionado esa noche para albergar a los migrantes, los que -se dijo- solo permanecen en la ciudad por no más de dos noches, y muchos de ellos solo por horas, mientras contactan a familiares y se transportan a un paradero de autobuses para viajar a su destino.

Rebeca López, secretaria parroquial de San Judas Tadeo, expuso que los espacios son limitados en la parroquia y cuentan con una pequeña cocina y refrigerador. Agregó que ayudará el que se abra un albergue adicional y se abra la posibilidad de allegarse de más de alimentos y otras ayudas para los migrantes, así como espacios para almacenarlos.

"Estamos solicitando agua, hielo, leche para los niños, jugos, alimentos preparados, ropa, artículos de higiene personal que puedan ellos llevar en sus viajes, cobijas, sábanas en buen estado, toallas femeninas, pañales para niños", añadió.

Los donativos pueden llevase a la parroquia ubicada en el 948 norte de la calle Main, o al Comité de Bien Estar, en el 963 este de la calle B.

El alcalde anotó que, en caso de seguir aumentando el flujo de migrantes, podrían atender a más personas, pero descartó que pueda alcanzarse una capacidad al nivel de Yuma. “Trataremos de ayudar en lo más que podamos; no tenemos una Salvation Army o Banco de Alimentos, no creo que podamos llegar a un albergue para 200 personas", advirtió.

El comerciante Víctor Salcido, titular de Factor Sales, afirmó que la unión de la comunidad es un aspecto positivo ante esta crisis, con la buena respuesta de las agencias e iglesias.

"Es motivante para la gente que, de alguna manera, queremos y podemos servir en algo. La comunidad, como siempre, responde ante una necesidad; me gustó que hubo diferentes iglesias, es muy positivo, estas cosas las podemos capitalizar para unirnos en lo que podemos coincidir", declaró.

Sánchez finalizó al comentar que el número de albergues y voluntarios que se activen dependerá de cuantos migrantes se les notifique que serán liberados por la Patrulla Fronteriza, y aseguró que desde que llegó el primer grupo a San Luis, en abril, actuaron para asistir en los posible a la iglesia católica, en donde se han estado albergando.