Nacional

Dificultad en la frontera por oleada de inmigrantes

El conteo a finales de marzo del presente año reveló que 113 mil 797 personas han cruzado a Estados Unidos

Agencias
miércoles, 08 mayo 2019 | 14:31
Archivo

Dona, Texas – Luego de que a finales del año pasado decenas de familias cruzaran por la frontera sur de Arizona, en Tucson un grupo católico de beneficencia abrió un convento para albergar a los migrantes en busca de asilo liberados por los agentes federales. El espacio de 66 mil pies cuadrados (5 mil 900 metros) ya está lleno, publicó The Wall Street Journal.

Para finales de marzo del presente año otras 113 mil 797 personas habían cruzado en grupos familiares, mientras que en El Paso, Texas, los agentes albergaron debajo de un puente a algunas. El mes pasado, Yuma, Arizona, declaró estado de emergencia cuando se llenó el cupo de una tienda adaptada como refugio. La semana pasada, a las afueras de Donna se inauguró una carpa gigantesca —el más reciente intento desesperado del Gobierno por arraigar a las familias.

La creciente crisis humanitaria fronteriza está pasando factura a ciudades, grupos asistenciales y dependencias federales conforme miles de familias recién liberadas necesitan albergue.

En la frontera ya se habían registrado oleadas de inmigrantes ilegales. Ésta es distinta. Se trata de familias que están buscando asilo abiertamente —como los grupos de refugiados familiares en las fronteras de otras partes del mundo.

Las familias arriban a un Estados Unidos que no se encuentra preparado para absorber las grandes cantidades de adultos y menores a quienes, por ley, se permite permanecer por lo menos de manera temporal —frustrando a la política federal y a la administración Trump. La situación está volviéndose más caótica, mientras los agentes de la Patrulla Fronteriza trasladan a cientos de millas de distancia a los inmigrantes en busca de espacio.

Las cifras no son algo sin precedentes. La cantidad que pide asilo sí lo es.

Hasta el momento las medidas que ha tomado el Gobierno no han impedido que las familias lleguen ni han encontrado una solución para el hacinamiento y el revuelo en la frontera.