Nueva York

Diez centros religiosos en Harlem se unen a red de ‘santuarios’

La iniciativa integra a diversas creencias religiosas para crear espacios seguros y con asesoría legal

Agencias
sábado, 28 septiembre 2019 | 14:17
Agencias

Nueva York – Líderes religiosos de templos que incluyen iglesias cristianas, mezquitas y sinagogas, anunciaron el jueves en Harlem, en Manhattan, una coalición que convierte 10 centros de culto en santuarios para los inmigrantes que huyen de la intensificación de las redadas anunciadas por el Gobierno federal, en coincidencia con el arresto esta semana por parte de ‘La Migra’ de 136 personas de Nueva York y Nueva Jersey.

“Después de que observamos la actuación y la presencia amenazante de funcionarios de ICE aquí en Harlem este verano, nos aliamos con una gran diversidad de líderes religiosos, tomando una acción poderosa para proteger a los vecinos“, dijo el senador estatal Brian Benjamin, quien encabezó la iniciativa que forma parte de la Coalición Nuevo Santuario y el Seminario de la Unión Teológica.

Ahora, en este vecindario de Manhattan se activa un proceso en el cual diferentes sitios de culto se convertirán en refugio y en centros de asesoría legal para los inmigrantes.

Ravi Ragbir, Director Ejecutivo de la Coalición Nuevo Santuario, una organización integrada por 500 voluntarios que durante 10 años ha ofrecido soporte a inmigrantes que sufren por el riesgo a detenciones y deportaciones, aseguró “que están dando un poderoso paso, al declarar estos lugares de culto, en espacios seguros ante la arremetida de ICE”.

El anuncio que contó el respaldo de 20 líderes de congregaciones religiosas, se realizó desde la estatua de Harriet Tubman, en la calle 122, con el bulevard Frederick Douglass en Harlem.

“Queremos desde aquí dar un mensaje a todas las comunidades. Esto no es un problema de los hispanos, es de todos los inmigrantes, los africanos, caribeños y todos los que hayan venido aquí en busca de un sueño”, expresó el senador Benjamin, nacido en Harlem e hijo de inmigrantes caribeños.

'Esto es solo el inicio'

Entre tanto, Jonatan Soto del Seminario la Unión Teológica, indicó que “nosotros hemos abierto nuestro espacio para aquellos que están siendo perseguidos inconstitucionalmente por el gobierno federal. Hemos logrado unir a varios centros de adoración, basados en nuestra libertad religiosa. Este es solo el inicio”.

El religioso informó que en la conformación de esta coalición se definirán diferentes tipos de santuario. Algunos serán a corto plazo, otros a largo plazo. Estarán conectados con una red de abogados de todas las instituciones que participan.

“Aquí estamos sacerdotes, pastores, rabinos, musulmanes, líderes espirituales africanos, honrando como entidades de fe nuestra misión de proteger a nuestros hermanos”, refirió Soto.

A este “muro contra las deportaciones” que se empezó a construir en toda la geografía de Harlem se incorporaron iglesias como Masjid Aqsa Salam, The Riverside, el centro metodista episcopal africano Mountain Zion, Ministerio Manos Amigas y East End Temple.

Los templos católicos desde hace varios años vienen actuando como santuarios.

Extensa red contra ‘La Migra’

A juicio del pastor de la Iglesia Riverside, Ruben Nuño, se está creando una extensa red para alejar a los inmigrantes de la cobertura federal.

“Estaremos informando de manera adecuada, para que las comunidades vayan identificando los santuarios como espacios seguros, en caso de redadas o de alertas. Las acciones de los agentes federales no pueden penetrar en nuestros espacios de fe”, aseveró.

El rabino Joshua Stanton, de East Temple, reflexionó que “estoy aquí como judío y nieto de inmigrantes. No puedo prepararme para un nuevo año sin pensar en el sufrimiento de miles de personas que sufren. Estamos viendo con dolor estas políticas inhumanas. Aquí estamos formando parte de esa alianza”.

Vivir en carne propia la separación familiar

La dominicana Juana Santan, formó parte de esta actividad como voluntaria de la coalición Nuevo Santuario. Asegura que las acciones del ICE destruyeron desde el pasado 24 de mayo de 2016 a su familia, luego que su esposo Víctor Rodríguez, fuese llevado a un centro de detención en Nueva Jersey.

“Él estaba trayendo a mis hijos de la escuela y se lo llevaron. Hemos estado siguiendo su caso. Lamentablemente por una riña en el centro de detención, casi pierde la una córnea. No existió la atención médica adecuada. Esto es inhumano”, narró Juana.

Víctor se encontraba ese día, cuando fue retenido por las autoridades migratorias, a las 2:00 p.m. en el 40 W de la calle 115 del Alto Manhattan. Hace 24 años, había tenido un problema con la justicia, que como relata su esposa “ya había pagado”.


La quisqueyana se une a esta iniciativa de dar soporte a familias inmigrantes, porque ha vivido en carne propia lo que significa la “separación familiar y tener la angustia de no saber qué decirle a mis hijos, quienes han sufrido crisis depresivas”.