Texas

Confinan a migrantes en Brownsville a central de autobuses

Es debido a los brotes de influenza y sarampión

Agencias
lunes, 27 mayo 2019 | 11:45
Agencias

Brownsville – Debido a los casos de migrantes indocumentados que han presentado enfermedades como influenza y sarampión, la central de autobuses de Brownsville ha reforzado las medidas de higiene y contratado más personal de limpieza, dio a conocer El Nuevo Heraldo.

Norma Zamora, directora del Servicio de Transporte Público de Brownsville, informó que se acordonó un área para los migrantes indocumentados que son llevados por oficiales del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), diariamente.

“Hacemos esto por la seguridad de la comunidad y de los empleados”, dijo Zamora, “son medidas de precaución que debemos tomar”.

En la sala de espera de pasajeros de la estación de autobuses se puede apreciar un área acordonada destinada para los migrantes indocumentados, donde de manera frecuente se observan empleados con tapabocas limpiando el lugar.

De acuerdo a Zamora, recientemente se contrataron a cuatro personas para la limpieza y cinco más que realizan trabajos de registro de indocumentados.

“Ocupamos más personal para que mantengan los baños y las sillas limpios, y aunque es algo que hemos hecho todo el tiempo, ahora con la llegada de más gente tenemos más trabajo”, dijo Zamora.

Diariamente ICE deja a un promedio de 250 a 300 personas en la estación de autobuses.

“A veces llegan 100 y han llegado hasta 500 personas en un día”, dijo Zamora.

Sobre si han registrado personas enfermas, Zamora señaló que “sólo un caso de una menor que estaba constipada y su padre no sabía qué hacer, llamamos a una amnbulancia y se le atendió sin tener que trasladarla a un hospital”.

La semana pasada, 32 migrantes dieron positivo de influenza en un amplio centro de procesamiento en la frontera con México, el cual fue cerrado temporalmente para contener el brote.

Los 32 menores y adultos enfermos fueron puestos en cuarentena en otro centro de procesamiento.

Recientemente, estaciones de autobuses ya no permitieron que las autoridades de inmigración dejen a las familias inmigrantes dentro de las estaciones, lo que obliga a los inmigrantes recién liberados a esperar afuera hasta que consigan un boleto.

El ICE ha dejado durante muchos años a inmigrantes dentro de estaciones de autobuses tras dejarlos en libertad mientras esperan su próxima audiencia en corte, muchas veces por asilo. De las estaciones, viajan a sus destinos finales en Estados Unidos.