Florida

Arrestan a mujer que preparaba visas fraudulentas desde su panadería

Obtuvo ganancias de 147 mil 890 dólares en los cuatro casos de los que se declaró culpable

Agencias
lunes, 03 junio 2019 | 10:35
Agencias

Parkland – Una mujer de Parkland que tenía un negocio de panadería en una barriada de Coral Springs con su esposo, se declaró culpable de administrar por su cuenta y en el mismo lugar un negocio de visas de inmigración fraudulentas, publicó El Nuevo Herald. 

Oficialmente, los cuatro cargos de estafas de visa se presentaron únicamente contra Jenny Hernández, de 51 años. En su acuerdo de culpabilidad se señala que el gobierno accedió a no procesar al esposo de Hernández, Joel Ledezma, de 65 años, por nada que pudiese haber hecho para ayudar en la estafa. 

Hernández obtuvo ganancias de 147 mil 890 dólares en los cuatro casos de los que se declaró culpable. Parte del decomiso en el caso es el local ubicado en el 5461 N. University Drive, Suite 104, No. 1204, un inmueble que la pareja compró por 400 mil dólares en el 2015. 

En dicha dirección se encuentran las oficinas de Petit Bakery & Café, que servía café y distintos tipos de comidas en un centro comercial a cinco minutos de distancia, y un Centro de Planillas de Inmigración. 

A través de este último, Hernández le cobraba a sus víctimas por llenar y presentar la Planilla I-140 ante el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos. Este tipo de planillas son para aquellos inmigrantes que con anterioridad estaban empleados en una compañía norteamericana como gerente o en un puesto ejecutivo durante un año por lo menos en otro país y que trabajarían para dicha compañía en un cargo ejecutivo en Estados Unidos.

Bajo circunstancias normales, las compañías norteamericanas son quienes pagan la preparación de la planilla I-140 cuyo costo es 700 dólares. Hernández les cobraba de más a los inmigrantes, a la vez que los conectaba falsamente con empleos y compañías, según documentos judiciales. 

Por ejemplo, en su admisión de culpabilidad, Hernández dijo que en abril de 2016 presentó una planilla I-140 donde se afirmaba que el solicitante M.E. trabajaría como gerente en la panadería Petit Bakery Café, donde supervisaría incluso a la propia Hernández, que es la gerente de operaciones. 

Tener una cocina con influencias venezolanas no convierte a Petit Bakery Café en una compañía multinacional, elegible para aceptar empleados a través de solicitudes de I-140. El único trabajo que M.E. hizo allí fue administrar un local de joyería dentro de la oficina de Petit Bakery Café.

 Casi dos años antes, Hernández le hizo la misma promesa al solicitante J.E.P.C., que estaba en el país con una visa de visitante B-2, al igual que las otras tres víctimas de Hernández. J.E.P.C. le dio a Hernández un cheque por 14 mil 200 dólares y escribió “pago de Residencia” en el espacio del memorando. 

En julio de 2014, Hernández presentó una Planilla I-140 donde se decía que J.E.P.C. trabajaría en una compañía de abastecimientos de Doral como gerente general. En la solicitud se incluyó la firma falsificada de un administrador de la compañía. Sin embargo, la compañía de Doral no conocía a J.E.P.C. 

Posteriormente, la víctima testificó que nunca solicitó un puesto en la compañía de Doral. Otra firma falsa, presuntamente de un gerente en una compañía de logística de Doral, aparece en la solicitud de I-140 para M.F. , quien le pagó a Hernández 50 mil 900 dólares en siete cheques. Quién falsificó la firma en la Planilla I-140 de V.L. no se sabe de forma oficial, pero el número de celular y el correo electrónico le pertenecen a Hernández, quien no es una ejecutiva en la compañía de inversiones de Doral donde, según la planilla, trabajaría V.L. 

Hernández será sentenciada el 29 de agosto. 


Read more here: https://www.elnuevoherald.com/noticias/sur-de-la-florida/article231111513.html#storylink=cpy