Nacional

Aprueban nueva norma para detener a familias por tiempo indefinido

La medida migratoria entrará en vigor dentro de 60 días, pero se espera que sea impugnada en los tribunales

The New York Times
miércoles, 21 agosto 2019 | 10:03
The New York Times

Washington – La administración de Trump dio a conocer una nueva regulación el miércoles que le permitirá detener indefinidamente a las familias migrantes que cruzan la frontera de manera ilegal, reemplazando un acuerdo judicial de décadas de antigüedad que impuso un límite sobre el tiempo que el gobierno puede detener a los menores migrantes y el nivel de atención que deben recibir.

La Casa Blanca peresionó durante más de un año al Departamento de Seguridad Nacional a que reemplazara el acuerdo, conocido como la resolución Flores, un cambio que, según la administración, es crucial para detener la inmigración en la frontera suroeste.

La nueva regulación, que requiere la aprobación de un juez federal antes de que pueda entrar en vigor y que se espera sea impugnada de inmediato en la corte, establecerá estándares para las condiciones en los centros de detención y abolirá específicamente un límite de 20 días para detener a familias en cárceles de inmigración, un límite del cual presidente Trump se ha quejado en repetidas ocasiones en relación a la “captura y liberación” de familias centroamericanas que llegan a asentarse en una infinidad de lugares por todo Estados Unidos.

“Esta norma permite al gobierno federal hacer cumplir las leyes de inmigración aprobadas por el Congreso”, dijo Kevin K. McAleenan, secretario interino de Seguridad Nacional, en un comunicado, refiriéndose a la misma como una “norma de suma importancia” que le permitirá al gobierno detener a las familias y mantener la “integridad del sistema de inmigración”.

La administración propuso la norma el otoño pasado, permitiendo al público comentar sobre la posible regulación. Está previsto que se publique esta semana en el Registro Federal y entrará en vigor dentro de 60 días, aunque los funcionarios de la administración reconocen que probablemente su adopción final se verá retrasada, pues se espera que la nueva medida sea impugnada en los tribunales.