Nueva York

Alertan sobre presencia de parásito fecal en albercas públicas

El criptosporidios ha aumentado su presencia en muchos centros de recreación a nivel nacional

Agencias
jueves, 04 julio 2019 | 14:17
Agencias

Nueva York – Las piscinas públicas de la ciudad de Nueva York apenas abrieron hace una semana, pero ya hay padres que están preocupados en mandar a sus hijos, luego de un alerta lanzado por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) sobre la presencia de parásitos fecales en muchos de estos centros de recreación, publicó el Diario NY.

Y aunque ni los CDC ni el Departamento de Salud de la Ciudad han confirmado la presencia del parásito criptosporidios en las piscinas de la Gran Manzana, las autoridades sí han pedido estar atentos a cualquier síntoma presente en los menores como la diarrea.

Un reciente comunicado de los CDC aseguró que la presencia de criptosporidios (Crypto) ha aumentado en muchas piscinas a nivel nacional en los pasados años, y que la propagación del parásito se produce a través de la materia fecal.

Específicamente, los CDC indicaron que desde el 2009 hasta el 2017 se reportó un alza del 13 por ciento en los brotes de enfermedades causados por el Crypto. Y de 444 brotes registrados entre esos años, un 44% estuvo relacionado con el uso de piscinas públicas. En toral se contabilizó 7 mil 500 enfermedades, casi 300 hospitalizaciones y una muerte.

Las personas usualmente se enferman cuando ingieren el agua contaminada con el parásito. También pueden contagiarse si entran en contacto directo con personas o animales infectados, o consumen alimentos que también contengan el parásito. Los síntomas incluyen náuseas, calambres en el abdomen, fiebre, pérdida de peso y diarrea que pueden durar semanas y provocar una malnutrición grave y deshidratación.

Debido a que está protegido por una cubierta exterior que hace que sea difícil de matar, el criptosporidios “puede sobrevivir durante días en el agua clorada en piscinas y parques infantiles o en superficies desinfectadas con lejía”, indicaron los CDC, agregando que “solo unos pocos gérmenes pueden enfermar a una persona, y la materia fecal puede contener millones de gérmenes Crypto, lo que hace que se propague fácilmente”.

“Si alguien tiene diarrea, esa persona puede contaminar fácilmente todo un lugar acuático. El agua es compartida por todos los nadadores. Es agua de baño comunal. No es estéril. No es agua potable”, especificó el comunicado sobre las enfermedades relacionadas con el uso de aguas en lugares públicos.

Para prevenir la propagación del parásito, el CDC aconseja no dejar que los niños naden si tienen diarrea, y si se les ha diagnosticado el parásito, no los dejen nadar durante dos semanas hasta que cese la diarrea. El CDC indicó que las personas no deben tragar el agua en la que nadan. También se aconseja a las personas que se laven las manos con agua y jabón después de entrar en contacto con cualquier cosa del medio ambiente, animales y especialmente con materia fecal.