Nueva York

Alarma en NYC por reporte de traslado masivo de indocumentados

Activistas y organizaciones reaccionan a informes que aseguran que al menos 230 fueron enviados a centros de detención

Agencias
miércoles, 29 mayo 2019 | 17:17
Archivo

Nueva York – Activistas, organizaciones pro inmigrantes, defensores públicos y funcionarios electos de la Gran Manzana reaccionaron con alarma este miércoles a los reportes que aseguran que  más de 230 inmigrantes indocumentados detenidos recientemente en la frontera con México, fueron trasladados a centros de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en el área triestatal de Nueva York, publicó La Opinión.

En una declaración conjunta, las organizaciones Legal Aid Society, The Bronx Defenders, y Brooklyn Defender Services anunciaron que trabajarán en conjunto con las autoridades de la Ciudad de Nueva York, para asegurarse “que nadie detenido en una cárcel local de ICE, esté privado de su derecho a la representación y al debido proceso”. 

Los inmigrantes detenidos, cuya mayoría está a la esperan de la resolución de sus solicitudes de asilo en las cortes federales de inmigración, fueron trasladados durante las últimas semanas de mayo a centros de detención de ‘La Migra’ en los condados de Bergen, Hudson, en Nueva Jersey, y el condado de Orange, en Nueva York, según un reporte del Daily News.

El informe asegura que solamente en la instalación correccional en Hackensack, en Nueva Jersey,  “están detenidos 70 mujeres y 50 hombres que cruzaron la frontera recientemente” y destaca que el ICE “no ofrece indicios de que los detenidos transferidos desde la frontera al área de Nueva York serían liberados”.

Esta versión no fue confirmada oficialmente por ICE, luego de intentos de El Diario de obtener un comentario de la oficina de esa agencia federal en Nueva York.

Sin embargo, esos reportes de grandes números de detenidos trasladados al área triestatal están provocando el alerta de las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes, a casi un año de la crisis de los cientos de niños migrantes no acompañados que fueron descubiertos en centros de cuidado en la Gran Manzana. En junio del 2018 el mismo alcalde Bill de Blasio constató que más de 700 niños separados de sus padres luego de ingresar a territorio estadounidense por la frontera sur, habían sido traídos a la ciudad de Nueva York. 

La organización Proyecto de Unidad de Inmigrantes Familiares de Nueva York (NYIFUP)  advirtió que si “la Administración Trump ha traído nuevamente la crisis fronteriza a esta ‘ciudad santuario’, tenemos la obligación de garantizar que estas personas tengan acceso a un abogado sólido, y NYIFUP está listo para brindar esa representación”.

Entre tanto, Camile Mackler, directora de política legal de New York Inmigration Coalition, indicó que están obligados a clarificar los hechos señalados en algunas publicaciones, para poder actuar como organización, teniendo como antecedente los lamentables hechos del año pasado cuando fueron enviados menores de edad a refugios de Nueva York.

Sin declaración oficial

Autoridades del estado de Nueva York tampoco confirman estas versiones y voceros de la Alcaldía indicaron que no tenían información sobre la transferencia de nuevos grupos de indocumentados a algún refugio o centro de detención en la Gran Manzana.

Bitta Mostofi, comisionada de la Oficina de Asuntos de Inmigrantes del Alcalde (MOIA), reiteró que “los valores de la Ciudad significan cuidar a nuestras hermanas y hermanos inmigrantes, incluidas las mujeres y los niños que huyen de la inestabilidad en Centroamérica”.

En los últimos tres meses se ha registrado una cifra récord de inmigrantes llegando a Estados Unidos a través de cruces fronterizos, procedentes del denominado triángulo norte conformado por Guatemala, Honduras y El Salvador.

Solamente el pasado abril se calcula un incremento del 400 por ciento de casos de familias que huyen de la violencia, detenidas por las autoridades migratorias, en comparación con el mismo periodo en 2018.

Los agentes federales detuvieron a 98 mil 977 inmigrantes en la frontera en el pasado abril, más del 68 por ciento de ellos eran niños y personas que viajaban en familia. Esa fue la cifra más alta de un mes desde abril de 2007, cuando se detuvo a más de 104 mil personas.

La tendencia de acuerdo con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) es alarmante y alcanzó en abril el pico más alto en 5 años.

Ya el mes de febrero se habían reportado 36 mil 174 familias detenidas, mientras que en el mismo mes de 2018 se capturó a 5 mil 475, cifras que coinciden con la formación de las caravanas migrantes en octubre pasado.