Nueva York

Acusan de narcotráfico a excónsul dominicano

Jeremías Jiménez Cruz ejerció funciones diplomáticas en Alemania y Jamaica

Agencias
martes, 10 septiembre 2019 | 16:04
Agencias

Nueva York – Jeremías Jiménez Cruz, exdiplomático de República Dominicana en Jamaica y Alemania, fue acusado por la Fiscalía de Nueva York de usar su cargo para traficar drogas, publicó el Diario NY.

Desde Santo Domingo, el ministro de Relaciones Exteriores, Miguel Vargas Maldonado, dijo que desconocía que Jiménez Cruz, traficaba drogas y lavaba dinero cuando era diplomático en funciones, informó la prensa local.

El ministro dominicano afirmó que Jiménez Cruz fue suspendido de sus funciones en mayo de 2017 y el decreto de su nombramiento derogado en agosto de ese mismo año.

Geoffrey S. Berman, Fiscal de EU para el Distrito Sur de Nueva York, y Raymond P. Donovan, Agente Especial a cargo de la División  de Nueva York de la Administración de Control de Drogas (DEA), anunciaron ayer que Jiménez Cruz y un conspirador habían sido acusados en la corte federal de Manhattan de conspirar para importar cocaína a Estados Unidos y lavar dinero, utilizando vuelos privados.

De acuerdo con el comunicado, Jiménez Cruz fue arrestado el viernes 6 de septiembre y presentado al día siguiente ante la jueza Sarah Netburn.

El segundo acusado aún no ha sido identificado ni arrestado. El caso ha sido asignado a la jueza Kimba M. Wood.

“Jeremías Jiménez Cruz (…) supuestamente usó su papel de alto nivel en el gobierno dominicano para traficar grandes cantidades de cocaína a Estados Unidos”, comentó el fiscal Berman.

Jiménez Cruz de 50 años de edad es un exfuncionario gubernamental de alto rango en República Dominicana cuyas posiciones han incluido ser Vice Cónsul en Alemania, Cónsul General en Jamaica y presidente del Movimiento Cristiano Nacional.

En Nueva York fue acusado de dos cargos: conspirar para importar cocaína a EU, lo que conlleva una pena mínima obligatoria de 10 años de prisión y hasta cadena perpetua; y conspirar para cometer lavado de dinero, lo que implica una máxima de 20 años de prisión.

“Utilizó su posición y recursos para facilitar el tráfico de cocaína desde República Dominicana a Estados Unidos. Éste es otro ejemplo de cómo la DEA y nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley se centran en identificar, investigar y desmantelar las organizaciones de tráfico de drogas responsables de alimentar la adicción a las drogas”, expresó Donovan.