Nacional

Acusan a gobierno de recolectar datos indebidamente

Documentos muestran que la Agencia de Seguridad Nacional recabó registros telefónicos

Associated Press
miércoles, 26 junio 2019 | 16:45
Archivo

Washington – Documentos divulgados el miércoles muestran que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) recolectó indebidamente registros telefónicos, cuatro meses después de haber dicho que había corregido problemas técnicos que provocaron una recolección similar de datos en violación de la ley federal.

Los documentos internos obtenidos por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) muestran que la NSA recibió en octubre del 2018 datos de una compañía telefónica en violación de los límites fijados por el Congreso. La ACLU obtuvo los documentos en una demanda bajo la Ley de Libertad de Información y los dio a conocer el miércoles.

La revelación de otro problema con el programa de recolección de registros telefónicos de la NSA ocurre en momentos en que éste expirará a fin de año a menos que el Congreso acepte extenderlo.

"Estos documentos confirman aún más que este programa de espionaje es irredimible y un desastre para la privacidad y las libertades civiles", dijo Patrick Toomey, abogado del Proyecto de Seguridad Nacional de la ACLU, en una declaración. "La recolección por parte de la NSA de los registros telefónicos de los estadounidenses es demasiado generalizada, hay demasiados problemas para cumplir las normas y existe evidencia de que el programa prácticamente no tiene valor. No hay justificación para dejar este poder de espionaje en manos de la NSA".

Las revelaciones sobre el programa de recolección masiva, alguna vez secreto, efectuadas por el excontratista de la NSA Edward Snowden impulsaron al Congreso a fijar límites a la recolección de lo que la NSA llama "metadatos" de llamadas telefónicas en el 2015. Desde entonces se le ha permitido a la agencia solicitar registros específicos como parte de una investigación, siempre y cuando la información hubiera sido retenida por una compañía estadounidense de telecomunicaciones, incluyendo AT&T y Verizon.

Es la segunda vez que la NSA admite públicamente que recolectó registros telefónicos inapropiadamente. En febrero del 2018, la agencia recibió registros que no estaba autorizada a recolectar, e indicó que, como no podía distinguir qué era lo que estaba autorizado, destruiría los más de 600 millones de registros telefónicos recolectados desde el 2015. La agencia dijo entonces que la ``causa principal" había sido resuelta.

Los documentos fuertemente censurados dados a conocer el miércoles parecen ser un reporte regular interno a una junta de supervisión de inteligencia que detalla el descubrimiento el 12 de octubre del 2018 de una ``anomalía" que proporcionó registros telefónicos no autorizados a partir del 3 de octubre. Los detalles del problema, incluyendo cuándo fue resuelto y qué compañía entregó la información, fueron censurados.