Nueva York

A 15 dólares el paquete se agotan los ”Popotes Trump”

A manera de burla, la campaña del mandatario lanza edición limitada de las infames bombillas

Agencias
sábado, 20 julio 2019 | 16:53
Agencias

Nueva York – La campaña del presidente Donald Trump para la reelección 2020 está en pleno apogeo y toca arremeter contra todo lo que suene progresista. Al fin y al cabo, incluso los análisis del prestigioso diario The New York Times le auguran mejores resultados que en el 2016, en parte por el tono beligerante del mandatario hacia sus rivales políticos, publicó La Opinión.

En esta batalla discursiva, la nueva enemiga del candidato a la reelección es la lucha por la reducción de plásticos. El equipo de campaña del presidente sacó una serie de popotes (pajitas, pitillos, bombillas) "100 por ciento estadounidenses" para plantar cara a lo que considera una idea “progresista”: los popotes de papel.

"Las pajitas de papel son solo otro ejemplo de los fallidos excesos regulatorios liberales. Pero no temas, ¡el presidente Trump tiene la solución perfecta!", escribió el director de la campaña de Trump, Brad Parscale, en un comunicado divulgado este viernes.

El asesor dijo que las de papel son "como las ideas liberales, que no funcionan y se vienen abajo al instante" e invitó a los usuarios a deshacerse de ellas "hoy mismo". Y le hicieron caso. Los “popotes Trump”, un pack de diez unidades a 15 dólares, se agotaron este mismo viernes.

Con esta campaña el mandatario insiste en su negativa ante el alarmante cambio climático y se burla del tremendo impacto que estos artículos tienen sobre el medio ambiente.

Las pajitas solo conforman el 4 por ciento de los desechos plásticos pero –según el diario El País– su pequeño tamaño dificulta que las instalaciones de reciclaje las puedan atrapar y la mayoría termina en ríos y océanos. Solo en Estados Unidos, estiman los sitios web de los Parques Nacionales del país, cada día se utilizan más de 500 millones de popotes. Una situación que recientemente llevó a ciudades como Washington o Seattle a prohibirlos.