'Vendieron el cuerpo de mi madre al Ejército'

Negocio de donación de órganos fue descubierto por el FBI

Agencias
miércoles, 31 julio 2019 | 10:52
Agencias

Phoenix – Jim Stauffer denunció que el cuerpo de su madre “fue vendido al Ejército de EEUU” por el centro de donación clausurado por agentes del FBI en Arizona, publicó La Opinión.

El asombroso caso salió a la luz la semana pasada, años después del FBI haber encontrado cubos de órganos humanos y un cadáver cosido similar a Frankenstein.

Según Stauffer, el cadáver de su madre, Doris, fue comprado por los militares para realizar “pruebas de explosión”.

Jim Stauffer le dijo a KNXV / ABC News que contactó al “Biological Resource Center” (BRC) después de que su madre de 73 años, que padecía Alzheimer, muriera hace cinco años.

Dijo que ahora se siente “tonto” porque sólo contactó al centro de donaciones después de que el neurólogo de su madre no pudo recibir el cuerpo en ese momento.

Stauffer narró al noticiero que firmó el papeleo de BRC describiendo lo que permitiría y lo que no, que se hiciera con el cuerpo de su madre y, varios días después, recibió una caja con la mayoría de sus cenizas.

No tenía idea de lo que realmente sucedió hasta que la agencia Reuters revisó los documentos internos de BRC obtenidos por las autoridades y descubrió que el cuerpo de la señora Doris fue vendido al Ejército para “pruebas de explosión”.

“Supuestamente fue atada a una silla en algún tipo de aparato, y se produjo una detonación debajo de ella para tener una idea básica de lo que el cuerpo humano atraviesa cuando un vehículo es golpeado” por una bomba, dijo Stauffer.

Ahora él se ha unido a una demanda contra BRC y Stephen Gore, el dueño de la compañía.

Stauffer afirma que recuerda haber leído la mención de explosivos en el papeleo que firmó hace unos años y no dio su consentimiento para esa opción.

Cuando las autoridades federales allanaron las instalaciones de BRC en Arizona en enero de 2014, hicieron un descubrimiento horrible: cuerpos apilados uno encima del otro, cubos llenos de partes humanas y otras escenas inquietantes, detalles que salieron a la luz recientemente cuando un ex agente del FBI hizo una declaración por una demanda.

Más de 30 familiares de personas cuyos cuerpos debían ser donados para investigación científica entre 2010 y 2014 han demandado a funcionarios que trabajaban en BRC en el condado Maricopa o en sus instalaciones en Illinois.

Los sombríos descubrimientos se detallaron en una demanda civil que se presentó por primera vez en 2015, se ha modificado varias veces y se encamina a juicio este otoño en un tribunal de Phoenix. 

Alegan que los funcionarios engañaron a familiares que donaron los restos de sus seres queridos y la compañía conspiró para traficar cuerpos y partes humanas con fines de lucro.