Tribu de Arizona rechaza el muro, pero acepta una barrera virtual

Señalan que impide a migrantes, contrabandistas y agentes federales, de perturbar sus tierras

Agencias
sábado, 11 mayo 2019 | 16:36
Agencias

Tucson – Verlon Jose había jurado por mucho tiempo que sólo "sobre mi cadáver" el presidente Trump construiría un muro a lo largo de la frontera de 75 millas de su tribu con México, publicó el diario LA Times.

Pero a fines del mes pasado, el vicepresidente de la Tohono O'odham Nation se paró en la frontera y elogió un muro planeado para disuadir a los migrantes, contrabandistas -y, según la tribu y agentes federales- de perturbar sus tierras.

El muro que describió no era físico, sino virtual: 10 torres de hasta 140 pies de altura, con radares y cámaras de visión nocturna capaces de recorrer varias millas y transmitir imágenes durante todo el día a la Patrulla Fronteriza.

"La idea es reducir la huella de estos tipos corriendo, destruyendo nuestra tierra", dijo Jose sobre los agentes que patrullan la reservación indígena.

Las torres fijas integradas, o IFT, como las llama la Patrulla Fronteriza, fueron aprobadas en marzo pasado por un voto unánime del consejo legislativo de la tribu, muchos de ellos miembros tribales antiguos.

Pero algunos miembros más jóvenes se oponen a las torres, temiendo que sus 'mayores' hayan sacrificado la soberanía ganada con tanto esfuerzo. "Vamos a heredar este problema", dijo Amy Juan, de 33 años.

Y les preocupa que, en lugar de reducir la presencia de la Patrulla Fronteriza, que ha ido creciendo en sus vidas, aceptar la pared virtual conduzca a más vigilancia y barreras físicas.

La agencia ya lo ha dicho. Un portavoz dijo que la Patrulla Fronteriza no tenía planes de disminuir el número de agentes que patrullaban la reservación después de que se construyeron las torres. También dijo que las torres no eliminaron la necesidad de un muro fronterizo.

Pero los líderes tribales creen que las torres podrían tener ese resultado. "Esperamos que los IFT disminuyan el flujo de tráfico ilegal y, por lo tanto, la necesidad de una presencia tan grande de la Patrulla Fronteriza en estas tierras", dijo el presidente de la tribu, Edward Manuel. Destacó que su gente se mantuvo firme contra un muro.

"Nunca apoyaremos un muro fortificado en la frontera, que dividiría a nuestra gente, devastaría el medio ambiente y destruiría los sitios sagrados, y no lograría detener el flujo de migrantes y contrabandistas", dijo.

En la parte superior, la luz del sol ilumina un bosque de cactus sahuaro en la Tohono O'odham Nation. A la izquierda, un monumento marca el límite entre Estados Unidos y México. A la derecha, una planta de ocotillo en el suelo del desierto

La reservación de la Tohono O'odham Nation una vez se extendió 350 millas desde Phoenix hasta Hermosillo, México. Pero México nunca reconoció los reclamos de la tribu de la tierra. La reservación que el gobierno de Estados Unidos creó en 1917 ahora cubre 2.8 millones de acres.

La mitad de los 34 mil miembros de la tribu viven en ese lugar, que tiene su propio idioma, escuelas, policía y un gobierno que comprende 11 distritos legislativos. Dos están en la frontera donde se construirán las torres: Chukut Kuk al este, la casa ancestral de Jose y Juan y Gu Vo al oeste.

La frontera aquí es una cuenca entre montañas que la tribu considera sagrada. Hacia el este se vislumbra el pico Baboquivari de granito de 8 mil pies - el nombre significa "cuello entre dos cabezas" en el idioma de Tohono O'odham, y los miembros de las tribus creen que la montaña es el hogar espiritual de su creador, l'itoi.

En aldeas remotas fronterizas las 87 policías tribales pueden tardar varias horas en responder a las llamadas al 911, a menudo relacionadas con el tráfico de drogas y personas.

La Policía de Tohono O'odham investiga el informe de un vehículo perdido en la reservación. A veces toma varias horas para que la policía tribal responda las llamadas al 911 desde áreas remotas cerca de la frontera

"Algunos de estos rancheros constantemente se están entrometiendo", dijo Elton Begay, el jefe de la policía tribal.

La Policía tribal dedica más de la mitad de su tiempo a ayudar a los agentes federales y hacer otras tareas de cumplimiento relacionadas con la frontera, dijo Begay, y la tribu gasta $3 millones al año en seguridad fronteriza.

Cientos de agentes de la Patrulla Fronteriza y un equipo financiado con fondos federales de más de una docena de rastreadores nativos americanos de drogas llamados Shadow Wolves patrullan la frontera y la reserva.

Los líderes tribales permitieron previamente que la Patrulla Fronteriza instale cámaras, sensores y torres portátiles y que construya dos bases pequeñas y remotas que atiende las 24 horas del día. Otros agentes patrullan desde estaciones más grandes y puntos de control en las afueras de la reservación.

Un agente de la Patrulla Fronteriza en una motocicleta busca migrantes en Tohono O'odham Nation

El mes pasado, los agentes de la Patrulla Fronteriza se montaron en motos al pie de la cordillera de Baboquivari para perseguir a los migrantes antes de que pudieran escalar más allá de su alcance. Los contrabandistas han cambiado recientemente a las remotas rutas de montaña, dijo Dan Hernández, el portavoz de la agencia. Los senderos cercanos a través de las praderas del desierto estaban llenos de restos de fogatas y jarras negras de agua de los migrantes, el color destinado para camuflarlos. Más tarde, el mismo día, los agentes utilizaron un helicóptero para rastrear a 16 migrantes que se habían desplegado en una empinada ladera.

La agencia ha intentado durante casi una década instalar torres en la reserva para que pueda capturar a los contrabandistas antes de que lleguen a las montañas, dijo Hernández. Pero los residentes protestaron y escribieron a los líderes tribales, preocupados de que las torres perturbaran la tierra. Los contratistas de la Patrulla Fronteriza habían perturbado previamente restos humanos y dañado cactus sahuaro, sagrados para Tohono O'odham.

Pero la Patrulla Fronteriza continuó tratando de influir en la tribu.

Hace dos años, la agencia publicó un estudio que decía que la construcción de torres no causaría daños arqueológicos, ambientales o a la comunidad. Organizó foros comunitarios y llevó a miembros de tribus a excursiones para inspeccionar sistemas de torres más pequeñas cerca de la reservación. Disminuyó el número de torres propuestas en el distrito de Gu Vo y rediseñó las bases de las torres para que no se extendieran bajo tierra.

Los oficiales de la Patrulla Fronteriza también prometieron mejorar los caminos de tierra llenos de baches que conducen a las torres y dijeron que considerarían agregar equipos para aumentar la recepción de radio de la policía y de teléfono celular.

Los conductores se detienen en un punto de control de la Patrulla Fronteriza en la ruta 86 del estado de Arizona al este de la Tohono O'odham Nation en el sur de Arizona

Durante una visita a la frontera la semana pasada, Jose señaló cercas de cintura alta. En lugar de construir barreras altas e impenetrables, como lo ha hecho en otras áreas, la Patrulla Fronteriza erigió una barrera de vehículo que permite que animales como los coyotes, jaguares y jabalíes emigren.

La tierra en la frontera es parte de una superficie federal de 60 pies de ancho desde el Océano Pacífico hasta el Río Bravo. Aunque garantiza el acceso, la Patrulla Fronteriza ha negociado con la Tohono O'odham Nation sobre el uso de carreteras y cercas.

Jose describió las torres recientemente aprobadas, que estarían al norte de la zona, como un compromiso similar: calmar al gobierno federal con la esperanza de que no construya un muro físico. "Sólo somos tan soberanos como el gobierno federal nos permita ser", dijo José.

A medida que la presencia de la Patrulla Fronteriza en la reservación ha crecido a lo largo de los años, los miembros de las tribus se han quejado de hostigamiento, incluyendo lo que llaman detenciones innecesarias e interrogatorios. Los ganaderos tienen que cerrar las puertas y reparar las cercas que los agentes cortan. Las carreteras se erosionan después del uso frecuente de la Patrulla Fronteriza.

Los líderes tribales dijeron que reducir el tráfico de agentes en la reservación es una de las razones por las que aceptaron las torres. Pero a los críticos de la torre también les preocupa la vigilancia.

Durante una visita a uno de los sitios propuestos para la torre la semana pasada, Hernández dijo que la agencia no planea retirar a los agentes de la reservación una vez que se construyan las torres fijas. La Patrulla Fronteriza tampoco planea reducir las cámaras ocultas, los sensores y las torres temporales montadas en camiones que ya se encuentran en la reservación. Y, dijo, todavía existe la necesidad de una barrera fronteriza mejorada.

"La cámara más grande del mundo no hace arrestos. No puede detener a alguien ", dijo Hernández. "Todavía necesitamos algo de infraestructura allí, la cerca o la barrera, para frenarlos y los agentes para hacer los arrestos".

El agente supervisor de la Patrulla Fronteriza, Rafael Castillo, un ex oficial de policía de Tohono O'odham que ahora se desempeña como enlace tribal, dijo que las torres permitirán que la agencia "vea lo que nunca hemos visto antes" y lo comparó con "encender una luz en una habitación oscura".

"Finalmente todos tenemos el mismo objetivo: proteger a la nación, su soberanía y su forma de vida", dijo.

El día en que los líderes de la tribu votaron para aprobar las torres, muchos Tohono O'odham asistían a una carrera tribal anual a través de la frontera. Alrededor de una docena de personas asistieron a la reunión del consejo, algunos de los cuales viven en la frontera y hablaron a favor de las torres; otros hablaron en contra de ellas, incluido David García, quien instó a los líderes a reconsiderar.

Él no cree que la Patrulla Fronteriza se detenga una vez que se construyan las torres. "Es sólo una cuestión de tiempo antes de que otras negociaciones entren en juego", dijo García.

Las torres podrían instalarse a partir de octubre, dijo Hernández. La Patrulla Fronteriza tiene un contrato de $145 millones con Elbit Systems of America, la filial con sede en Fort Worth de una compañía israelí que fabrica torres utilizadas en la Franja de Gaza y Cisjordania. Juan y otros activistas tribales viajaron a Israel hace dos años para ver las torres Elbit; escucharon las preocupaciones de los palestinos y se preocupan por sus efectos, a pesar de que el estudio de la Patrulla Fronteriza dijo que "cualquier efecto adverso sobre la salud humana sería insignificante".

Juan dijo que sabe la importancia de la seguridad fronteriza: su abuelo era un agente de aduanas de Estados Unidos que fue asesinado a tiros en 1986 cuando intentaba interceptar a tres traficantes de drogas que huían de la reservación a México. Una década más tarde, su otro abuelo fue robado en la noche por un contrabandista que entró en su habitación y trató de dispararle a través de su almohada.

Juan dijo que ahora que las torres han sido aprobadas, espera que Tohono O'odham se movilice para monitorear su impacto: si se perturban los sitios sagrados y la vida silvestre, qué tipo de sonidos o radiación emiten las torres y cualquier cambio en la salud de los residentes cercanos.

Verlon Jose, centro, vicepresidente de la Tohono O'odham Nation, habla con un miembro tribal que intentaba cruzar al norte para recibir tratamiento médico en las instalaciones tribales usando una puerta en la barrera de la frontera de la reservación a fines del mes pasado

A fines del mes pasado, instó a los estudiantes de la universidad comunitaria en la reservación a ayudar. Al hablar en una clase de las zonas fronterizas en un programa indígena, ella explicó dónde están planeadas las torres y preguntó cuántos de los 20 estudiantes tienen familia viviendo en la frontera. Varios levantaron sus manos.

"Toda la zona fronteriza va a cambiar", dijo.

Mientras hablaba, a lo largo de la reservación, los líderes tribales se reunían con contratistas con la esperanza de construir caminos hacia las torres.

"Todo lo que hacemos en nuestra tierra nos afecta. Nuestra soberanía está siendo probada", dijo. "Así que saldremos a inspeccionar el terreno y realizaremos un seguimiento de esos cambios. De eso se trata la soberanía".