Migrantes centroamericanos construyen refugio en Tijuana

Renuevan vivienda abandonada y la propiedad circundante con el fin de alojar a las mujeres migrantes y niños

Agencias
viernes, 06 septiembre 2019 | 12:04
Agencias

Tijuana – Los refugios para migrantes en Tijuana no son suficientes para albergar a las decenas de miles de solicitantes de asilo que esperan entrar a los Estados Unidos. Entonces, un grupo de migrantes centroamericanos decidió construir el suyo, publicó el rotativo LA Times.

Lo llamaron Casa Hogar El Puente y hasta ahora será el único refugio dirigido por inmigrantes de la ciudad específicamente para mujeres y niños solicitantes de asilo inscritos en el programa de Protocolos de Protección al Migrante, más comúnmente conocido como Permanecer en México.

“Esta casa es para las personas que Estados Unidos está enviando de regreso a México”, dijo el cofundador Michael Rodríguez, de 23 años. “Queremos apoyar a la gente que regresan y no tienen un lugar a donde ir”.

Rodríguez y su compañero cofundador Douglas Oviedo son inmigrantes hondureños que llegaron a Tijuana el año pasado con la caravana centroamericana. Vivieron en refugios sobrepoblados, recibieron insultos xenófobos y enfrentaron múltiples obstáculos mientras esperaban ingresar legalmente a los Estados Unidos.

Su objetivo es hacer que la vida en Tijuana sea más fácil para las familias recién llegadas.

“Lo que hace que esto sea especial es que se trata de migrantes que ayudan a otros migrantes”, agregó Rodríguez.

Con la ayuda de donaciones estadounidenses, trabajo de construcción voluntario y una ubicación libre de alquiler en las afueras de Tijuana, planean abrir la Casa Hogar del Puente este sábado.

Parte de la razón para hacer que el refugio sólo esté disponible para las personas en el programa Permanecer en México es porque a menudo pierden su vivienda cuando se presentan ante un tribunal de inmigración en Estados Unidos, dijo Oviedo, de 35 años.

Bajo el programa Permanecer en México, los solicitantes de asilo esperan en ese país por sus audiencias en la corte de inmigración. El día de su cita, se presentan en la frontera y son transportados a un tribunal de inmigración en el centro de San Diego.

La mayoría de los migrantes en el programa terminan teniendo múltiples audiencias hasta que su caso se decide: Oviedo ha tenido tres audiencias judiciales.

Entonces terminan volviendo a Tijuana. Sin embargo, los migrantes no saben lo que sucederá en la corte, por lo que llevan sus maletas cada vez que tienen una audiencia. Mientras se van, algunos operadores de refugios alquilan sus camas a otros migrantes.

“En los refugios, cuando alguien se va, le dan el espacio a otras personas”, dijo Oviedo. “Eso no va a pasar aquí".

El mayor desafío del grupo para abrir un refugio dirigido por migrantes fue encontrar el espacio.

Los activistas con experiencia trabajando con migrantes en Tijuana han notado que los propietarios locales son reacios a alquilar sus propiedades a grupos asociados con migrantes centroamericanos.

“Hay muy pocos propietarios que trabajarán contigo si estás laborando con migrantes”, dijo Anna, miembro de Hecate Society, un colectivo activista de base que ha ayudado a abrir dos casas de seguridad para migrantes en Tijuana, una para migrantes LGBTQ y otra para hombres.

El colectivo está ayudando a los migrantes con trabajo voluntario para construir el refugio y los suministros donados por amigos y miembros en San Diego.

Anna se negó a compartir su apellido porque es una ciudadana estadounidense que trabaja con migrantes en México y temía ser incluida en una lista de vigilancia del gobierno que ha impedido que algunos abogados, activistas y periodistas crucen la frontera.

Rabi Misael Palacios, de Honduras, verifica el nivel de lo que será un baño

Después de recibir varios rechazos de propietarios en Tijuana, incluido uno que aceptó un depósito de 200 dólares y luego se retiró del acuerdo, Rodríguez y Oviedo encontraron un lugar con la ayuda de la abogada y activista mexicana Soraya Vásquez.

Vásquez conoció a Oviedo a través de su activismo y quedó particularmente impresionada con la forma en que pudo organizar un concierto benéfico en Playas de Tijuana. Ella describe a Oviedo como un líder carismático que es capaz de llevar a cabo un proyecto como Casa Hogar El Puente.

Cuando se enteró de su plan, Vásquez llamó a un amigo que posee una casa vacía en la cima de un cañón en las afueras de Tijuana. Les ofreció un contrato de arrendamiento por cinco años. Los migrantes no pagarán alquiler, pero son responsables de los impuestos y los pagos de servicios públicos.

Vásquez ve este proyecto como un ejemplo de lo que puede suceder cuando los mexicanos apoyan a los migrantes centroamericanos.

En este caso, los migrantes están reconstruyendo una casa abandonada en un barrio peligroso. Preparan además un huerto que los niños del vecindario podrán usar, y han estado hablando con los funcionarios de la ciudad sobre pavimentar algunos de los caminos de tierra que se convierten en lodo durante las tormentas de invierno.

“Si le damos oportunidades a estas personas, crecerán y nuestras comunidades crecerán con ellas”, dijo Vásquez. “Espero que esto demuestre que no debemos temer a los migrantes, que no son delincuentes. Son personas resistentes que han sufrido mucho pero que han podido convertir ese sufrimiento en energía”.

Cuando esté completo, Rodríguez dijo que el refugio tendrá espacio suficiente para 30 mujeres y niños. Contará con un jardín al aire libre para niños y un gallinero que los migrantes podrán usar para vender huevos. También se habla de capacitar a los migrantes para construir piñatas que puedan vender.

Además, el refugio proporcionará transporte a la frontera cada vez que los migrantes necesiten ir a un tribunal de inmigración y tratará de proporcionarles acceso a servicios legales, agregó.

“Nunca imaginé que haría algo como esto”, dijo Rodríguez. “Me alegra saber que ayudé a construir algo que ayudará a mucha gente”.