Cubanos solicitantes de asilo, ya en EU, enfrentan obstáculos bajo la provisión 'Permanecer en México'

Unos 4 mil 600 ciudadanos cubanos han sido devueltos a México desde el comienzo en enero de la medida

Agencias
sábado, 19 octubre 2019 | 12:14
Agencias

San Diego – Los solicitantes de asilo cubanos que tenían un camino abierto para alcanzar el estado legal en Estados Unidos desde la década de 1960 ahora están encontrando esa ruta bloqueada por la política de “Permanecer en México” de la administración Trump, según abogados que representan a ciudadanos cubanos, publicó el rotativo LA Times.

Unos 4 mil 600 ciudadanos cubanos han sido devueltos a México desde el comienzo en enero de la política, oficialmente conocida como los Protocolos de Protección de Migrantes, según datos del gobierno. Representan aproximadamente el 12 por ciento del número total de solicitantes de asilo enviados de regreso a México.

Si esos ciudadanos cubanos hubieran solicitado asilo en la frontera de Estados Unidos y México el año pasado, probablemente habrían sido autorizados a ingresar a Estados Unidos y habrían sido elegibles para la residencia permanente bajo la Ley de Ajuste Cubano de 1966.

Esa ley, firmada por el presidente Lyndon B. Johnson, reconoció que los cubanos que huían de un gobierno comunista tenían fuertes casos de asilo. Permitió el acceso a una tarjeta verde para ciudadanos cubanos que habían sido entrevistados y admitidos o puestos en libertad condicional en Estados Unidos y que también habían pasado al menos un año y un día en Estados Unidos.

Sin embargo, este año, los cubanos que solicitan asilo en la frontera entre Estados Unidos y México han sido devueltos a México y, como todos los solicitantes de asilo no mexicanos bajo la nueva política, deben esperar hasta ocho meses en México mientras sus casos de asilo hacen su camino a través del sistema judicial de inmigración de Estados Unidos.

La nueva política de asilo ha dejado a muchos inmigrantes cubanos a lo largo de la frontera sur confundidos acerca de por qué no pueden ingresar al país tan fácilmente como lo han hecho sus compatriotas en el pasado.

“Nunca imaginé que regresaría a México”, dijo una solicitante de asilo cubana de 55 años que se identificó solo como Teresa por temor a poner en peligro su caso de inmigración al hablar en público. “Estoy muy decepcionada porque llegué con la idea de ingresar, pedir asilo y estar con mi familia”.

Teresa, quien dijo que huyó de Cuba debido a la persecución política del gobierno comunista, tiene dos hijos adultos en Estados Unidos.

Estar en México se siente como “salir de un túnel con los ojos vendados”, dijo Teresa. No tenía teléfono, no había manera de contactar a su familia y tenía demasiado miedo de hablar con extraños por temor a que reconocieran su acento cubano y la secuestraran.

Mientras que para los cubanos estar en México, como Teresa, no los hace elegibles en ningún momento para el requisito de residencia de un año que se estipula en la ley de 1966, lo que hace que sea más difícil obtener los beneficios disponibles bajo la ley.

"’Permanecer en México’ ha negado la Ley de Ajuste Cubano”, dijo Charlene D’Cruz, una abogada de inmigración que trabajó con ciudadanos cubanos en Matamoros, México, justo al sur de Brownsville, Texas.

Algunas de las personas en Matamoros incluyen médicos cubanos que dicen que el gobierno comunista los obligó a trabajar en Venezuela, así como solicitantes de asilo con familiares en Estados Unidos.

Cuando huyeron de Cuba, muchos de ellos esperaban que se les permitiera ingresar a Estados Unidos tal como lo han hecho otros cubanos desde la década de 1960. Los abogados de inmigración dicen que la administración Trump ha realizado tantos cambios en el proceso de asilo que a veces es difícil explicar el panorama cambiante.

“Los cubanos siguen viniendo, y algunos viejos clientes me dicen: ‘ Mis hijos, mis hijas o mis sobrinos están llegando; ¿Qué les va a pasar?’”, dijo Tammy Li, una abogada de inmigración de San Diego,. “Es realmente difícil decirle a los miembros de la familia aquí que ahora son ciudadanos o que tienen tarjetas verdes que el proceso es completamente diferente de lo que fue”.

Esta es la primera vez desde que se promulgó la Ley de Ajuste Cubano que a los cubanos solicitantes de asilo se les ha prohibido ingresar a Estados Unidos de esta manera, dijo Lin.

Los ciudadanos cubanos también están sujetos a la medida de la Administración Trump para poner fin de manera efectiva a las solicitudes de asilo en la frontera entre Estados Unidos y México.

Ambas políticas están destinadas a disuadir a los solicitantes de asilo ilegítimos en la frontera sur, según los funcionarios de la Administración Trump que han defendido las reglas. Esta semana, Trump citó la estrategia como uno de los factores detrás de una caída del 60 por ciento en las detenciones a lo largo de la frontera sur de mayo a septiembre.

La prohibición de asilo, anunciada el 16 de julio, prohibiría las solicitudes de cualquier persona que haya pasado por otro país en ruta a EU si no hubieran solicitado y se les hubiera negado el asilo primero en ese país.

Debido a litigios pendientes, el estado de esa política aún está en el aire. Pero el mes pasado, la Corte Suprema otorgó una apelación de emergencia por parte de los abogados de la Administración Trump, lo que permitió que la norma entrara en vigencia mientras la disputa se abre paso en los tribunales.

D’Cruz dijo que decirles a los inmigrantes cubanos sobre esa decisión no fue fácil.

“Hubo una confusión total”, dijo. “Era como, ‘¿Qué está pasando?’”.

D’Cruz señaló que si bien los solicitantes de asilo pueden no ser elegibles para el asilo en EU si no hubieran solicitado primero en otros países, aún son elegibles para otras protecciones, como la ayuda bajo la Convención internacional contra la tortura u otra orden conocida como retención de remoción.