Conductores de Uber, vinculados con tráfico de personas en frontera San Diego-Tijuana

"Se me hizo fácil, me iban a pagar 200 dólares por algo que me iba a tomar a lo mucho dos horas", dijo un automovilista cuya historia no terminó bien

Agencias
lunes, 06 mayo 2019 | 16:34
Agencias

San Diego – Parecía un trato fácil. Llevar unas cajas de Tijuana a San Diego. La espera en la línea Ready Lane era mínima esa mañana.

En cuestión de dos horas, Álex habría cobrado 200 dólares por el favor. No fue así.

A cambio, este tijuanense que trabajaba por las tardes como conductor de Uber fue detenido al intentar ingresar al país con un indocumentado oculto en la cajuela, publicó el LA Times.

"Pequé de confiado", según el testimonio de este joven de 22 años, quién por motivos de seguridad pidió utilizar un seudónimo.

"Se me hizo fácil, me iban a pagar 200 dólares por algo que me iba a tomar a lo mucho dos horas. A toda madre", agregó.

Un amigo que sabía que se ganaba la vida como chofer en dicha aplicación móvil se acercó a él y le expuso que un conocido necesitaba trasladar unas cajas de herramientas "al otro lado".

Éste aceptó y quedaron de verse para desayunar aquella mañana.

Mientras esperaban la comida, su amigo le pidió las llaves para que otra persona subiera las supuestas cajas a su carro, comentó. Dado que era una persona de su confianza, Álex accedió.

"(Mi error fue) no checar la cajuela", insistió.

Por esta omisión permaneció cinco días bajo custodia de autoridades estadounidenses. Durante este tiempo, no tuvo contacto con sus familiares por lo que fue reportado como desaparecido en México.

Posteriormente, fue enviado de vuelta con la visa cancelada.

Perdió su empleo, el vehículo —que no era suyo— le fue decomisado y ahora, ya considera mudarse a otra ciudad para cambiar su entorno.

El caso de Álex podría reflejar una nueva forma de enganchar a choferes.

The San Diego Union-Tribune en Español buscó comentario por parte de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

En respuesta, el portavoz indicó que no pueden hablar sobre investigaciones abiertas que pudieran o no estar relacionadas con cualquier tipo de transporte vinculado a actividades de contrabando en la frontera.

De igual forma, CBP no contestó a la solicitud de comentarios sobre el caso de Álex.

En lo que va de este mes, autoridades mexicanas tienen reporte de al menos otros dos conductores de Uber que se vieron involucrados en cuestiones de contrabando en la frontera.

Uno de los casos que tuvo mayor atención mediática fue el de una joven de 19 años quién también había sido reportada como desaparecida.

Más tarde, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Baja California informó que había sido detenida en la garita de San Ysidro.

De acuerdo con un portavoz de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), confirmó que se encontraron dos hombres de nacionalidad mexicana ocultos en la cajuela de su vehículo.

Subsecuentemente, la mujer fue retornada a México.

En su cuenta de Facebook, la involucrada expuso su sentir.

"La vida es muy corta para tomar decisiones sin pensarlo, crear confianza con personas, no tener esa malicia presente", escribió tras haber sido liberada.

"Esta vez me equivoqué; abusaron de mi confianza, fui engañada. Los tiempos de hoy son muy horribles e intensos si vas por la vida como si fuera de colores", añadió.

Miguel Ángel Guerrero, subprocurador de investigaciones especiales de la PGJE cree que organizaciones delictivas podrían estar utilizando esta tecnología para reclutar conductores.

Si bien, el contratar a jóvenes para contrabando no es una modalidad nueva, el utilizarlos de esta forma sí lo sería, consideró.

"Lo que sí nos llama la atención es que sean choferes de una aplicación Uber los que se están involucrando en esta actividad ilícita", reconoció el funcionario, quien precisó que ya se realizan las investigaciones para determinar el modus operandi de los responsables.

Aunado a estos dos incidentes, la dependencia mexicana tiene conocimiento de uno más en donde el involucrado fue detenido en Chicago por tráfico de personas.

En este tipo de casos, el ofrecimiento se habría dado en la conversación durante el recorrido por el cual se pagó, precisó Guerrero.

Es común que haya intercambio de teléfonos o tratos informales entre conductores y pasajeros dentro de este tipo de aplicaciones, mencionó "Alex".

Por un lado, el chofer se lleva una tarifa completa al no registrar el traslado dentro de la app y el cliente, un precio más económico y la posibilidad de viajar con alguien que ya se ganó su confianza.

"No es una práctica extraña", reconoció el joven en referencia a traslados que involucran ciudades aledañas como Rosarito o Ensenada, o en algunos casos, el otro lado de la frontera.

Y es que la propia aplicación prohíbe los viajes transfronterizos, expuso un vocero de la empresa Uber.

"La selección de un destino en otro país no se considera válida y el viaje es bloqueado", detalló en un comunicado, añadiendo que en base a las políticas internas de la empresa la participación en cualquier actividad ilegal deriva en la desactivación de la cuenta.

Aunque de un traslado no registrado a la participación en algo ilícito, la situación sería otra.

"Recomendamos a los socios conductores no participar con los usuarios en ninguna actividad distinta a la contratación de un viaje a través de la app.", agregó el portavoz, quien hizo el exhorto a los socios conductores a contactar a las autoridades locales en caso de detectar cualquier actividad sospechosa.