Ayudan con cupones de alimentos a comprar más frutas y vegetales en NYC

El Departamento de Salud lanza programa en vecindarios pobres, y contribuirá 1 dólar por cada otro que se use en obtener esos productos

Agencias
viernes, 22 noviembre 2019 | 17:41
Agencias

Nueva York – “¡Fíjate! Saca la cuenta. Agarro un brócoli pequeño, una rama de acelgas, unos espárragos y ya se te van más de 10 dólares”, se queja la ama de casa dominicana Gleynnis Tejada, en un supermercado Fine Fare, en El Bronx, dio a conocer La Opinión.

Pero ahora Gleynnis, al igual que los 1.5 millones de neoyorquinos beneficiarios de los programas de cupones de alimentos (SNAP), ya no tendrá que preocuparse en gastar mucho en comida más saludable, porque gracias al  programa “Obtenga lo bueno”, lanzado este jueves por el Departamento de Salud de la Ciudad (DOHMH), recibirá un dólar en una tarjeta, por cada dólar que use comprando vegetales, frutas y verduras, además de otros productos nutritivos como frijoles.

Esto quiere decir, que los $10 dólares que la quisqueyana pagaba hoy podrían convertirse en $10 dólares para una futura compra, específicamente en tres supermercados, que por ahora, forman parte de este nuevo plan de nutrición.

“La gente prefiere la comida chatarra porque los vegetales y las frutas, de acuerdo con la temporada, resultan más caras. Es más fácil y barato comprar un jugo o una soda con azúcar y químicos, que llevar los ingredientes y prepararlo uno mismo”, comentó Tejada, quien saluda la iniciativa.

Las familias y personas beneficiarias de cupones de alimentos ahora podrán duplicar su consumo de frutas, verduras y frijoles frescos, al igual que otros productos congelados, enlatados y secos.

En los supermercados que forman parte de esta red, los productos elegibles para acumular puntos están identificados con una etiqueta rosada que indica: ¿Tiene SNAP?.

Los compradores pueden acumular hasta 50 dólares en incentivos en su tarjeta por día.

Incentivo para comunidades más vulnerables

Paola Sánchez, coordinadora de planes nutrición del DOHMH, explicó que este programa ha sido concebido ante la certeza de “que en las comunidades más vulnerables y con menos recursos, las personas consumen menos estos productos”.

Y el residente de El Bronx, Benny Rivera, de 63 años, está de acuerdo con la afirmación de la funcionaria. “En estos tiempos los precios suben. Y para una familia que no gana lo suficiente y tiene cupones, este plan ayuda. A mis hijos, les encanta los vegetales y las frutas. Y si aquí los compro, y gasto un peso y prácticamente me devuelven un peso, es muy beneficioso”.

El hecho de que dos supermercados de El Bronx hayan sido escogidos para iniciar primero estos programas para mejorar la nutrición de grupos sociales vulnerables, no pareciera ser una casualidad.

De acuerdo con una investigación realizada por el American Community Survey (CHS ), se especifica que en 42 vecindarios del sur de El Bronx, en donde la mayoría de los residentes son de bajos ingresos y personas de color e inmigrantes, una gran proporción admite que casi nunca comen vegetales y frutas de calidad.

El reporte detalla que el 95% de los adultos encuestados, vía telefónica, padecen de diabetes categorizada con el tipo 2, asociada con mala alimentación.

“Se espera que la población de 65 años o más crezca un 40% entre 2010 y 2040. Una gran proporción de las personas mayores que residen en la ciudad de Nueva York viven en la pobreza, incluido el 25% de las personas mayores en El Bronx”, detalla la encuesta.

“Una relación ganar – ganar”

La comisionada de Salud, la doctora Oxiris Barbot, refirió que “este programa facilita a los neoyorquinos poner comida nutritiva sobre la mesa. Y, al usar dólares federales y digitalizar las recompensas en compras elegibles de SNAP, la ciudad de Nueva York ha creado un modelo para la nación”.

El dominicano Frank Pimentel, propietario del Fine Fare ubicado en el calle 149, en El Bronx, uno de los tres supermercados integrados a este plan, asegura que hay un saldo muy positivo, luego de tres meses que se empezó a aplicar en este establecimiento.

“Es obvio que el consumo de frutas y vegetales es más caro que comprar snacks o papitas fritas. Esto ha sido un éxito, cada día más personas se registran. Incluso están viniendo de otros vecindarios”, explicó el empresario.

Manny Díaz, gerente general del Supermercado Fine Fare de Jamaica, en Queens, también considera que además de un programa alimenticio, se trata de un esquema “ganar – ganar”.

“Los neoyorquinos que participan en SNAP tienen más dinero para comprar productos nutritivos, mientras que los supermercados como este, obtienen nuevos clientes y venden más productos”.

Los beneficiarios de SNAP tendrán acceso a una tarjeta especial, que la deberán solicitar en las oficinas de atención al cliente de los establecimientos que forman parte de la red de este programa nutricional.

Esto implicó algunos ajustes en los sistemas de punto de venta, para poder distribuir y canjear electrónicamente los puntos que respaldan las compras de frutas y verduras.

“El sistema es escalable y fácil de implementar para las tiendas “, dijo Geovanny Concepción, director de Desarrollo de Proyectos de Beata, que lleva adelante la adecuación tecnológica en cada supermercado.

El comisionado del Departamento de Servicios Sociales de la Ciudad, Steven Banks, aseveró que este plan tiene su foco en dar asistencia alimentaria especial a las familias pobres, las personas mayores y con discapacidades.

“Nuestra meta es que nadie tenga que elegir entre comer sano y comer lo suficiente”, concluyó.

“En este época, todo es más caro”

Pero este nuevo programa es indiferente a la familia de la trabajadora doméstica Rosa María Sánchez, de 35 años, residente de Queens, que no tiene la opción de recibir cupones de alimentos.

Comenta que ahora que vienen las fiestas, especialmente productos como el pimentón, el cilantro, perejil, cebolla y algunas frutas, los precios se disparan.

“Puedes pagar hasta 2 dólares más por la libra, incluso en los puestos en la calle. Por eso, es tan caro comer saludable y balanceado. Uno hace el esfuerzo, porque la salud también es un tema”, dijo la inmigrante mexicana.

El ecuatoriano Luis Ramírez, quien tiene 10 años vendiendo frutas y verduras en la calle 149, en El Bronx, estima que viene una temporada muy buena para ciertas legumbres, pero reitera que los precios son más altos.

“Es la época en donde todo se pone más caro, todo cuesta un poco más semana a semana, pero la gente siempre sigue comprando, especialmente quienes buscan ciertos productos para preparar las comidas de Acción de Gracias y Navidad”, aseguró.

El nuevo programa “Obtenga lo bueno”

¿Cuáles son los alimentos elegibles?

  • Frutas y verduras frescas.
  • Frutas y verduras congeladas sin azúcar, sal o grasa añadidas..
  • Frutas, verduras, frijoles y lentejas enlatadas sin azúcar, sal o grasa añadidas.
  • Frijoles secos y lentejas.

¿Dónde está disponible el programa?

  • Supermercado Fine Fare, 8945 163rd Street, Jamaica, Queens.
  • Supermercado Fine Fare, 459 East 149th Street, Bronx.
  • Supermercado Fine Fare, 3550 White Plains Road, Bronx.
  • Three Guys, 6502 Fort Hamilton Parkway, Brooklyn estará disponible en 2020.

En números

  • 1.5 millones de neoyorquinos, o lo que es casi 1 de cada 5 personas, usan SNAP.
  • 2017 año en que los adultos con bajos ingresos en NYC consumieron una porción menos de frutas y verduras cada día, en comparación con los adultos de altos ingresos.
  • 2 porciones versus 3, de frutas y verduras, se calcula que es la diferencia entre los dos grupos.
  • $45,000 dólares hasta el momento han sido asignados en puntos de canjes para la compra de productos nutritivos elegibles en el plan “Obtenga lo bueno”.
  • Mil 850 personas se han inscrito en el programa en tres tiendas desde junio de 2019