Así es como el fentanilo fluye a través del Servicio Postal

Narcotraficantes chinos usan servicios de correo ordinarios para enviar paquetes del opioide a Estados Unidos

The Washington Post
viernes, 23 agosto 2019 | 12:54
The Washington Post

Nueva York – Los narcotraficantes chinos dieron algunos consejos a sus compradores estadounidenses de fentanilo: se lo enviaremos por correo ordinario. Puede ser más lento que FedEx o UPS, pero es mucho más probable que el opioide llegue a su destino a través del Servicio Postal de Estados Unidos.

Estos cibertraficantes de drogas escribieron a sus clientes con sede en Estados Unidos en correos electrónicos que luego fueron descubiertos investigadores federales —ya que las compañías privadas de entrega rastrearon electrónicamente los paquetes, lo que permitió la fácil identificación del correo de direcciones sospechosas y creó un rastro fácil de seguir que conectaba a vendedores y compradores de fentanilo ilegal.

El Servicio Postal durante años no instituyó salvaguardas similares, y el tráfico del opioide a través de las fronteras de la nación no ha parado por completo a pesar de la proclamación de una legislación que obliga a que se le ponga un alto. El quince por ciento de todos los paquetes de China todavía no son rastreados electrónicamente, y la cifra aumenta al 40 por ciento para todos los paquetes de todo el mundo que ingresan a Estados Unidos.

“¿Qué sabemos acerca de estos paquetes que están llegando?” dijo Frank Russo, director del puerto de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy, en una entrevista.

“Cuando se habla de un millón de paquetes al día”, dijo, señalando la cantidad de correo internacional que llega tan solo a JFK, “el 40 por ciento es una gran cantidad”.

El miércoles, la administración Trump sancionó a tres ciudadanos chinos acusados de tráfico de fentanilo, identificando a dos de ellos como “traficantes de narcóticos extranjeros de alto perfil”. El subsecretario del Tesoro para el Combate al Terrorismo e Inteligencia Financiera, Sigal Mandelker, dijo que los “traficantes chinos” contribuyeron directamente a la crisis de adicción a los opioides de la nación al enviar cientos de paquetes de opioides sintéticos a Estados Unidos.

Cuatro años después de que comenzara la epidemia de fentanilo en el 2013, la Oficina deAduanas y Protección Fronteriza no contaba con suficientes oficiales o espectrómetros portátiles que pudieran detectar la droga para frenar el flujo del opioide sintético, según informes y entrevistas del gobierno.

Los perros tampoco fueron entrenados para detectar el fentanilo en ninguno de los puertos de entrada, incluso por correo, hasta el 2017. Eso fue dos años después de que la Administración de Anti-Drogas alertara que el medicamento se estaba ordenando por Internet y era enviado directamente a los buzones de Estados Unidos desde China o era contrabandeado en vehículos o contenedores a través la frontera con México.

El fentanilo, 50 veces más potente que la heroína, ha alimentado la epidemia de drogas más mortal en la historia de Estados Unidos. Desde el 2013 hasta el 2017, más de 67 mil personas murieron de sobredosis relacionadas con opioides sintéticos, la mayoría de ellas por fentanilo. En el 2018, otros 31 mil 473 estadounidenses murieron, según las últimas cifras disponibles de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.