Tecnología

Mucho antes del divorcio, Bill Gates tenía reputación de comportamiento cuestionable

Cuando en 2019 salió a la luz pública la relación entre Gates y Epstein, Melinda no estuvo muy contenta

The New York Times

domingo, 16 mayo 2021 | 17:34

The New York Times

Cuando Melinda French Gates decidió poner fin a su matrimonio de 27 años, su esposo era conocido mundialmente como un pionero del software, un multimillonario y un destacado filántropo.

Pero en algunos círculos, Bill Gates también se había ganado una reputación de conducta cuestionable en entornos relacionados con el trabajo. Eso está atrayendo un nuevo escrutinio en medio de la ruptura de una de las parejas más ricas y poderosas del mundo.

En 2018, la señora French Gates no estaba satisfecha con el manejo de su esposo de un reclamo de acoso sexual no revelado anteriormente contra su administrador de dinero desde hace mucho tiempo, según dos personas familiarizadas con el asunto. Después de que Gates decidió resolver el asunto de manera confidencial, la señora French Gates insistió en una investigación externa. El administrador de dinero, Michael Larson, permanece en su trabajo.

Al menos en algunas ocasiones, Gates hostigó a mujeres que trabajaban para él en Microsoft y la Fundación Bill y Melinda Gates, según personas con conocimiento directo de sus propuestas. En las reuniones de la fundación, a veces se mostraba despectivo con su esposa, dijeron testigos.

Y luego estaba Jeffrey Epstein, a quien Gates conoció a partir de 2011, tres años después de que Epstein, quien enfrentó acusaciones de tráfico sexual de niñas, se declaró culpable de solicitar prostitución a una menor. La señora French Gates había expresado su malestar porque su esposo pasara tiempo con el agresor sexual, pero Gates continuó haciéndolo, según personas que asistieron o recibieron información sobre las reuniones con los dos hombres.

Entonces, en octubre de 2019, cuando la relación entre Gates y Epstein salió a la luz pública, French Gates no estaba contenta. Contrató abogados de divorcio, poniendo en marcha un proceso que culminó este mes con el anuncio de que su matrimonio estaba por terminar.

No está claro cuánto sabía la señora French Gates sobre el comportamiento de su esposo o en qué medida contribuyó a su separación.

El anuncio de su divorcio ha llamado la atención sobre un matrimonio cuya disolución tiene grandes implicaciones sociales y económicas. Varias personas dijeron que, durante su matrimonio, Gates ya estaba involucrado en un comportamiento relacionado con el trabajo que, según dijeron, era inapropiado para una persona al frente de una importante empresa que cotiza en bolsa y una de las organizaciones filantrópicas más influyentes del mundo.

close
search