PUBLICIDAD

Tecnología

Los descubrimientos del Perseverance a un año de su llegada a Marte

Una de las primeras cosas que hizo fue desplegar el Ingenuity, un pequeño helicóptero robótico y la primera máquina voladora de este tipo en otro planeta

The New York Times

martes, 15 febrero 2022 | 16:47

The New York Times

PUBLICIDAD

Nueva York.- Hace un año, el rover Perseverance de la NASA estaba acelerando hasta colisionar con Marte, acercándose a su destino después de un viaje de 466 millones de kilómetros y siete meses desde la Tierra.

El 18 de febrero del año pasado, la nave espacial que transportaba al rover perforó la atmósfera marciana a 20 mil kilómetros por hora. En solo siete minutos, lo que los ingenieros de la NASA llaman "los siete minutos de terror", tuvo que realizar una serie de maniobras para colocar suavemente a Perseverance en la superficie.

PUBLICIDAD

Dados los minutos de demora para que las comunicaciones por radio atraviesen el sistema solar, las personas en el control de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en California, fueron meros espectadores ese día. Si algo hubiera salido mal, no habrían tenido tiempo de intentar solucionarlo, y la misión de 2 mil 700 millones de dólares, para buscar pruebas de que algo vivió alguna vez en el planeta rojo, habría terminado en un cráter recién excavado.

Pero Perseverance funcionó a la perfección y envió a casa emocionantes imágenes de video cuando aterrizó. Y la NASA lo agregó a su colección de robots que exploran Marte. “El vehículo en sí está funcionando fenomenalmente bien”, dijo Jennifer Trosper, gerente de proyecto de Perseverance.

Doce meses después, Perseverance se encuentra dentro de un cráter de 45 kilómetros de ancho, conocido como Jezero. Por la topografía, es evidente que hace más de tres mil millones de años, Jezero era una masa de agua del tamaño aproximado del lago Tahoe, con ríos que fluían desde el oeste y hacia el este.

Una de las primeras cosas que hizo Perseverance fue desplegar Ingenuity, un pequeño helicóptero robótico y la primera máquina voladora de este tipo en despegar en otro planeta. Perseverance también demostró una tecnología para generar oxígeno que será crucial cuando los astronautas finalmente lleguen a Marte.

Luego, el rover se desvió de los planes de exploración originales para estudiar el suelo del cráter en el que aterrizó. Las rocas allí resultaron no ser lo que los científicos esperaban. Tuvo problemas un par de veces cuando trató de recolectar núcleos de roca, cilindros del tamaño de barras de tiza, que eventualmente serán devueltos a la Tierra por una misión futura. Los ingenieros pudieron resolver los problemas y casi todo va bien.

“Ha sido un año muy emocionante, a veces agotador”, dijo Joel Hurowitz, profesor de geociencias en la Universidad de Stony Brook en Nueva York, quien es miembro del equipo científico de la misión. “El ritmo de trabajo ha sido bastante increíble”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search