PUBLICIDAD

Tecnología

La Ford F-150, a favor de la ecología

Tiene el potencial de frenar un 27 por ciento las emisiones de gas invernadero

The New York Times

lunes, 15 agosto 2022 | 06:00

Tomada de internet | Pesa más de tres toneladas y puede desarrollar una velocidad de 0 a 96.5 kilómetros por hora, en tan sólo cuatro segundos

PUBLICIDAD

Georgia— Dentro de la nueva y colosal planta que tiene una longitud aproximada de 13 campos de fútbol, los empleados de SK Battery America trabajan día y noche todos los días de la semana y son los actores esenciales de los primeros días de una batalla a nivel mundial para construir motores para el futuro.

La nueva propuesta de ley sobre el clima que acaba de ser aprobada por el Congreso destinará casi 400 billones de dólares en un lapso de 10 años para alentar la transición a la energía limpia y el aumento de fábricas precisamente como ésta: que es una estructura de color gris y se localiza a la mitad de un tramo semi-rural de Georgia, entre Atlanta y Greenville, Carolina del Sur, en donde la vida está siendo más cara y el trabajo para construir un auto eléctrico no significa que puedan comprar uno, por lo menos no en este momento.

PUBLICIDAD

Enfundados en uniformes de un color según su oficio específico —ingenieros, operadores, mantenimiento, control de calidad— los trabajadores, que usan mascarillas, empujan carritos llenos de partes medio terminadas entre estaciones mecánicas colocadas como unos pasillos cavernosos de un supermercado.

Los supervisores observan las pantallas de las tabletas, supervisando una orquesta robótica colocada detrás de una pared estéril de cristal.

Una serie de máquinas hacen piruetas perfectas unas alrededor de otras, cortando, soldando y empacando: un ensamble que se convierte en rollos enormes de cobre y aluminio cubiertos de níquel, cobalto, manganeso y grafito y después en paquetes pequeños pero poderosos —celdas de baterías, cada una no más larga y más pesada que un libro de pasta dura.

Una vez que todo está ensamblado, se convierte en la nueva Ford F-150 Lightning, y esas baterías de litio e iones convierten la camioneta en totalmente eléctrica, pesando más de tres toneladas y puede desarrollar una velocidad de 0 a 60 millas por hora en tan sólo cuatro segundos.

En el futuro cercano, el llamado Cinturón del Óxido, junto con el sur del país, podrían convertirse en el Cinturón de las Baterías. Mientras que la F-150 Lightning, junto con una creciente serie de vehículos de la competencia fabricados en Estados Unidos, podrían dar como resultado una gran victoria: revitalizar la manufactura, ahorrar dinero en gasolina, y el potencial de frenar un 27 por ciento de las emisiones de gas invernadero que genera el transporte.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search