PUBLICIDAD

Tecnología

Conozca a su nuevo compañero de oficina: un robot 'sin cerebro'

Una empresa de Internet de Corea del Sur, está tratando de introducir robots en el mundo de los cubículos y las salas de conferencias sin que los empleados se sientan incómodos

The New York Times

jueves, 17 noviembre 2022 | 13:01

The New York Times

PUBLICIDAD

Los nuevos trabajadores recorrieron la oficina completando tareas mundanas como ir a buscar café, entregar comidas y entregar paquetes. No estorbaron a nadie ni violaron el espacio personal. Esperaron discretamente los ascensores con una cortesía inquebrantable. Y, quizás lo más tentador, no se quejaron.

Eso es porque eran robots.

PUBLICIDAD

Naver, un conglomerado de Internet en Corea del Sur, ha estado experimentando con la integración de robots en la vida de la oficina durante varios meses. Dentro de un rascacielos de 36 pisos, futurista y marcadamente industrial, en las afueras de Seúl, una flota de unos 100 robots navega por su cuenta, moviéndose de un piso a otro en ascensores solo para robots y, a veces, junto a humanos, pasando por puertas de seguridad y entradas a las salas de reuniones.

La red de servicios web de Naver, que incluye un motor de búsqueda, mapas, correo electrónico y noticias, es dominante en Corea del Sur, pero su alcance en el extranjero es limitado y carece del renombre mundial de una empresa como Google. La compañía ha estado a la caza de nuevas vías de crecimiento. En octubre, acordó adquirir Poshmark, un minorista de segunda mano en línea, por 1 mil 200 millones de dólares. Ahora, Naver ve el software que impulsa a los robots en los espacios de oficinas como un producto que otras empresas eventualmente querrán.

Los robots han encontrado un hogar en otros lugares de trabajo, como las fábricas y el comercio minorista y la hospitalidad, pero en gran medida están ausentes del mundo administrativo de los cubículos y las salas de conferencias. Hay cuestiones de privacidad espinosas: una máquina repleta de cámaras y sensores que deambulan por los pasillos de la empresa podría ser una herramienta distópica de vigilancia corporativa si se abusa de ella, dicen los expertos. Diseñar un espacio donde las máquinas puedan moverse libremente sin molestar a los empleados también presenta un desafío complicado.

Pero Naver ha realizado una investigación exhaustiva para asegurarse de que sus robots, que se asemejan a un bote de basura rodante, se vean, se muevan y se comporten de una manera que haga que los empleados se sientan cómodos. Y a medida que desarrolla sus propias reglas de privacidad de robots, espera escribir el modelo para los robots de oficina del futuro.

“Nuestro esfuerzo ahora es minimizar la incomodidad que causan a los humanos”, dijo Kang Sang-chul, ejecutivo de Naver Labs, una subsidiaria que desarrolla los robots.

Yeo Jiwon, que trabaja en el equipo de impacto social de la empresa, pidió recientemente un café en la aplicación del lugar de trabajo de Naver. Minutos más tarde, un robot salió del ascensor en el piso 23, atravesó las puertas de seguridad y se acercó a su escritorio. Una vez cerca, el robot abrió su compartimento de almacenamiento con una taza de café helado que se había preparado en un Starbucks en el segundo piso.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search