PUBLICIDAD

Tecnología

Conoce a ANDI, el robot que camina, respira y suda

Ayudará a investigadores a comprender cómo responde el cuerpo humano al calor extremo

Agencia Reforma

lunes, 24 julio 2023 | 15:45

Agencia Reforma

PUBLICIDAD

Un peculiar dúo paseará este verano por la Universidad Estatal de Arizona (ASU, por sus siglas en inglés) para comprender mejor cómo responde el cuerpo humano al calor extremo. No son dos personas, sino ANDI y MaRTy.

ANDI es el primer maniquí o robot capaz de caminar, respirar e incluso sudar en exteriores, mientras que MaRTy es un robot biometeorológico que mide temperatura del aire, humedad, dirección y velocidad del viento, entre otros indicadores.

"MaRTy puede decirnos cómo los ambientes construidos modifican la cantidad de calor que golpea al cuerpo, pero MaRTy no sabe qué pasa dentro del cuerpo. MaRTy mide el ambiente y después ANDI puede decirnos cómo puede reaccionar el cuerpo", explica Ariane Middel, profesora de la Escuela de Artes, Medios e Ingeniería de ASU.

Creado por la empresa Thermetrics, ANDI puede imitar las funciones térmicas del cuerpo humano y tiene 35 áreas de diferentes superficies controladas individualmente con sensores de temperatura y de flujo de calor. También contiene poros que sudan.

"ANDI suda, genera calor, se estremece, camina y respira", destaca en un comunicado Konrad Rykaczewski, profesor de la Escuela de Ingeniería de la Materia, Transporte y Energía de ASU.

Si bien existen 10 maniquíes ANDI alrededor del mundo, el de esta universidad es el primero que puede usarse al aire libre gracias a que posee un canal de enfriamiento interno. La mayoría son utilizados por compañías de indumentaria deportiva para realizar pruebas de sus prendas.

ANDI reside en una cámara de calor conocida como "Cuarto Cálido". Se encuentra detrás de una puerta de metal de más de 10 centímetros de grosor con una pequeña ventana de vidrio. Ahí, los investigadores pueden simular escenarios de exposición al calor porque está equipado con tecnologías para controlar el viento, la temperatura y la radiación solar.

Los investigadores apuntan a mejorar el entendimiento de cómo los cuerpos humanos son impactados por el estrés térmico, además de cuantificar el riesgo que distintos ambiente representan para la salud.

"No puedes poner humanos en situaciones peligrosas de calor extremo y ver qué pasaría, pero hay situaciones (...) en las que personas están muriendo de calor y todavía no entendemos completamente qué pasó. ANDI puede ayudarnos a descubrirlo", de acuerdo con Jennifer Vanos, profesora de la Escuela de Sustentabilidad de ASU.

Aparte de experimentos en el "Cuarto Cálido", ANDI y MaRTy caminarán en el campus de Tempe y, eventualmente, harán paseos en el área de Phoenix, Arizona, para probarse en ambientes vulnerables al calor, como calles expuestas al Sol y casas rodantes viejas sin aire acondicionado.

Con la información recabada por ambos dispositivos, los científicos esperan diseñar intervenciones. Por ejemplo, ropa refrescante o exoesqueletos para mochilas con maquinaria de enfriamiento.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search