Salud

Variantes del virus amenazan con prolongar la pandemia, dicen los científicos

Se están extendiendo y llevan mutaciones que hacen que el coronavirus sea más contagioso

Agencias

The New York Times

domingo, 04 abril 2021 | 14:32

Durante semanas, el estado de ánimo en gran parte de Estados Unidos ha sido optimista. Los casos, las hospitalizaciones y las muertes por coronavirus han caído drásticamente desde sus niveles máximos, y millones de personas se vacunan todos los días. Han reabierto restaurantes, tiendas y escuelas. Algunos estados, como Texas y Florida, han abandonado las precauciones por completo.

De formas mensurables, los estadounidenses están ganando la guerra contra el coronavirus. Vacunas potentes y un lanzamiento acelerado garantizan un eventual regreso a la normalidad: a las barbacoas en el patio trasero, los campamentos de verano y las pijamadas.

Pero está cada vez más claro que los próximos meses serán dolorosos. Las denominadas variantes se están extendiendo y llevan mutaciones que hacen que el coronavirus sea más contagioso y, en algunos casos, más mortal.

Incluso cuando las vacunas se autorizaron a finales del año pasado, iluminando un camino hacia el final de la pandemia, las variantes estaban derrotando a Gran Bretaña, Sudáfrica y Brasil. Han seguido apareciendo nuevas variantes: en California una semana, en Nueva York y Oregón la siguiente. A medida que se arraigan, estas nuevas versiones del coronavirus amenazan con posponer el fin de la pandemia.

Por el momento, la mayoría de las vacunas parecen ser eficaces contra las variantes. Pero los funcionarios de salud pública están profundamente preocupados de que las iteraciones futuras del virus puedan ser más resistentes a la respuesta inmune, lo que requiere que los estadounidenses hagan fila para recibir rondas regulares de dosis de refuerzo o incluso nuevas vacunas.

Los funcionarios de salud reconocen la necesidad urgente de rastrear estos nuevos virus mientras se arrastran por los Estados Unidos. B.1.1.7, la variante altamente contagiosa que azotó a Gran Bretaña y está causando estragos en la Europa continental, se está propagando exponencialmente en Estados Unidos.

Las pruebas genéticas limitadas han revelado más de 12 mil 500 casos, muchos en Florida y Michigan. Al 13 de marzo, la variante representaba alrededor del 27 por ciento de los casos nuevos en todo el país, en comparación con solo el 1 por ciento a principios de febrero.

La administración de Biden ha prometido un "pago inicial" de 200 millones de dólares para aumentar la vigilancia, una infusión destinada a hacer posible analizar 25 mil muestras de pacientes cada semana en busca de variantes del virus

Hasta hace poco, la propagación de B.1.1.7 estaba camuflada por la caída de las tasas de infección en general, lo que adormecía a los estadounidenses en una falsa sensación de seguridad y conducía a restricciones prematuramente relajadas, dicen los investigadores.

Otras variantes identificadas en Sudáfrica y Brasil, así como algunas versiones del virus que se vieron por primera vez en Estados Unidos, se han propagado más lentamente. Pero también son preocupantes, porque contienen una mutación que disminuye la eficacia de las vacunas. Esta misma semana, un brote de P.1, la variante que aplastó a Brasil, forzó el cierre de la estación de esquí Whistler Blackcomb en Columbia Británica.