PUBLICIDAD

Salud

Vacuna del siglo XX ofrece nuevas esperanzas contra diversos patógenos

Un biológico para la tuberculosis podría proteger contra el Covid-19 y otras infecciones al reforzar ampliamente el sistema inmunitario

The New York Times

miércoles, 17 agosto 2022 | 11:54

The New York Times

PUBLICIDAD

Nueva York.- En los primeros días de la pandemia de covid-19, cuando la prevención parecía estar a años luz de distancia, varios científicos iniciaron ensayos para ver si una vacuna contra la tuberculosis desarrollada a principios del siglo XX podría proteger a las personas al reforzar el sistema inmunológico.

Se sabe desde hace mucho tiempo que la vacuna Bacillus-Calmette-Guerin tiene amplios efectos sobre el sistema inmunitario y todavía se administra a bebés en el mundo en desarrollo y en países donde la tuberculosis es prevalente.

PUBLICIDAD

Los científicos observaron hace muchos años que la vacuna parece entrenar al sistema inmunológico para responder a una variedad de enfermedades infecciosas, incluidos virus, bacterias y parásitos, y reduce la mortalidad infantil.

A medida que resurgen nuevas amenazas como la viruela del mono y la poliomielitis y el coronavirus continúa evolucionando, el potencial de la antigua vacuna para proporcionar una medida de protección universal contra las enfermedades infecciosas ha ganado un renovado interés entre los científicos.

Ahora están llegando los resultados de los ensayos clínicos realizados durante la pandemia, y los hallazgos, aunque mixtos, son alentadores.

Los últimos resultados, publicados el pasado lunes en Cell Medicine Reports, provienen de un ensayo iniciado antes de que surgiera el covid-19. Fue diseñado para ver si múltiples inyecciones de la Bacillus-Calmette-Guerin podrían beneficiar a las personas con diabetes tipo 1, que son muy susceptibles a las infecciones.

En enero de 2020, cuando comenzó la pandemia, los investigadores comenzaron a rastrear las infecciones por covid entre los 144 participantes del ensayo. Todos ellos tenían diabetes tipo 1; dos tercios habían recibido al menos tres dosis de la B.C.G. antes de la pandemia. El tercio restante había recibido múltiples inyecciones de placebo.

Los científicos todavía están evaluando los efectos a largo plazo de la vacuna sobre la diabetes tipo 1. Pero encargaron a un grupo independiente que observara las infecciones de covid entre los participantes durante 15 meses, antes de que ninguno de ellos hubiera recibido las vacunas de covid.

Los resultados fueron dramáticos: solo una, o un poco más del 1 por ciento, de las 96 personas que habían recibido dosis de la B.C.G. desarrollaron covid, en comparación con seis, o el 12.5 por ciento, de los 48 participantes que recibieron inyecciones ficticias.

Aunque el ensayo fue relativamente pequeño, "los resultados son tan impresionantes como los de las vacunas de ARNm de Moderna y Pfizer", dijo la doctora Denise Faustman, autora principal del estudio y directora de inmunobiología en el Hospital General de Massachusetts.

Las personas con diabetes tipo 1 son particularmente propensas a las infecciones. “Vimos una disminución importante en las infecciones de la vejiga, menos gripe y menos resfriados, menos infecciones del tracto respiratorio y menos infecciones de los senos nasales que los diabéticos padecen mucho”, agregó Faustman.

La vacuna "parece estar restableciendo la respuesta inmune del huésped para que esté más alerta, más preparado y no tan lento".

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search