Salud

Un cubrebocas es bueno. ¿Sería mejor usar dos?

Es una medida que los investigadores dicen que está respaldada cada vez más por datos

Associated Press / Una mujer utiliza cubrebocas

The New York Times

viernes, 15 enero 2021 | 12:48

Nueva York— Los entrenadores de futbol lo hacen. Los presidentes electos lo hacen. Incluso los senadores conocedores de la ciencia lo hacen. A medida que los casos del coronavirus continúan aumentando a escala mundial, algunas de las personas más prominentes del país han comenzado a duplicar los cubrebocas, una medida que los investigadores dicen que está respaldada cada vez más por datos.

El doble cubrebocas no es necesario para todos. Pero para las personas con cubiertas faciales delgadas o endebles, "si combinas varias capas, comienzas a lograr eficiencias bastante altas" para evitar que los virus salgan y entren en las vías respiratorias, dijo Linsey Marr, experta en transmisión de virus en Virginia Tech y autora de un comentario reciente que expone la ciencia detrás del uso de cubrebocas.

Por supuesto, hay una compensación: en algún momento, "corremos el riesgo de dificultar demasiado la respiración", dijo. Pero hay mucho espacio para respirar antes de que el uso de cubrebocas se acerque a ese extremo.

Un año después de la pandemia de Covid-19, el mundo se ve muy diferente. Se han documentado más de 90 millones de infecciones confirmadas por coronavirus en todo el mundo, lo que ha dejado millones de muertos e innumerables personas con síntomas persistentes, en medio de las continuas dificultades económicas y el cierre de escuelas y negocios. Han surgido nuevas variantes del virus, que llevan cambios genéticos que parecen mejorar su capacidad para propagarse de persona a persona.

El trabajo reciente de investigadores como la doctora Marr ahora está precisando la base de estos vínculos a escala microscópica. La ciencia, dijo, es bastante intuitiva: los virus respiratorios como el coronavirus, que se mueven entre las personas en gotas de saliva y aerosol, necesitan un conducto transparente para ingresar a las vías respiratorias, que están repletas de los tipos de células que infectan los virus. Los cubrebocas que cubren la nariz y la boca inhiben esa invasión.

El punto no es hacer un cubrebocas hermético, dijo la doctora Marr. En cambio, las fibras que componen los cubrebocas crean una carrera de obstáculos a través de la cual debe atravesar el aire y cualquier carga infecciosa.

Colocar dos cubrebocas menos especializados uno encima del otro puede proporcionar una protección comparable. El doctor Marr recomendó usar cubrebocas de tela para abrazar la cara sobre los cubrebocas quirúrgicos, que tienden a estar hechos con materiales más amigables con los filtros, pero se ajustan más holgadamente. Una alternativa es usar un cubrebocas de tela con un bolsillo que se pueda rellenar con material filtrante, como el que se encuentra en las bolsas de vacío.

Pero usar más de dos cubrebocas, o ponerse capas de cubrebocas que ya son muy buenas para filtrar, traerá rápidamente rendimientos decrecientes y hará que sea mucho más difícil respirar normalmente.