PUBLICIDAD

Salud

Casos podrían triplicarse, advierten

Pandemia agudiza tendencias suicidas

Todos pueden tener una crisis de psicosis o detonar en alguna enfermedad mental pero todo se puede prevenir, señala especialista

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

jueves, 31 marzo 2022 | 11:34

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Aspecto del informe de actividades de la Red de Organizaciones Dedicadas a la Prevención y Atención de Trastornos Mentales, Neurológicos y por Abuso de Sustancias

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.— En el transcurso del 2021, cada día más de 300 personas en Ciudad Juárez tuvieron un pensamiento suicida y fueron un promedio de 80 personas quienes cada 24 horas intentaron suicidarse, de acuerdo con datos de la Red de Organizaciones Dedicadas a la Prevención y Atención de Trastornos Mentales, Neurológicos y por Abuso de Sustancias (Rotmenas). 

El diagnóstico de alguna enfermedad, la falta de sociabilización, la pérdida de seres queridos y el miedo a la muerte son algunos de los diversos factores que pueden generar ideas suicidas entre las personas, y la pandemia por Covid-19 provocó que cada una de estas piezas se manifestara al mismo tiempo, por lo que de no atender la salud mental de la población los suicidios se triplicarán. 

PUBLICIDAD

“Se sabe que ahora con la pandemia se va a triplicar el suicidio. Antes, por ejemplo en los jóvenes, uno de cada cinco podía desarrollar una enfermedad de salud mental y podía estar lábil hacia el suicidio, pero ahora dos a tres de cada cinco pueden estar con una predisposición a tener un suicidio”, dijo la doctora Silvia Chávez, entrenadora certificada para prevenir suicidios por Mental Health Stressors, miembro de Rotmenas.

Sin embargo, explicó que los pensamientos y comportamientos suicidas pueden identificarse incluso tres meses antes de que una persona intente quitarse la vida porque manifiestan señales de aviso: comienzan a hablar sobre la muerte, a despedirse de sus familiares o amigos, a deshacerse de sus objetos importantes e incluso, en caso de tener, dejan encargadas a sus mascotas; pero erróneamente, muchas veces estos actos se interpretan como un momento de depresión. 

“El suicidio va de la mano de la depresión, de la ansiedad, de las adicciones, por ello se requiere observar a la persona que ha estado manifestando pensamientos suicidas, son quienes dicen que no vale la pena vivir, que mejor deberían estar muertos, que para qué despertaron esta mañana, que se acuestan pensando que quisieran morir dormidos y no despertar”, explicó Silvia Aguirre Lomelí, directora del Centro Familiar para la Integración y Crecimiento, integrante de Rotmenas.

Además, advirtió que una persona que intentó quitarse la vida tiene el 50 por ciento de posibilidades de hacerlo nuevamente, pero quien ya lo intentó en dos ocasiones aumenta la probabilidad de volverlo a realizar hasta en un 70 por ciento, lo que, al no ser atendido, puede provocar la consumación del acto, pero al interferirse también incrementan las posibilidades de detener el proceso suicida.

“El suicidio es como un rompecabezas, en este tiempo de pandemia tuvimos muchas piezas para tenerlo completo y para tener una inclinación suicida”, dijo la doctora Silvia Chávez, quien explicó que las diversas situaciones que ha enfrentado la población a lo largo de la pandemia por Covid-19 son detonantes de suicidio que se sumaron a las predisposiciones a enfermedades mentales ya existentes.

El trabajo de Rotmenas se enfoca en la prevención, en la educación y en enseñar a la población a combatir las crisis emocionales porque la posibilidad de identificar las ideas suicidas permiten que los intentos de quitarse la vida sean prevenibles hasta en un 99 por ciento, pero para ello resulta indispensable tener la capacidad de decodificar el lenguaje suicida y actuar. 

Al identificar la fase suicida en la que se encuentra una persona se incrementa la posibilidad de salvaguardar su vida, pues por lo general una idea suicida es alimentada con comportamientos en los que se planea una manera posible de quitarse la vida, se consiguen los objetos necesarios e incluso se representan escenas de cómo sería su muerte y la reacción de sus seres queridos. 

Por ello, resulta importante que la población sepa cómo actuar y contener un proceso suicida porque a partir de la situación particular de cada persona es posible interferir. A veces sólo requieren de una plática y apoyo emocional, pero en otras ocasiones se necesita terapia, medicamentos o internamiento, explicó la doctora Silvia Chávez.

“Con la pandemia, las ideas suicidas se detonaron y vamos a tener más, tanto mayor cantidad de enfermedades mentales como mayor cantidad de suicidios, por eso es tan importante que toda la comunidad estemos preparados para identificar, entender y contener a la persona y no tomar a la ligera el que alguien diga que se quiere matar”, dijo. 

Educar y capacitar

En Rotmenas se desarrolló el programa “Rueda”, por medio del que se entrena a elementos de la Secretaría Municipal de Seguridad Pública (SSPM) y a las personas que desde diferentes organismos se encargan de atender directamente las crisis, para que puedan atenderlas y contribuir a desescalar los intentos de suicidio, además de educar en torno al tema con el objetivo de quitar los estigmas sobre la salud mental. 

Por medio de sus agentes preventivos, la SSPM actúa como primer respondiente en caso de presentarse amenazas de suicidio: buscan salvaguardar la seguridad de las personas y las canalizan al departamento de Trabajo Social donde un psicólogo les brinda atención especializada y, posteriormente, informa a sus familiares o los dirigen a una institución pública u organización de la sociedad civil, informó Mayra Salcido, trabajadora social de SSPM. 

Además, en su página oficial Rotmenas cuenta con un directorio de organizaciones de la sociedad civil que están calificadas para brindar apoyo de primeros auxilios en temas de salud mental y emocional, por lo que todas las personas que lo requieran pueden acceder a él y escoger de acuerdo con la zona en la que residen y de sus posibilidades económicas a dónde recurrir. 

“Se puede detectar y se puede prevenir. Todos podemos tener ideas suicidas, todos podemos tener una crisis de psicosis, todos podemos detonar en alguna enfermedad mental”, dijo la doctora Silvia Chávez, quien explicó que los intentos suicidas pueden derivar tanto de experiencias aisladas como de procesos que cada día se van alimentando; sin embargo, se pueden prevenir. 

A lo largo de su vida, 242 mil habitantes de Ciudad Juárez han tenido pensamientos suicidas y más de 100 mil personas han intentado suicidarse, pero a nivel mundial la pandemia por Covid-19 dio origen a lo que la Organización Mundial de la Salud llamó “segunda pandemia”: los problemas de salud mental se intensificaron y, con ello, las ideaciones e intentos suicidas. 

Los números en Juárez

300 personas manifestaron tener un pensamiento suicida en el año 2021

80 personas en promedio intentaron suicidarse cada 24 horas

Factores

• Diagnóstico de alguna enfermedad

• Falta de sociabilización

• Pérdida de seres queridos 

• Miedo a la muerte 

• La pandemia provocó que cada una de estas piezas se manifestara al mismo tiempo 

Señales de aviso

Los pensamientos y comportamientos suicidas pueden identificarse incluso tres meses antes de que una persona intente quitarse la vida

• Hablar sobre la muerte

• Despedirse de sus familiares o amigos

• Deshacerse de sus objetos importantes 

• Dejar encargadas a sus mascotas

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search