Salud

‘Me voy a morir, fue lo primero que pasó por mi mente’

El impacto psicológico de vivir bajo la sombra del cáncer de mama es desgastante desde el primer momento, así fue la experiencia de Ana, de 52 años

Tomada de Internet / Imagen Ilustrativa

Excélsior

lunes, 12 octubre 2020 | 18:38

Ciudad de México.- El impacto psicológico de vivir bajo la sombra del cáncer de mama es desgastante desde el primer momento, así fue la experiencia de Ana, de 52 años y habitante del Valle de México.

Me voy a morir, fue lo primero que pasó por mi mente”, expresó Ana luego de ser diagnosticada en 2016.

Ana siempre fue una mujer activa, dedicada a su trabajo, su hija y su hogar, sin embargo, en noviembre de 2016 sintió una “bolita” anormal en su pecho, como no sintió dolor, ni molestia lo dejó pasar.

Con el transcurso de los días esa “bolita” empezó a dar molestias y a principios de 2017 acudió con su médico para que la examinara.

"Mi doctora me mando hacer estudios de inmediato, ultrasonido, mastografía y biopsia”, comentó Ana.

Un par de días después a Ana los médicos le notificaron la terrible noticia, “son palabras muy fuertes que uno nunca se imagina escuchar”, afirmó.

Después del trago amargo, Ana decidió luchar por su vida, acudió periódicamente a sus citas, se sometió a una mastectomía radical y posteriormente quimioterapia.

La mastectomía radical es una intervención muy agresiva en la cual se extirpa toda la mama, ganglios linfáticos axiliares y de los músculos de la pared torácica situados bajo la mama.

Sus cicatrices le recuerdan a Ana que está viva, el cáncer le hizo ver la fuerza que tenía, porque no hay mujer más bella que aquella que lucha por su vida.

Actualmente Ana está libre de cáncer, pero continúa con sus revisiones cada mes para descartar un posible rebrote.

A pesar de que hoy en día existen técnicas de reconstrucción de mama, Ana no está dispuesta a someterse a otra cirugía, por lo que optó por comprar una prótesis en el Centro de la Ciudad de México por alrededor de dos mil 500 pesos.

"No me afecta en lo más mínimo no tener un seno, creo que con utilizar la prótesis es más que suficiente y solo porque es notorio la uso, porque desgraciadamente la gente es muy morbosa y me incomoda que se me queden viendo, solo por eso la uso. Como mujer no pienso que me haga más o menos el tener o no un seno”, finalizó.

 

MÉXICO ANTE EL CÁNCER DE MAMA

Las cifras no son nada alentadoras, en nuestro país este tipo de cáncer es la primera causa de muerte y cada año se detectan más de 23 mil nuevos casos; esta cifra representa 60 nuevos casos al día. En promedio 10 mujeres fallecen a diario a consecuencia de esta enfermedad.

El cáncer más frecuente en las mujeres es el de mama, pero a partir del año 2006, gracias a la detección temprana y opciones de tratamiento, la tasa de mortalidad ha disminuido.

Sin embargo, también causa desordenes psicológicos, sociales, culturales, económicos y espirituales.

 

Detección y diagnóstico

Cuando en la unidad médica se detecta alguna anomalía al momento de la exploración física (clínica) o con la mastografía de detección, es necesario analizarla con más estudios y la opinión de médicos especialistas para asegurar el diagnóstico.

En algunos casos puede ser necesario tomar una biopsia (una muestra de tejido mamario) y enviarla a examinar con el patólogo, para su análisis. En caso de resultar cáncer o un tumor maligno será necesario recibir tratamiento.

Para la detección oportuna se recomienda que todas las mujeres mayores de 25 años, toquen sus mamas después de menstruar, tratando de encontrar alguna bolita.

Si encuentras algo que consideras extraño, deberás ir con tu médico para que te explore y de ser necesario, te solicite otros estudios como el ultrasonido y la mastografía.

La mastografía es un estudio radiológico capaz de detectar principios de cáncer cuando aún no se logra palpar un tumor.

 

DÍA ROSA, MES ROSA

La Organización Mundial de la Salud declaró el 19 de octubre como el Día Internacional de la Lucha Contra el Cáncer de Mama. 

Su objetivo es crear conciencia y promover a que cada vez más mujeres se atiendan de manera oportuna; porque el cáncer de mama es una enfermedad grave, pero se puede curar si se detecta a tiempo.

 

LA HISTORIA DEL LISTÓN ROSA

El listón rosa nace en 1992 gracias al trabajo de Alexandra Penney y Evelyn Lauder, mujeres que dedicaron su vida a hacer conciencia acerca del cáncer de mama.

Alexandra Penney fue editora de una revista orientada a las mujeres, llamada SELF, con la que trabajo en la edición anual de la concienciación sobre el cáncer de mama, mientras que Evelyn Lauder fue vicepresidenta de una reconocida marca de cosméticos, quien recibió la invitación para ser editora invitada.