Salud

Estos son los beneficios de estar embarazada en tiempo de frío

El invierno es una de las estaciones más beneficiosas si se está esperando un bebé

Tomada de Internet

Agencias

jueves, 08 octubre 2020 | 11:17

Actualmente la planificación del embarazo es mucho más común. En este sentido, las mujeres pueden programar su etapa de gestación de acuerdo a sus necesidades laborales y personales. Pero también hay que tener en cuenta otro factor no menos importante: la estación del año. El invierno es una de las estaciones más beneficiosas, ya que te permiten evitar incomodidades propias de le gestación.

Si quieres saber un poco más sobre esto, a continuación te hablaremos sobre los beneficios de estar embarazada en los meses más fríos del año. 

Verano o invierno: cuál es mejor

Para empezar, hay que tener en cuenta las circunstancias de cada quién y lo que ofrece cada clima. Sin embargo, llevar la etapa final del embarazo entre las estaciones del otoño-invierno tiene una buena cantidad de ventajas, según un artículo publicado en el portal Guía Infantil.

Una de ellas es la temperatura. Mientras que el calor que hace durante el verano aumentaría las molestias que se producen durante el embarazo, el frío contribuirá a evitar los problemas de agobio y a dormir mucho mejor.

Además, es una buena época para realizar un poco de ejercicio sin sufrir tanto por el agotamiento causado por el propio peso y el abatimiento producido por el calor.

Otro factor importante es el alivio de la pesadez. Durante la temporada fría no es tan frecuente la retención de líquidos. Así, las consecuencias que esta produce se mitigan.

En otras palabras, será menos frecuente la hinchazón en los pies y las piernas. De esta forma, durante el invierno estos problemas no causarán gran molestia y la etapa terminal del embarazo será en realidad cómoda.

Los contras

Lamentablemente, no todo es color de rosas. Llevar a término el embarazo durante la etapa fría del año también tiene sus contras, y esto también hay que evaluarlo para tomar una buena decisión que no afecte la salud de la madre y del bebé.

Precisamente son los resfriados y otras enfermedades respiratorias las que son muy frecuentes durante el periodo frío del año. Esto es una desventaja, ya que al enfermarse, es probable que la madre tenga que tomar medicamentos que podrían afectar su bienestar y la de su bebé.

En el caso de los pequeños, cuando nacen, hay que tener cuidado con su temperatura corporal porque ellos no son capaces de regularla. Por eso hay que tenerlos bien abrigados.

La ropa es otro factor a tomar en cuenta. Mientras que en verano es suficiente con un vestido holgado, llevar ropa para el otoño-invierno en la última etapa de gestación puede ser muy incómodo para algunas mujeres.