Salud

El propagador más influyente en línea de desinformación sobre el Covid

El Dr. Mercola de 67 años, es un osteópata de Cape Coral, Florida, quien desde hace tiempo ha sido criticado y sujeto de acciones regulatorias gubernamentales por promover tratamientos no probados o desaprobados

The New York Times

sábado, 24 julio 2021 | 15:03

Tomada de Internet | Dr. Mercola

San Francisco.- El artículo que apareció en línea el 9 de febrero empezó con una inocua pregunta acerca de la definición legal de las vacunas.

Luego, en las siguientes 3 mil 400 palabras, declaró que las vacunas contra el coronavirus “eran un fraude médico” y dijo que las inyecciones no previenen las infecciones, ni proporcionan inmunidad ni frenan la transmisión de la enfermedad.

Por el contrario, asegura el artículo, las inyecciones “alteran el código genético, y lo convierten a uno en una fábrica viral de proteína que no puede apagarse”.

Sus afirmaciones fueron fácilmente desaprobadas. Pero eso no importó. En las siguientes horas, el artículo fue traducido del inglés al español y polaco. Apareció en docenas de blogs y fue retomado por activistas que están en contra de la vacunación, quienes repitieron esas falsedades en línea.

El artículo también llegó a Facebook, en donde fue leído por 400 mil personas, de acuerdo a información de CrowdTangle, una herramienta de Facebook.

Todo ese esfuerzo fue rastreado hasta una persona: Joseph Mercola.

El Dr. Mercola de 67 años, es un osteópata de Cape Coral, Florida, quien desde hace tiempo ha sido criticado y sujeto de acciones regulatorias gubernamentales por promover tratamientos no probados o desaprobados.

Y más recientemente, se ha convertido en el principal propagador en línea de desinformación sobre el coronavirus, de acuerdo a los investigadores.

El Dr. Mercola ha publicado más de 600 artículos en Facebook que siembran dudas sobre las vacunas del Covid-19 desde que empezó la pandemia, llegando a una audiencia más grande que otros escépticos de la vacuna, según detectó un análisis de The New York Times.

Sus afirmaciones han tenido un amplio eco en Twitter, Instagram y YouTube.

close
search