Salud

El olor que advierte cuando una cama está llena de chinches

La plaga de chinches es difícil de exterminar y fácil de propagarse

Agencias

viernes, 25 septiembre 2020 | 12:56

Basta con dormir una noche en la cama de un hotel o pasar unas horas en el asiento de un avión infestados de chinches para que los huevecillos se adhieran a nuestra ropa y viajen con nosotros hasta nuestra habitación. Y listo: esta plaga se instalará en nuestro hogar.

¿Y cómo darnos cuenta de que estos insectos se encuentran en un lugar antes de acomodarnos en él? Entre otra señales, hay un olor que advierte cuando una cama está llena de chinches. David Cain, experto de la empresa Bed Bugs Limited, compartió a The Express un tip para reconocer una infestación de chinches antes de llevársela consigo.

El técnico de control de plagas explicó que los aromas suelen ser uno de los primeros signos de que las chinches han colonizado un mueble, como una cama o un sillón: si se percibe un olor dulce combinado con humedad, comparable con el que despide el cilantro, es probable que estos insectos se estén reproduciendo entre las costuras y los rincones más escondidos del enser. Algunas personas lo describen como un olor a bayas o frambuesas, o incluso a madera húmeda.

Cain señaló que los insectos que despiden aromas, como las chinches, deben estar presentes en grandes poblaciones para que sea posible distinguir su olor. “Cuanto más severa sea la infestación, más fuerte será el olor y, si vives con una infestación, es posible que te acostumbres al olor. Pero, si no estás acostumbrado y vas a algún lugar donde haya chinches, el olor será inmediatamente obvio“, explicó a la publicación.

Al detectar este aroma, el experto sugiere levantar el colchón y entonces la presencia de la plaga será inminente. Explica que estos parásitos de color marrón desprenden un olor distintivo cuando se asustan y al entrar en contacto con la luz, pues liberan una señal química. Las chinches emiten hormonas como la histamina para marcar sus refugios, así es como pueden regresar a sus nidos después de alimentarse sin perderse.

“El problema de las chinches se ha extendido a nivel mundial desde finales de la década de 1990 y, literalmente, no hay ningún país en la faz del planeta que no haya tenido un problema de chinches”, aseguró Cain.

Otras señales de que puede existir una plaga de chinches son manchas rojizas o de color óxido en las sábanas, en un colchón o en un sillón acojinado; manchas oscuras del tamaño de un punto que pueden ser excremento y que se corren en la tela al pasar el dedo; y pequeñas cáscaras o huevecillos de aproximadamente un milímetro de tamaño con color amarillo, pues es la piel que dejan las larvas cuando crecen. En este caso lo mejor es pedir la ayuda de un experto en control de plagas.