Salud

Detectan en pruebas de antígenos o rápidas 30% de error

Fue revelado por un estudio realizado por el Instituto Nacional de Medicina Genómica

Agencia Reforma

Iris Velázquez / Agencia Reforma

martes, 27 abril 2021 | 15:55

Ciudad de México— Un estudio comparativo del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen) entre pruebas para detectar Covid-19 a través de PCR y las de antígenos o rápidas, se encontró en éstas últimas un margen de error del 30 por ciento, falsos negativos que pudieron propiciar contagios en esta capital.

En el webinar "Habilitando el regreso a la nueva normalidad a través del testeo", organizado por Thermo Fisher Scientific, Luis Alonso Herrera Montalvo, director general del Inmegen, informó de los resultados obtenidos hasta el pasado 9 de abril.

Herrera detalló que el estudio comprendió mil 677 muestras en las que se comparó los datos de las pruebas PCR con los resultados arrojados por las de antígenos y dijo que en el caso de las segundas, la sensibilidad no fue de más del 70 por ciento.

"Eso quiere decir", explicó, "que hay un 30 por ciento, cuando menos, de individuos que fueron detectados como negativos y que en realidad sí eran portadores".

"Si existen individuos que potencialmente son portadores del virus que no son detectados con antígeno y potencialmente pueden infectar a otras personas, por lo tanto esto sí pone en entredicho la utilidad del uso, hasta ahora, con las estrategias que se definen hasta ahora del antígeno como una estrategia para el muestreo masivo de SARS-CoV-2", agregó.

En más de 5 mil muestras analizadas también en la Ciudad de México, prosiguió, se encontró positividad para anticuerpos en el 27 por ciento de los casos, lo que implica protección, ya sea generada por el organismo o incentivada por la vacuna.

Otro de los beneficios de emplear el método de detección PCR, conocido como el "estándar de oro", sostuvo, es una mejor vigilancia de las variantes del nuevo coronavirus.

En colaboración con el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre), desde agosto del año pasado se inició un proceso de secuenciación y suman en el Inmegen mil 77.

Entre las de mayor prevalencia enlistó la B.1.1.519, seguida por la B1, y después la B1.1.222.

El pasado 3 de noviembre, en una muestra de la Ciudad de México, se encontró por primera vez la 519, añadió.

"Hemos encontrado ya también variantes de preocupación como corresponde la variante británica con tres casos, y la variante brasileña, la 248, con cuatro casos, y la variante de California con cinco casos. Esto ha sido en muestras procesadas durante este último mes en nuestro laboratorio, que fueron tomadas durante este último en un centro hospitalario que está aquí en la Ciudad de México", detalló.

Con base en estos datos, aconsejó incentivar el uso de pruebas tipo PCR y las de antígeno ser consideradas con precaución para el seguimiento de poblaciones en riesgo.

El especialista sugirió aplicar pruebas seriadas para que se evite la presentación de casos negativos entre la población.

Herrera mencionó que en colaboración con otros institutos como el Nacional de Cancerología, y la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México además se comprobó que una autotoma de saliva tiene los mismos resultados del isopado nasofaríngeo.

Así, informó, se aplicaron de forma inicial 2 mil 107 pruebas en la capital del país con ambos tipos de tomas y la concordancia fue del 98 por ciento entre los resultados.

El director del Inmegen mencionó que en lo que va del año, se han aplicado más de 350 mil pruebas en la Ciudad de México, de las cuales menos de mil 500 han sido realizadas con muestras de saliva por el instituto a su cargo y otros.

En el proceso de pruebas, refirió, se encontró que uno de los principales obstáculos fue la falta de infraestructura para analizarlas.

En tanto, Laura Tovar, especialista técnica de Thermo Fisher Scientific, sostuvo que las pruebas rápidas pueden excluir a dos de cada cinco casos positivos a Covid-19, además de que no facilitan el rastreo de variantes, por lo que se llama a una mayor inversión para realizar más diagnósticos a través de PCR, previo al regreso presencial a oficinas o escuelas.

Desde la industria privada, dijo Tovar, se ha buscado acortar costos y tiempos para reducir el riesgo, y aumentar el número de muestras analizadas.

Es indispensable, resaltó que ante la activación bajo una nueva normalidad se realicen pruebas recurrentes en escuelas, oficinas de Gobierno, sitios de trabajo, casa de cuidados y prisiones, y pruebas únicas en aeropuertos, cruceros, hoteles, restaurantes, conciertos y previas a un viaje, etcétera.

"A pesar de las estrategias activas de vacunación, reducir las restricciones y restablecer la normalidad sigue siendo un desafío. Volver al trabajo de todos los días y a la escuela es particularmente difícil", consideró.