Salud

Crean investigadores prueba para analizar efectividad de cubrebocas

El método simple consiste en usar un rayo láser y un teléfono celular para evaluar la eficiencia de las mascarillas

El Diario de Juárez

lunes, 10 agosto 2020 | 10:31

CNN

Las escuelas están reabriendo, los parques de atracciones están dando la bienvenida a los visitantes y las cenas al aire libre son la nueva forma de salir a comer. Pero a pesar de las señales de que la vida está volviendo a la normalidad, la pandemia de coronavirus no ha ido a ninguna parte.

Es por eso que un grupo de investigadores de la Universidad de Duke creó una técnica simple para analizar la efectividad de varios tipos de cubrebocas que se han convertido en un componente crítico para detener la propagación del virus, indicó CNN.

En el estudio, publicado el pasado viernes, investigadores del departamento de física de Duke demostraron el uso de un método simple que usa un rayo láser y un teléfono celular para evaluar la eficiencia de los cubrebocas al estudiar la transmisión de gotitas respiratorias durante el habla regular.

"Usamos una caja negra, un láser y una cámara", dijo a CNN Martin Fischer, uno de los autores del estudio. "El rayo láser se expande verticalmente para formar una delgada hoja de luz que iluminamos a través de las ranuras a la izquierda y a la derecha de la caja".

En la parte delantera de la caja hay un orificio donde una persona puede hablar. La cámara de un teléfono celular se coloca en la parte posterior de la caja para registrar la luz que se dispersa en todas las direcciones por las gotas respiratorias que cortan el rayo láser cuando se habla.

Luego, un algoritmo informático simple cuenta las gotas que se ven en el video.

Los expertos en salud pública han pasado meses enfatizando que los cubrebocas son una de las herramientas más efectivas para ayudar a combatir la pandemia, pero al probar su eficacia, los investigadores descubrieron que algunos son literalmente inútiles.

Los investigadores probaron 14 cubrebocas comúnmente disponibles, incluida una máscara N95 ajustada profesionalmente, generalmente reservada para los trabajadores de la salud. Primero, la prueba se realizó con una persona hablando sin usar cubrebocas. Luego lo hicieron de nuevo mientras un orador llevaba uno. Cada cubrebocas se probó 10 veces.

El más eficaz fue la máscara N95 ajustada. Las mascarillas quirúrgicas de tres capas y los cubrebocas de algodón, que muchas personas han estado haciendo en casa, también funcionaron bien.

Las polainas para el cuello, que los corredores suelen usar, fueron las menos efectivas. De hecho, usar una polaina para el cuello resultó en un mayor número de gotas respiratorias porque el material parecía descomponer las gotas más grandes en partículas más pequeñas que se llevan más fácilmente con el aire.

Los pañuelos doblados y los cubrebocas tejidos a mano también funcionaron mal y no ofrecieron mucha protección.

"Nos sorprendió mucho descubrir que la cantidad de partículas medidas con la polaina para el cuello en realidad excedía la cantidad de partículas medidas sin usar ningún cubrebocas", dijo Fischer. "Queremos enfatizar que realmente alentamos a las personas a usar cubrebocas, pero queremos que usen cubrebocas que realmente funcionen".

close
search