PUBLICIDAD

Salud

Cómo la menopausia cambia el cerebro

Los cambios neurológicos y los síntomas están relacionados con la demencia en algunas personas, ¿qué hacer al respecto?

The New York Times

miércoles, 13 diciembre 2023 | 14:13

Tomada de Internet | Los cambios neurológicos y los síntomas están relacionados con la demencia en algunas personas, ¿qué hacer al respecto?

PUBLICIDAD

En Estados Unidos, unos 6 millones de adultos mayores de 65 años padecen la enfermedad de Alzhéimer. Casi dos terceras partes son mujeres, una disparidad que los investigadores han atribuido durante mucho tiempo a la genética y a la mayor longevidad de las mujeres, entre otras razones. Pero cada vez hay más consenso en que la menopausia también puede ser un factor de riesgo importante para desarrollar demencia en etapas posteriores de la vida.

Según Lisa Mosconi, neurocientífica y directora de la Iniciativa sobre el Cerebro Femenino del Centro Médico Weill Cornell, las mujeres que atraviesan esta fase de la vida, la cual se define en términos médicos como el fin de la fertilidad, se enfrentan a muchos cambios, tanto en el cerebro como en los ovarios. Aunque la inmensa mayoría de las mujeres superará estos cambios sin consecuencias para la salud a largo plazo, alrededor del 20 por ciento desarrollará demencia en las décadas siguientes.

El cerebro femenino es rico en receptores de estrógeno, en especial en regiones que controlan la memoria, el estado de ánimo, el sueño y la temperatura corporal, todo lo cual “funciona de maravilla cuando el estrógeno es alto y constante”, dijo Mosconi. El estrógeno también es vital para la capacidad del cerebro de defenderse del envejecimiento y los daños.

El descenso característico del estrógeno durante la menopausia no solo altera el funcionamiento de algunas regiones cerebrales, sino que también modifica la estructura del cerebro; las imágenes muestran un volumen reducido en los cerebros menopáusicos en comparación con los cerebros masculinos de la misma edad y con los de las mujeres premenopáusicas.

Estos cambios neurológicos pueden ser responsables de algunos síntomas de la menopausia, incluidos los bochornos, los cambios de humor y un declive menor, casi siempre temporal, en la memoria y la cognición.

También se parecen a los cambios cerebrales que preceden a la demencia, según Mosconi. “Algunas de las regiones cerebrales afectadas por la menopausia coinciden con algunas de las afectadas por la enfermedad de Alzhéimer”, afirmó, pero todavía no entendemos del todo la relación entre ambas.

Los síntomas de la menopausia, como la falta de sueño y los bochornos, también han sido relacionados con la demencia. Un estudio publicado el año pasado descubrió que los bochornos estaban asociados a un aumento de la cantidad de lesiones diminutas en el cerebro, que son una señal de deterioro de la salud cerebral, según Pauline Maki, profesora de Psiquiatría y directora del Programa de Investigación sobre la Salud Mental de la Mujer de la Universidad de Illinois en Chicago y coautora del estudio. Una investigación más reciente determinó que los bochornos durante el sueño se asociaban a un aumento de los biomarcadores sanguíneos del alzhéimer que sirven como indicadores tempranos de la enfermedad.

Aunque esta investigación suena alarmante, la mayoría de los cerebros y las funciones cognitivas de las mujeres se estabilizan después de la transición de la menopausia, comentó Maki.

“Pensemos en cuántas mujeres pasan por la menopausia: todas, ¿verdad? Y el 80 por ciento de ellas no padecerá demencia”, afirmó y agregó: “No podemos ser catastrofistas en esta transición universal”.

Más allá de eso, hay cosas que las mujeres pueden hacer para reforzar su salud y cognición ante la disminución de estrógeno.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search