Salud

Cómo afecta a tu cuerpo comer sopas instantáneas

Son muy prácticas y pueden sacarnos de un apuro, pero las sopas ramen instantáneas son también un alimento con pocas cualidades nutricionales

Agencias

martes, 05 octubre 2021 | 11:50

Es tan sencillo como abrir un vaso, vertir agua muy caliente o meterlo al microondas, esperar unos minutos y ¡listo! Tendrás una sopa que podrá sacarte de un apuro cuando no tienes tiempo de preparar comida o el presupuesto no da para llegar a fin de mes. Pero recurrir a ello de manera habitual puede tener un alto costo para tu organismo. ¿Cómo afecta a tu cuerpo comer sopas ramen instantáneas? Los nutriólogos tienen mucho qué decir al respecto.

Los fideos precocidos están hechos de harían de trigo, aceites vegetales, saborizantes y conservadores; además, su aportación nutricional es mínima. Según el sitio especializado Healthline, carecen de proteínas, fibra, potasio, calcio y vitaminas A,C y B12, incluso cuando estén fortificados con hierro.

Un shot de sal

Quizá el principal problema de las sopas ramen instantáneas sea su gran contenido de sal. Un vaso de esta sopa contiene más de la mitad de la cantidad de sodio recomendada para un adulto, por lo que un niño no debería consumirla. Y también contiene al menos media cucharada de azúcar para equilibrar la intensidad de la sal. 

Muchas investigaciones a lo largo de los años han demostrado que consumir altas cantidades de sal de manera habitual puede desencadenar hipertensión, enfermedades cardiovasculares y afectar el funcionamiento de los riñones.

La Organización Mundial de la Salud recomienda consumir apenas dos gramos de sal al día; una sopa instantánea contiene 88% de esos dos gramos.

Aditivos químicos

Además, con el fin de intensificar sus sabores y conservarlas durante más tiempo, las sopas ramen instantáneas contienen sustancias químicas que pueden perjudicar la salud. De acuerdo con Healthline, estos alimentos procesados contienen butilhidroquinona terciaria, más conocida como TBHQ, un conservador que puede provocar daño neurológico, aumentar el riesgo de linfoma y agrandar el hígado, como se ha demostrado en experimentos con animales. En las personas también puede provocar alteraciones de la visión y hasta daños en el ADN.

El glutamato monosódico es otro ingrediente habitual de las sopas ramen instantáneas. Su consumo regular puede casuar náuseas, hipertensión, dolores de cabeza, debilidad y problemas de la piel.

El consumo regular de este tipo de sopas está asociado con un riesgo mayor de sufrir síndrome metabólico, que es el nombre con el que se describen síntomas como hipertensión, niveles altos de azúcar y lípidos en la sangre, y un exceso de grasa abdominal.

Así que como dice un viejo refrán: una vez al año no hace daño… pero sólo una vez al año.

close
search