Salud

Comer muchos alimentos procesados podría hacer que tu cuerpo envejezca rápidamente

Así lo reveló una investigación presentada en el Congreso Europeo e Internacional de Obesidad de 2020

Tomada de Internet

Agencias

viernes, 04 septiembre 2020 | 12:56

Los alimentos altamente procesados cargados de grasa, sal, azúcar y almidón, podrían envejecerte prematuramente, según una nueva investigación presentada en el Congreso Europeo e Internacional de Obesidad de 2020.

Comer al menos tres porciones de alimentos procesados al día se asocia con telómeros más cortos, estructuras cromosómicas que marcan el envejecimiento biológico, que está relacionado con un mayor riesgo de enfermedad crónica, encontró el estudio.

Investigadores de la Universidad de Navarra en Pamplona, España, estudiaron muestras de ADN y hábitos alimentarios de 886 participantes de 20 años en adelante, con una edad media de 67 años, como parte de una encuesta de investigación de 2008, informó el portal Insider.

Descubrieron que los telómeros tenían casi el doble de probabilidades de ser cortos en las personas que comían tres o más porciones de alimentos procesados al día, en comparación con aquellos que comían menos de dos porciones al día.

El riesgo también pareció aumentar incluso con un poco más de alimentos procesados cada día. Los participantes que comieron de dos a tres porciones al día mostraron un riesgo entre un 29 y un 40 por ciento mayor de tener telómeros cortos que aquellos que comieron menos de dos, según los datos.

Los alimentos procesados están relacionados con un mayor riesgo de enfermedades a largo plazo.

Los telómeros ayudan a estabilizar nuestros cromosomas y ADN. A medida que envejecemos, las células se dividen y los telómeros se acortan. El estrés, la inflamación y la mala alimentación pueden acelerar este proceso de envejecimiento.

Los telómeros más cortos están relacionados con un mayor riesgo de enfermedades.

Los investigadores también encontraron que los alimentos ultraprocesados estaban relacionados con problemas como la depresión (particularmente entre las personas que no hacían ejercicio), la presión arterial alta y la obesidad.