Salud

Calentamiento global podría hacer que virus evolucionen

Los enterovirus pueden causar infecciones tan benignas como un resfriado o tan peligrosas como la polio

Tomada de Internet / Imagen Ilustrativa

Excélsior

jueves, 10 septiembre 2020 | 16:14

Ciudad de México.- Los enterovirus y otros virus patógenos que llegan a las aguas superficiales pueden inactivarse con el calor, la luz solar y otros microbios, lo que reduce su capacidad para propagar enfermedades. Pero los investigadores informan en la revista 'Environmental Science & Technology' que el calentamiento global podría hacer que los virus evolucionen, haciéndolos menos susceptibles a estos y otros desinfectantes, como el cloro.

Los enterovirus pueden causar infecciones tan benignas como un resfriado o tan peligrosas como la polio. Se encuentran en las heces y se liberan al medio ambiente a partir de aguas residuales y otras fuentes. Su subsiguiente supervivencia depende de su capacidad para soportar las condiciones ambientales que encuentran.

Debido a que se espera que la globalización y el cambio climático alteren esas condiciones, las investigadoras de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, en Suiza, Anna Carratalá, Tamar Kohn y sus colegas querían descubrir cómo los virus podrían adaptarse a tales cambios y cómo esto afectaría su resistencia a la desinfección.

El equipo creó cuatro poblaciones diferentes de un enterovirus humano incubando muestras en agua del lago en matraces a 10 o 30 grados, con o sin luz solar simulada. Luego, los investigadores expusieron los virus al calor, la luz solar simulada o el "pastoreo" microbiano y encontraron que los virus adaptados al agua caliente eran más resistentes a la inactivación por calor que los adaptados al agua fría.

Se observó poca o ninguna diferencia entre las cuatro cepas en términos de su inactivación cuando se exponen a luz solar más simulada u otros microbios. Cuando se trasplantaron a agua fría, los virus adaptados al agua caliente también permanecieron activos más tiempo que las cepas de agua fría. Además, resistieron mejor la exposición al cloro.

En resumen, la adaptación a condiciones cálidas disminuyó la susceptibilidad viral a la inactivación, por lo que los virus en los trópicos o en las regiones afectadas por el calentamiento global podrían volverse más difíciles de eliminar mediante cloración o calentamiento, dicen los investigadores.

También señalan que esta mayor resistencia podría aumentar la cantidad de tiempo que los virus adaptados al calor serían lo suficientemente infecciosos como para enfermar a alguien que entra en contacto con agua contaminada.