Total Gas: Una empresa de éxito gracias a su gente

El mayor valor de una empresa radica en sus empleados, y Claudia Gabriela Barrios es el ejemplo de esta afirmación en la empresa Total Gas.

Publireportaje
domingo, 03 febrero 2019 | 06:00

El mayor valor de una empresa radica en sus empleados, y Claudia Gabriela Barrios es el ejemplo de esta afirmación en la empresa Total Gas.

Con 42 años de edad, Claudia trabaja desde hace ocho como despachadora de gasolina para este corporativo, donde ha encontrado lo que no pudo durante años de trabajo en la industria maquiladora: un gran ambiente de trabajo y la oportunidad de mejorar su economía.

Cada día, a las 4:00 a.m. Claudia se levanta y toma dos camiones desde su casa en la calle Oro para iniciar su turno que inicia a las 6:00 de la mañana y concluye a las 2:00 de la tarde.

Antes de llegar aquí, trabajó en diferentes empresas maquiladoras; en una de ellas fue jefa de línea, pero llegó una época difícil en la planta y la despidieron.

Tras dos meses sin encontrar trabajo, Claudia llegó hace ocho años a Total Gas a preguntar si había una oportunidad para ella. Al día siguiente de su entrevista, recibió la invitación para unirse al equipo.

Sin saber nada de su nuevo oficio, gracias a su carácter, su honestidad y su atención con los clientes se ha convertido con el tiempo en una de las mejores colaboradoras. Dichos valores, mismos que coinciden con los de Total Gas, han hecho que Claudia sea una de las colaboradoras más respetadas y queridas no sólo por sus compañeros y jefes, sino también por los clientes.

“A mí me gustó mucho aquí, hay compañerismo y porque vienes y tratas con diferente gente y aparte te dan propina. Pero eso sí: la propina depende de ti, de cómo te desarrolles tú, de cómo trabajes".

“Yo vi nacer a TotalGas, y desde que empezamos fuimos reconocidos por los clientes por honestos, por que de verdad les damos completos sus litros. Y pues cada vez tenemos mas clientes y eso nos ayuda a que, haciendo bien nuestro trabajo, nos vaya mejor.”, dice.

Aquí Claudia aprendió lo que jamás imaginó: a echarle agua al radiador, a revisar niveles: como el del aceite del motor, de la transmisión, el del líquido de frenos, del power, del líquido de la batería, y a calibrar el aire a las llantas. Ser despachador es un digno oficio. Me doy cuenta que hay valores propios que coinciden con los de la empresa: La honestidad es uno de las principales que debemos tener aquí. “Me gusta ver como los clientes se quedan contentos cuando les hacemos las pruebas de litro. Pues así pueden comprobar que aquí si damos los litros exactos y entonces pues ya siempre vuelven”.

Uno de los beneficios que han contribuido a que colaboradores como Claudia sean fieles a su empleo en Total Gas, es el aspecto económico.

“En una maquila para que puedas económicamente mejorar tienes qué quedarte por lo menos tres días tiempo extra para que te salga un poquito más y aquí no. Hay buen sueldo y las propinas te ayudan mucho.

Yo ya arreglé mi casa y en todos los años que estuve en la maquila no pude porque no me quedaba dinero, y aquí gracias a Dios sí, yo en lo personal sí he visto grandes beneficios, y he visto a muchos compañeros que también han mejorado su situación. Es un orgullo trabajar en Totalgas”.

Con su carisma, su actitud de servicio y honestidad, Claudia Barrios no es sólo una colaboradora más, es ya uno de los símbolos de la empresa Total Gas.