Qué ver en Marruecos

Marruecos es un destino turístico excepcional para todo aquel viajero que busque sol, playa, cultura y grandes ciudades patrimoniales.

Publireportaje
miércoles, 10 abril 2019 | 09:50

Marruecos es un destino turístico excepcional para todo aquel viajero que busque sol, playa, cultura y grandes ciudades patrimoniales. Un lugar encantador para perderse y en donde las rutas y las excursiones por el Atlas y el desierto del Sáhara también cobran un protagonismo especial. 

Ciudades y monumentos, paisajes, maravillosas costas y todo tipo de excursiones son las aventuras fascinantes que podemos vivir en este país. Marruecos combina perfectamente cualquier tipo de turismo ambientado en una cultura ancestral. Consulta Viajes a Marruecos para ayudarte a viajar a Marruecos.

Las mejores ciudades y monumentos

Marrakech, Fez, Rabat y Meknés son las cuatro ciudades imperiales que se antojan como imprescindibles en este país. 

Las murallas y jardines de Marrakech son el espacio ideal para disfrutar con las vistas de su minarete de la Koutoubia. En esta ciudad hay que perderse por sus zocos y por la medina, sin olvidarnos de la madrasa de Ben Youssef, el barrio judío y, por supuesto, la famosa plaza de Djemaa-el-Fna. 

Fez es la capital artística e intelectual de Marruecos. Una ciudad de hermosas murallas y una extensa medina en la que se halla la mezquita Qarawiyyin. Una medina serpenteada de laberintos y callejuelas que nos debe llevar hasta el barrio de los curtidores, uno de los más coloridos y fascinantes de Marruecos. 

La capital del país, Rabat, cuenta con una muralla de 5 kilómetros de longitud, un tramo en el que destaca especialmente la puerta de la kasba de los Oudaia. Meknés, por su parte, alberga la madrasa de Bouinaniyya, el mausoleo de Ismail I y la puerta de Bab al-Manzur. 

Junto a estas ciudades, no podemos dejar de visitar rincones tan emblemáticos como Casablanca (con su Gran Mezquita de Hassán II, más espectacular de África), el casco antiguo de Tánger y la ciudad blanca fortificada de Essaouira.

Los paisajes y la costa de Marruecos

Marruecos es un país ideal para los amantes del mar y la naturaleza. Las excursiones por el Atlas se han convertido en todo un paraíso para los senderistas. Las rutas van desde el abismo de montaña de Kef Thogobeit hasta las cumbres nevadas del Alto Atlas, pasando por la meseta del Rif y las cordilleras del Oued Dadés y el Atlas Medio. 

Las playas de arena blanca de la costa de Marruecos son espléndidas para la práctica del baño durante todo el año. El turismo de costa marroquí se centra especialmente en los diez kilómetros de playa de Agadir, un paraíso para las familias y los amantes del surf. Desde Agadir hasta Dakhla se extiende una maravillosa franja de costa de 50 kilómetros, llamada Playa Blanca, que cada vez recibe a más turistas.

Otro de los grandes enclaves de playa de Marruecos es Essaouira, con los pequeños pueblos de Tzinit y Tan-Tan algo más al sur. 

Sin duda alguna, Marruecos es uno de los países más hermosos del mundo. Un destino en el que se combinan el arte y la historia, el turismo de placer, mar y naturaleza para dar lugar a un escenario único.