¿Por qué a las personas les gusta tanto los deportes?

El deporte ofrece momentos de euforia y emoción, pero también tiene esas ocasiones en donde la tristeza, la decepción y un amargo sabor en la boca son lo que queda.

Publireportaje
martes, 12 febrero 2019 | 09:55

El deporte ofrece momentos de euforia y emoción, pero también tiene esas ocasiones en donde la tristeza, la decepción y un amargo sabor en la boca son lo que queda. ¿Por qué son millones los que llenan estadios, discuten, escriben libros y son capaces de viajar grandes distancias a través del mundo por ver a su jugador o deportista favorito?

Los deportes han acompañado a los humanos desde hace milenios, variando de pueblo en pueblo a través de los años. Después de todo este tiempo, aún siguen estando presentes en la vida de muchos. Las razones son varias.

Está en los genes

El desarrollo muscular, el esfuerzo físico, la competitividad, el trabajo en equipo y el instinto de lucha son características que se encuentran en los genes de los seres humanos desde la época en donde tenían que enfrentarse a miles de peligros para poder sobrevivir.

Por otro lado, el enfrentarse a otras personas y tratar de destacar, reafirma la necesidad de ser reconocido individualmente, así como la de ser parte de algo más, en este caso ser miembro de un grupo. Esto se puede comparar con las diversas guerras a través de la historia, solamente que ahora los conflictos se resuelven en un juego.

Son emocionantes

Algo que fascina del deporte es que en muchas ocasiones no ofrece un pronóstico claro hasta que no termine la práctica. Un partido de fútbol que se tiene que decidir a penaltis, otro de baloncesto con prórroga, un combate de boxeo donde ambos contrincantes presentan varios combates invictos… Existen muchos contextos donde el no saber qué va a pasar hacer que el deporte gane en intensidad.  

Esto no solo repercute una aumento de adrenalina tanto en los deportistas que están practicando el deporte como en los seguidores, sino que además ha hecho que cada vez sean más populares las apuestas deportivas

Estas apuestas deportivas lo que consiguen es aumentar exponencialmente esta sensación de euforia, ya que a la posibilidad de no saber el final tiene el añadido que el apostante se puede llevar unas ganancias a su casa.

De hecho es tal la popularidad que ha adquirido este segmento de las apuestas deportivas que para el usuario comienza a ser difícil escoger una casa de apuestas, ya que todas ofrecen atractivas bonificaciones de bienvenida y sobre todo, varios tipos de apuestas que no se centran únicamente en el resultado final.

Son divertidos

Los deportes ofrecen infinitas formas de disfrutarlos: participando en ellos, viéndolos en vivo o desde casa o incluso, con apuestas deportivas. Por increíble que parezca, son miles los que se entretienen dedicando tardes completas a realizar pronósticos deportivos, los cuales requieren de mucha concentración, datos y análisis para poder acertar las predicciones, y en repetidas ocasiones, ganan. 

Hay todo un mundo dedicado a las apuestas en los deportes, ya que son una forma amena de disfrutar de los partidos con una emoción extra y pudiendo ganar hasta dinero con ello.

Son inspiradores

Muchas veces, durante el tiempo del partido del equipo favorito, se disparan emociones y gritos de alegría. Esto sucede porque las personas llegan a identificarse tanto con su grupo que las victorias de ellos son propias también, lo mismo pasa con las derrotas.

Hay diferentes tipos de deporte y todos ellos pueden despertar una serie de sentimientos en los pocos, pero gratificantes, minutos de duración del partido, que no se encuentran en otras formas de entretenimiento.

Sacan lo mejor de las personas

A excepción de unos cuantos casos, las disciplinas deportivas despiertan la fraternidad, lealtad y el respeto por las normas. En el caso de los atletas esto es más notable y se debe al esfuerzo y dedicación que cada uno de ellos tiene que invertir para alcanzar sus metas.

Quien decida dedicarle su vida a un determinado deporte, sabe que tendrá que trabajar en equipo, tener paciencia, constancia y exigirse dar más de lo que puede a cada momento. También enseña fortaleza mental, estrechar lazos de amistad y a saber reconocer cuando se pierde frente a un buen rival.

Se convierten en parte de la historia

Actualmente, los partidos de fútbol, baloncesto, tenis, entre otros, tienen millones de seguidores que saben casi todo sobre la historia de su selección. Esto quiere decir que la pasión por estos deportes trasciende las épocas. Una jugada increíble en un momento de tensión y desesperación, al ser grabada y presenciada, se inmortaliza. Por años e incluso décadas habrán comentaristas y personas hablando de eso y rememorándolo.

Son un escape de la rutina

Para el espectador y para quienes juegan por diversión, los deportes son una forma de olvidar por un momento los distintos problemas a los que alguien se puede enfrentar en un día cotidiano. Deudas, conflictos, incertidumbres, todo eso se deja de lado mientras la mente se concentra en lo que ocurrirá dentro del partido.

Se liberan emociones negativas

Al practicarlo, se deja salir sanamente todo aquello que una persona puede guardar a lo largo de su día y que no pueden salir de otra forma, o que al hacerlo fuera del campo, harían daño a alguien más. En cambio, mientras se juega, el deportista y el aficionado liberan su mente de frustraciones, iras y demás sentimientos perjudiciales tanto para ellos mismos como para los demás.