Opinión

Ya empiezan las patadas

Todavía falta mucho para que inicien los procesos electorales locales en el estado de Chihuahua

José Ignacio Gallardo
Analista

miércoles, 21 agosto 2019 | 06:00

Todavía falta mucho para que inicien los procesos electorales locales en el estado de Chihuahua. Elecciones donde se renovarán los 67 ayuntamientos, el Congreso del Estado y la gubernatura de la entidad chihuahuense. Estas elecciones se llevarán a cabo hasta el verano del 2021. Sin embargo, en los hechos, muchos políticos de todo el estado y por supuesto de esta frontera, ya andan en plena campaña. Unos lo hacen de manera discreta, pero a paso firme. Otros se manejan de manera mucho más abierta, descarada, dirían algunos.

Todos ellos buscan posicionarse a toda costa desde este momento. Saben que deben aprovechar cualquier reflector que se encuentren en el camino y capitalizarlo al máximo. No se desaprovecha ocasión alguna para llevar agua a su molino si el momento lo amerita. Pero lo que queda bien claro es que tampoco desaprovechan la ocasión para ponerse entre ellos mismos sendas patadas, debajo y por encima de la mesa. De hecho, esta situación ya ha empezado a verse en varios de los partidos y también por el lado de los independientes.

De los casos más evidentes es la relación tan poco armoniosa que existe entre el delegado del Gobierno de la República y también diputado federal, Juan Carlos Loera de la Rosa y el senador Cruz Pérez Cuéllar. Los dos pertenecen al partido Morena, y buscan afanosamente la candidatura a la gubernatura del estado, y ambos tienen muchas posibilidades de lograrlo. De ahí que se perciba una acalorada contienda interna de pronóstico reservado. Los dos ya empezaron a recorrer el estado con el evidente propósito de promover su imagen y de paso empezar a establecer comités de campaña y grupos de apoyo para su eventual candidatura. Todo, con miras a lo que se ofrezca en un futuro muy inmediato.    

Loera de la Rosa realiza estos recorridos precampañeros con la bandera de legislador federal y delegado del Gobierno de la República. Sabedor de que goza de una buena relación con el presidente de México, se siente más seguro que nadie y no duda en expresarlo y presumirlo a cercanos y a los no tanto. 

Tal vez el palomeo de candidatos o el dedazo a la hora de seleccionarlos, no ha desaparecido y sigue más vigente que nunca, a lo mejor eso lo sabe Juan Carlos Loera de la Rosa, y de ahí su evidente optimismo.

Mientras que el expanista Pérez Cuellar también anda de gira utilizando su cargo como senador. Tal vez Ricardo Monreal o alguien le ha dado esperanzas de que pueda alcanzar la candidatura. Algo sabe o algo le han dicho, porque anda imparable, muy entusiasmado y quitado de la pena en plena precampaña visitando cuanto municipio sea posible. El pésimo trabajo del panista Javier Corral le abre irremediablemente a Morena la posibilidad de quedarse con el control político del estado de Chihuahua. En ese contexto,  Loera de la Rosa y Pérez Cuellar se ven hasta este momento como los más visibles para la candidatura morenista por la gubernatura.

Por el lado de los independientes, tanto al alcalde juarense Armando Cabada, como el parralense Alfredo “El Caballo” Lozoya, tampoco desaprovechan espacios para promocionar sus aspiraciones de conducir el estado. Cabada aprovechó bastante bien los reflectores que le proporcionó el reciente Congreso Latinoamericano de Alcaldes Fronterizos donde incluso fue nombrado presidente de este organismo. El desafortunado incidente en la zona de Cielo Vista, donde perdieron la vida varios juarenses  y el manejo de la situación, posicionaron al alcalde juarense en el contexto internacional.

Alfredo Lozoya por su parte, también aprovechó las jornadas villistas, para placearse por todo el estado. Especialmente en Juárez, donde puso énfasis, mostró músculo ya que le interesa mucho la frontera para sus objetivos futuros. En cuanto a la panista Maru Campos, alcaldesa de la ciudad de Chihuahua, está haciendo una gran trabajo en la capital del estado, y eso les preocupa a muchos. Pero tendrá que hacer mucha labor dentro del PAN, ya que Corral tiene muy dañada la imagen del partido al exterior como al interior. Respecto de los otros partidos, como el Verde, el PT, o el PES, que se quedó sin registro, seguramente van a esperar las definiciones para arrimarse a quienes les proporcionen mejor sombra. Falta mucho pero las patadas ya empezaron y conforme se sigan acercando las próximas elecciones lo que pase será de pronóstico reservado.