Opinión

¿Y el Covid?

Este diciembre se cumplen dos años desde que salió a la luz la existencia del Covid-19

Erasto L. López
Analista Ciudadano

miércoles, 24 noviembre 2021 | 06:00

Este diciembre se cumplen dos años desde que salió a la luz la existencia del Covid-19. Recuerdo que fue en enero de 2020 cuando se comenzaba a escuchar en las noticias sobre el surgimiento de un nuevo virus en las lejanas tierras de Wuhan, China. Sinceramente, éramos muchos los que ignorábamos siquiera que existía una ciudad con ese nombre. Y es que el hecho de que el virus llegará nuestra ciudad se veía tan lejano, tan tardado y casi casi imposible. 

Sin duda alguna el surgimiento de este virus nos abrió los ojos para darnos cuenta de lo frágil que es la vida y la humanidad en sí. Nos hizo frenar de golpe el acelerado ritmo que llevábamos muchos en nuestras vidas, y nos puso en el panorama el apreciar las pequeñas cosas diarias de la vida y a nuestros seres queridos, ya sean familiares o amigos. 

Durante el 2020, era evidente el temor que sentían la mayoría de los juarenses y los paseños por el arribo del Covid a la región. Calles solitarias, aulas vacías, negocios cerrados, restricciones por todos lados; uso de cubrebocas, aplicación de gel antibacterial, tapetes desinfectantes, toma de temperatura y en algunas ocasiones medición de la oxigenación corporal. En vísperas de navidad y año nuevo de ese mismo año familias lamentaban la perdida de uno o varios seres queridos, al mismo tiempo que otras familias agradecían el haber llegado al final del año sin tener que lamentarse de la muerte de alguno por dicha causa. 

El 2021 fue recibido con mucho entusiasmo y esperanza, sobre todo porque comenzaba a circular la noticia de la llegada de vacunas a nuestro país. Después largos días de espera la vacuna llego a nuestra ciudad y paulatinamente se fue aplicando, primero los adultos mayores, seguido a los adultos y posteriormente a los jóvenes. Con la aplicación de la vacuna se vino un proceso de desinhibición de la población, algo que yo diría como “valemadrismo”, y todo aquello que algún día nos protegió, como los cubrebocas, el gel antibacterial, la sana distancia, entre otros, fueron quedando relegados del protocolo de seguridad anti-Covid. 

Ahora, casi al concluir el 2021, se hace más evidente el abandono de dichos protocolos, algunos bajo la idea de “ya estamos vacunados”, otros argumentando “de algo nos tenemos que morir”. Pese a los avances que se han tenido con el combate al Covid-19, pareciera que este se rehúsa a retirarse por completo, y es que muchos médicos y expertos en el tema han asegurado que este es un virus “con el que tendremos que aprender a lidiar para siempre”. 

Hace unos días, algunos países de la región asiática y europea han alertado por el incremento de casos de infectados con este virus que aún asecha en varias partes del mundo. En el caso de México, solo se ha solicitado “no bajar la guardia”, sea lo que sea que eso signifique. Y es que este tipo de dichos de “no bajes la guardia” es como un “no estés triste” o un “no tomes tanto”, se convierte en un simple dicho, pero no en una estrategia. 

Es imperativo que tanto los gobiernos, escuelas, negocios, empresas, etc. etc. tengan un plan estratégico para que, en caso de que se venga una nueva ola, no nos meta una revolcada, con dos años de experiencia, ya no hay pretextos. 

close
search