Opinión
OPINIÓN

Video: Ocultan lo que pudo ser una masacre

Tiene el individuo todas las características y la indumentaria de un soldado del Ejército azteca y/o de la Guardia Nacional

LA COLUMNA
de El Diario

lunes, 29 marzo 2021 | 06:00

• Ocultan lo que pudo ser una masacre

• Ni despensa dejaron a huérfanos de la violencia

• De todos los candidatos es casi el único morenista

• Caso Maru brinca a la etapa de campaña

Las imágenes en fotos y video no presentan lugar a dudas sobre lo que pudo ser convertido en una masacre de migrantes a manos de un hombre con todas las características de un militar mexicano. Ocurrió en la zona de Anapra.

Fueron presentadas las grabaciones el fin de semana por El Diario, de manos de un migrante centroamericano que alcanzó a tomar al hombre a sus espaldas mientras preparaba el arma, la levantaba, apuntaba y cortaba cartucho.

Ese hombre y varios armados más detuvieron al grupo de migrantes y los regresaron a la zona urbana de la ciudad.

Tiene el individuo todas las características y la indumentaria de un soldado del Ejército azteca y/o de la Guardia Nacional, pero voceros de ambas instituciones han negado que sean de ellos aun y cuando no se conoce la existencia de grupos paramilitares en toda la región.

No es sano el silencio para la imagen del Ejército, particularmente cuando el presidente de la República ha depositado en sus mandos la confianza de una gran cantidad de decisiones vitales para el país, entre ellas gran parte del operativo de la vacunación y hasta la construcción de un aeropuerto.

Esconder un hecho que pudo ser catastrófico con implicaciones necesariamente internacionales da pauta para que los malos militares den rienda suelta a la irresponsabilidad contra la población civil.

Ya ocurrió en Delicias recientemente con el ataque a un matrimonio en medio de un conflicto estrictamente social, del que por cierto todavía hay varios agricultores en prisión detenidos por la Guardia Nacional.

•••

En un comparativo anual del gasto destinado al Fondo de Atención a Hijos de las Víctimas de la Lucha contra el Crimen (Fanvi), se aprecia que su presupuesto cayó de 30 a 10 millones de pesos entre el año pasado y el actual. Es un criminal desplome de 66 por ciento.

La drástica baja presupuestal no tiene justificación alguna cuando el gasto público decreció alrededor del seis por ciento, proporción en la que se afectaron generalmente las partidas de todos los entes gubernamentales.

Se ha intentado justificar con la idea de que las funciones del Fanvi las asumiría la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, que depende de la Fiscalía del Estado, pero dicha dependencia apenas alcanza otros 10 millones de presupuesto. Ni en sueños llega al monto ideal.

Pero no es eso solamente lo que ha afectado a cientos de familias conformadas por viudas y huérfanos de policías y de civiles, algunos incluso involucrados en el crimen, pero que no por ello pueden dejar de considerarse víctimas sus hijos.

Lo peor es que se arrastran desde los últimos dos meses del año pasado y lo que va del actual, adeudos de la Secretaría de Hacienda al Fanvi por alrededor, precisamente, de 10 millones de pesos, correspondientes al presupuesto anterior y al actual.

Eso llevó a que cientos de familias que recibían apoyos, incluidos 500 pesos mensuales para ayuda de despensa, fueran afectadas, recortándoles a sólo 200 pesos la aportación cada mes. Una miseria que para colmo también les comenzó a ser regateada en noviembre del año pasado.

A la fecha, por ese adeudo millonario de Hacienda –que además se repite en otros fondos, fideicomisos, asociaciones civiles y fundaciones de diferentes tipos– ni siquiera ese mínimo monto para despensa se les ha pagado a alrededor de 600 familias de toda la entidad, de las cuales la mayoría están en la frontera.

En la Fiscalía del Estado achacan el retraso, para variar, al desgano, falta de voluntad y decisiones cuadradas del secretario de Hacienda, Arturo Fuentes Vélez, a quien las cuentas nomás no le salen ni con los centavos ni con los millones.

•••

Con la duplicidad del término constitucional solicitada por la defensa de la candidata panista a la gubernatura, Maru Campos, la estimación de los jueces locales es que si no es este caso, el otro que está pendiente habrá de brincar a la etapa de campaña electoral, que ya comienza en una semana.

La estrategia de los defensores, encabezada por el exprocurador Francisco Molina Ruiz, parece haber medido los tiempos para que así fuera.

Eso hace más interesante el proceso al que ha sido sometida de forma obsesiva la abanderada de la alianza PAN-PRD, pues le añadirá el toque de una elección de Estado, que de hecho así ha sido marcada desde el proceso interno del albiazul.

Adicionalmente está pendiente la otra audiencia, porque la que se realizó la semana pasada (y continúa mañana con la vinculación o no a proceso) fue por la causa que sigue la Fiscalía General del Estado. Falta la que ha judicializado la Fiscalía Anticorrupción.

Esos dos procesos, o al menos el segundo, no alcanzarán a desahogarse en esta semana y como la otra comienzan las campañas, lo previsible es que así habrá de arrancar la abanderada.

•••

Aunque es de dominio público, porque así lo ha dado a conocer el magistrado destituido Jorge Ramírez, todavía es hora que la sentencia que lo ampara no ha sido notificada al Tribunal Superior de Justicia del Estado. Al menos hasta el último día hábil de la semana pasada no se había entregado.

En las oficinas del presidente del Tribunal, Pablo Héctor Villalobos, están a la espera del famoso engrose de la sentencia que ha presumido el duartista, que se supone tiene un plazo de ejecución de 10 días desde la fecha de la emisión el viernes 19 de marzo.

El Poder Judicial no es parte en este juicio de amparo en el que están señalados el Ejecutivo y el Congreso del Estado, pero obviamente es el pagano y es al que la justicia federal tiene en la incertidumbre sobre cómo y cuándo deberá reinstalarlo. Si es que tiene esos alcances la resolución.

•••

En los chats de Morena la discusión constante es la falta de candidatos con origen en el partido, a raíz de las postulaciones de un montón de abanderados que llegaron del PRI o del PAN.

Alguien tuvo a bien, sin embargo, destacar que de los 15 candidatos a gobernador que participarán en estas elecciones, el de Chihuahua, Juan Carlos Loera, es casi el único con marca totalmente de la casa. No es poca cosa, es la candidatura principal.

En el listado que circula entre los morenistas puede apreciarse –con la salvedad del caso de Guerrero, donde sería relevado Félix Salgado Macedonio– que únicamente aquí y en el estado de Baja California, donde fue designada Marina Ávila, se seleccionaron abanderados químicamente puros.

En todos los demás fueron candidatos expriistas y experredistas o ambos; unos dicen haber hecho carrera en la izquierda, otros ni siquiera disimularon el oportunismo, pero el caso es que la mayoría se subieron a la 4T cuando ya tenían algo seguro.

Al equipo de Loera de la Rosa no le había caído el veinte de que esa comparativa nacional es una de las fortalezas que puede presumir, porque realmente son pocos en el país los que tienen carrera, sin rajarse, al lado de Andrés Manuel López Obrador.

Eso le sirve no tanto al exterior de Morena, sino al interior, donde sigue haciendo falta cohesionar a los grupos internos, por más pequeños que sean.