Opinión

Video: La promesa fue de 14 días

El lunes 2 de noviembre se llevó a cabo aquella urgente sesión del Consejo Estatal de Salud que derivó en un toque de queda de hecho para toda la población del estado y severas medidas restrictivas contra el grueso del sector económico chihuahuense

Tomada de Internet

LA COLUMNA
de El Diario

miércoles, 18 noviembre 2020 | 06:00

-La promesa fue de 14 días

-Viene la voladora contra polis estatales

-Por Covid quieren dedazo en el PAN

-Estrena Morena su delegado el fin de semana  

El lunes 2 de noviembre se llevó a cabo aquella urgente sesión del Consejo Estatal de Salud que derivó en un toque de queda de hecho para toda la población del estado y severas medidas restrictivas contra el grueso del sector económico chihuahuense.

No hubo comunicado ni pronunciamiento firmado por miembro alguno del Consejo fuera del gobernador, Javier Corral; y de su secretario de Salud, Eduardo “El Higadito” Fernández, que solo repitieron cifras de contagiados y muertos por el Covid pero no explicaron indicadores ni el fenómeno médico que había provocado el incremento extraordinario de mortalidad e infectados.

No podían hablar técnica y menos científicamente sobre el tema porque lo ignoran, así que simularon una reunión del Consejo de Salud y se fueron por la vía fácil de las restricciones generalizadas. No tuvieron más creatividad para salir al paso que los castigos.

El martes 3 de noviembre fue de expectativa y amenazas que se convirtieron en realidad el miércoles por la mañana cuando tanto Corral como “El Higadito” aparecieron en redes anunciando a detalle el pliego de extraordinarias medidas.

Ese mismo día fue publicado el decreto correspondiente en el Periódico Oficial del Estado para entrar en vigor al día siguiente a las siete de la tarde, el jueves.

Durante la presentación mañanera del decreto, tanto Corral como Fernández aseguraron que cada 14 días serían revisadas esas órdenes. En versión digital de La Columna presentamos una fracción del video con sus palabras, por aquello de las desmentidas que son tan comunes en ellos.

El sábado, antes de tomar su obligado asueto de domingo y lunes, Corral anunció flexibilización en las restricciones. Rojo matizado, le llamamos.

Ayer los comerciantes y empresarios agremiados a distintas cámaras se pronunciaron con firmeza por piso parejo y reapertura de los negocios en general.

El pasado lunes fue inhábil, ayer no hubo señas de movimiento en Palacio de Gobierno; al contrario, fueron registradas protestas de tianguistas contra el cierre que no tuvieron eco alguno en los funcionarios estatales. Javier Corral anduvo en la Ciudad de México tratando con la Secretaría de Hacienda “las distintas presiones presupuestales que tiene el gobierno de Chihuahua”.

Según su promesa, el nuevo decreto debiera estarse publicando hoy en el Periódico Oficial del Estado (aparece miércoles y sábados únicamente).

Nada hubo hasta muy tarde, salvo que hagan aquello de hace dos semanas: otra reunión simulada del Consejo de Salud y echar a andar la máquina del Periódico Oficial para que las nuevas medidas entren en vigor mañana.

No haría mal algo de presión al menos para que la palabra sea cumplida.

***

Con el pretexto de los engañosos exámenes de confianza y las pruebas de uso de drogas, la Agencia Estatal de Investigación prepara fuertes recortes de personal para hacerle frente a uno de los años más complicados en materia de finanzas públicas. Además, la medida ha comenzado a analizarse para toda la parte administrativa de la Fiscalía General del Estado y de la Secretaría de Seguridad Pública.

La versión de despidos masivos a partir de la siguiente quincena y lo que resta del año ha comenzado a prender alertas en las corporaciones, pues si bien todo mundo sabe que muchos agentes no laboran propiamente a favor de las instituciones, la realidad es que el crimen está tan infiltrado que podrían salir corridos los buenos y reafirmar su control los no tan buenos.

La orden de recortes en el gasto fue girada desde la Secretaría de Hacienda, donde despacha Arturo Fuentes Vélez, a quien se someten prácticamente todos los administradores financieros de las dependencias estatales.  

La instrucción fue la de bajar a rajatabla, al menos el 20 por ciento, el gasto en todas las áreas, lo que pasa por una necesaria reducción de personal. Al principio los administradores de la FGE creían que la medida solo sería aplicable a la parte administrativa, pero resulta que también la operativa está contemplada y obligada.

Esto quiere decir que están en juego las plazas de muchos agentes estatales distribuidos por toda la entidad, si se engloban, aunque orgánicamente no dependan de la misma estructura, los que forman parte de la Policía Ministerial Investigadora (FGE) y los que corresponden a la policía preventiva de la Comisión Estatal de Seguridad (SSPE). Ambas dependencias finalmente se pagan de la misma bolsa.

El “crack” financiero con el que se encamina a cerrar el gobierno de Javier Corral tiene en el recorte policiaco uno de sus peores síntomas y eso augura las peores consecuencias. ¿A dónde van a parar esos elementos adiestrados en las armas, la investigación, la seguridad pública? En el mejor de los casos acabarán en un modesto empleo mal pagado; en el peor y más probable van a las filas de los grupos criminales que dominan gran parte del territorio estatal.

Y falta ver los criterios para un recorte masivo de policías, porque si las mafias se imponen y corren a los que sirven como agentes, el estado se habrá entregado en bandeja de plata a la delincuencia… si es que eso se puede todavía más.

***  

El Covid no será impedimento para la sesión del Consejo Estatal del PAN este sábado próximo en la capital del estado, donde la dirigencia que encabeza Rocío Reza habrá de buscar el acuerdo para que la Comisión Permanente sea la que designe candidatos albiazules en la entidad. Esa probabilidad es la más candente, más allá de las alianzas que se logren con otros partidos.

La propuesta que buscará sacar adelante el corralismo en el máximo órgano partidista tendrá como argumento la pandemia. Es decir, no se pueden realizar reuniones ni convenciones en esta emergencia sanitaria, así que no queda de otra más que el dedazo como única alternativa de decisión democrática.  

El Covid será el pretexto, pues, para delegar la facultad de las candidaturas a la Permanente, que reúne a la crema y nata azul de la entidad. Aunque no es propiamente la instancia albiazul mejor equilibrada.

La propuesta -que ha comenzado a soltar poco a poco a los consejeros estatales el secretario General del PAN, José Luis Cisneros Carlos-, ha puesto en alerta otra vez al equipo de la alcaldesa María Eugenia Campos Galván. Cómo no, si ella es el blanco al que apunta la decisión de la dirigencia obviamente ordenada desde el Palacio de Gobierno.

La Comisión Permanente integrada en 2018 quedó bajo dominio del corralismo. El listado completo de los 30 integrantes de la militancia (puede verse en la edición digital de La Columna) contiene apenas 10 integrantes leales a la alcaldesa, entre ellos sus operadores de primera línea que forman parte de su gabinete, con el exdirigente estatal, Mario Vázquez Robles, a la cabeza.

En el mismo órgano están 15 incondicionales al senador Gustavo Madero, comenzando por él mismo, el subsecretario de Gobierno Carlos Olson San Vicente y la "vicegobernadora" Leticia Corral Jurado. Y hay cinco más que podrían ser indecisos, aunque lo cierto es que están en la nómina pública estatal y eso los hace favorables a la línea oficial.

Esos 30, más una docena de funcionarios del Comité Directivo Estatal, legisladores, alcaldes y el gobernador, serían los encargados del dedazo desde la Permanente.  

Doblegar al Consejo Estatal, donde no hay nada escrito, es el reto de esa aplanadora corralista que busca por todos los medios cerrarle el paso a Maru Campos. Ella por su cuenta tiene el Comité Ejecutivo Nacional de su lado y bastante control en los consejeros estatales como para quedarse a esperar que le pasen por encima.

***  

El viernes arriba a Chihuahua y el fin de semana comenzará sus reuniones el senador duranguense José Ramón Enríquez Herrera. Es el nuevo delegado de Morena que tendrá a su cargo la conducción de las negociaciones para definir las candidaturas de 2021, que ya deberán estar listas en el mes que viene.

El legislador tiene trayectoria en el PRI, en Movimiento Ciudadano y ahora en el partido de la 4T. Como senador se hizo parte de la bancada cuyas riendas lleva el zacatecano Ricardo Monreal, lo que fue clave para que ahora el nuevo dirigente nacional de Morena lo haya designado como delegado especial para Chihuahua.  

La designación del duranguense algunos la presumieron como la inequívoca señal de que serán favorecidos con la candidatura a gobernador. Sin duda viene a hacer esa tarea decisiva el senador duranguense, pero aún faltan los últimos amarres… y una posición de ese tamaño se puede caer en cuestión de minutos.

El trabajo del morenista no será suplir al dirigente estatal, Martín Chaparro, sino centrarse en los acuerdos internos para lograr candidaturas en todo el estado. Es la labor que hizo en la entidad la hoy subsecretaria del Bienestar, Ariadna Montiel, en 2018.  

A partir de su llegada se podrá decir si viene con línea oficial o no. Pero no tanto de la dirigencia morenista, de la coordinación en el Senado o de cualquier otra instancia de poder, sino de Palacio Nacional, de donde sin duda saldrá la decisión sobre quién será el candidato en Chihuahua.

Con el arribo del senador, por lo tanto, comienza la fase final de las definiciones en Morena.