Opinión

OPINIÓN

Video: ‘El 300’ en acción y el Ejército patrullando

El horno de la inseguridad no está para bollos y el Ejército y la Guardia Nacional le agregan el ingrediente del misterio, la incertidumbre y el ocultamiento total de la información, previo al jueves de terror que sufrieron los juarenses con una docena de incendios intencionales

LA COLUMNA
de El Diario

viernes, 14 enero 2022 | 06:00

-‘El 300’ en acción y el Ejército patrullando

-El ‘cochinero judicial’ pasa a otro nivel

-Cinthia llama de baja ralea a quienes impuso su marido

-A Parral no hay que llevar SUVS ni Pick Ups

El horno de la inseguridad no está para bollos y el Ejército y la Guardia Nacional le agregan el ingrediente del misterio, la incertidumbre y el ocultamiento total de la información, previo al jueves de terror que sufrieron los juarenses con una docena de incendios intencionales.

Presentamos en versión digital varias fotos y un video que muestran la llegada a Juárez de algún par de decenas de vehículos cargados con elementos del Ejército la noche del miércoles, escasas horas antes del inicio de los ataques.

Según fuentes extraoficiales de la Secretaría de Seguridad Pública, las agresiones habrían sido perpetradas por seguidores de “El 300”, René G.G.S., líder de “La Empresa”, liberado de prisión semanas antes de concluir Javier Corral su administración.

Arribaron los soldados por el Libramiento Independencia, se metieron por el Juan Pablo II y apuntaron hacia un cuartel, en Anapra. Ayer solo fueron testigos silenciosos ante las agresiones.

Oficialmente, no hay un solo dato sobre ese operativo ni la posición castrense sobre la jornada violenta. Antes abiertos a cualquier solicitud de información, hoy callan como cajas fuertes los jefes en la V Zona Militar con sede en la ciudad de Chihuahua, de donde depende la Guarnición local. Es obvia la consigna para el silencio.

Llamó la atención el despliegue de soldados porque se creyó que forma parte del refuerzo militar prometido por el Gobierno de la República para tratar de disminuir los altos índices de violencia en la ciudad, en particular las extorsiones y los asesinatos, que en diciembre alcanzaron la cifra de 130; en enero van arriba de 40.

Quizá únicamente se trató de relevo normal de tropas lo de antenoche, pero mueve al menos a suspicacia que se haya dado previo a los incendios masivos.

Además, el Gobierno federal lo que tiene prometida es la reintegración de supuestos dos mil soldados de la Guardia Nacional –no del Ejército- que fueron sacados de Juárez en la víspera de Navidad coincidentemente con el recrudecimiento de los asesinatos y las extorsiones.

Daniela Gómez Gómez, vocera de la Guardia Nacional en la Ciudad de México, optó por no contestar ni el teléfono para los requerimientos informativos. Los alcaldes de Chihuahua, Marco Bonilla; y de Juárez, Cruz Pérez Cuéllar, han asegurado que llegarán más de dos mil tropas de la GN, pero de la GN nadie confirma nada.

La última instancia del Gobierno federal en Chihuahua, el superdelegado, Juan Carlos Loera, fue siempre profuso para informar sobre movimientos en las corporaciones federales de seguridad, ahora remite las respuestas “ a quien le corresponda”. Ayer también calló.

La coordinación de corporaciones luce de nuevo descoordinada. Prueba de ello es la realidad en las calles. Los delincuentes jugaron ayer al gato y al ratón con las policías Estatal y Municipal. Mordieron el anzuelo en el Valle de Juárez para prender fuego en la zona urbana.

***

Advertimos que sería impresionante la decisión que tomaría ayer el Consejo de la Judicatura para ratificar a casi 30 jueces penales... y así fue. Triple drama, lo dijimos: moral, legal y político.

Los cinco integrantes de la Judicatura, Miriam Hernández (la presidenta), Luis Villegas, Minerva Correa, Abelardo Valenzuela y Gabriel Ruiz, presentaron antes de la votación un pronunciamiento que explica esa decisión al menos en apariencia dolorosa.

Debieron ratificar, ellos, aliados del nuevo régimen estatal encabezado por Maru Campos, a 28 jueces penales impuestos por el equipo del exgobernador, Javier Corral Jurado, en un proceso de evaluación lleno de corrupción y trampas.

El pronunciamiento de los nuevos consejeros es vital para entender su conflicto interior:

“Este pleno, en su oportunidad, no contó con la totalidad de los elementos y la información necesarios para llevar a buen término dicho procedimiento. En su momento, las faltas y omisiones respecto de los distintos trámites marcados por la Constitución y la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado, no fueron satisfechas en su totalidad. Es decir, EN TODOS LOS CASOS la información con la que se cuenta es limitada o está incompleta; en esa virtud, es que por acuerdo unánime de este órgano colegiado se determinó continuar con el proceso de ratificación en los términos que marca la ley, sin menoscabo de que EN SU OPORTUNIDAD se examine en lo individual y hasta las últimas consecuencias, el desempeño de cada uno de los servidores públicos que conforman el Poder Judicial del Estado, con independencia de sis se trata de servidores públicos, sujetos o no, a un proceso de ratificación”.

Eso significa que si bien los señores y señoras jueces ya fueron ratificados, muy pronto podrían inclusive terminar hasta inhabilitados por el seguimiento de las investigaciones a sus irregulares exámenes.

Eso ocurrirá si la Judicatura aplica al pie de la letra su compromiso de ir “hasta las últimas consecuencias” y no es una trama de auténtica simulación y mentira como aquella cuando Corral advertía sobre la “monumental corrupción” hallada en el Poder Judicial al iniciar la administración y no movió ni una gota de polvo; al contrario, dejó peor que como recibió.

Ahí están los hechos

***

Hubo reacciones encontradas por la decisión que tomó el Poder Judicial sobre esos 28 jueces; era de esperarse.

Hay entre el duartismo muchas víctimas de los juzgadores que, en múltiples casos, actuaron bajo consigna del corralato para proteger su inclusión en la dorada nómina judicial emitiendo toda clase resoluciones ajenas completamente al marco legal.

Entre los políticos aparecieron los diputados del PAN, del PRI y hasta del Movimiento Ciudadano aplaudiendo la decisión, pero los de Morena prefirieron la cautela y hasta deslizar alguna sutil crítica.

El exauditor Superior del Estado, Jesús Esparza, rompió sus venas porque entre los ratificados apareció alguno de los jueces que lo mandó a prisión buen tiempo. Calladito el exfuncionario se vería más bonito porque fue de quienes alegremente presumió su bonanza económica desde antes de arribar Duarte a la gubernatura, muy lejos la presunción respecto de los sueldos modestos que recibió menores a los 100 mil mensuales.

No abrió la boca ni Antonio Tarín, el exfuncionario de Hacienda que duró casi los cinco años encarcelado.

Desde algún lugar del también dorado retiro, en la pereza que siguió a la pereza de los cinco años en el gobierno, también reaccionaron los Corral, obviamente.

Ya retomaremos más ampliamente la calidad moral del matrimonio Corral-Chavira para abordar estos temas pero por lo pronto la expresidenta del DIF, salió a la media noche de antenoche a decir que “ni el Poder Judicial ni Chihuahua merecen juzgadores de esta ralea”:

Debemos soltar una carcajada más de enojo que de diversión. Ella, Cinthia, su comadrita Lucha Castro y su marido impusieron justo a esos jueces. Ellos y nadie más. Los tintos en la madrugada no son aconsejables, y menos en exceso.

***

Ese tema de la inseguridad no es privativo de Juárez. Los tres niveles de gobierno en Parral, el municipal, el estatal y el federal, han sido incapaces de contener la tremenda violencia que afecta a sus cerca de 120 mil habitantes.

No es broma cuando en aquella localidad, llamada la capital del mundo, recomiendan a los visitantes que lleguen en transporte público o que lo hagan en vehículos chicos, pues de hacerlo en SUVs o Pick Ups corren el riesgo que se los roben.

Los grupos delictivos que operan allá tienen desde hace más de tres años “bastante trabajo” con el robo de vehículos “grandes” para trasladarlos a la región serrana donde pelean desde entonces de manera encarnizada distintas facciones del Cártel de Sinaloa, alguna de ellas aliada ya con el Cártel de Juárez.

Han ocupado para el efecto cientos de vehículos en la refriega.

Las autoridades municipales de allá, igual que en Juárez, solo reciben promesas de auxilio por parte de la Federación, pero nada efectivo. No hay manera que solos le hagan frente a los cada vez más arraigados cárteles que operan en la zona.

Notas de Interés

close
search