Opinión
OPINIÓN

Ven amenaza de muerte en severo regaño

Es probablemente excesivo que algunos funcionarios municipales se sientan amenazados de muerte por sus observaciones o críticas al tiradero de obras que trae el gobierno estatal en Juárez, pero literalmente así lo han dicho a gente cercana

LA COLUMNA
de El Diario

viernes, 23 abril 2021 | 06:00

-Ven amenaza de muerte en severo regaño

-Juan Carlos manda mensaje a Palacio

-Preparan escoltas para cuando se vaya Corral

-Marcha de los LeBaron aunque sea en rojo

Es probablemente excesivo que algunos funcionarios municipales se sientan amenazados de muerte por sus observaciones o críticas al tiradero de obras que trae el gobierno estatal en Juárez, pero literalmente así lo han dicho a gente cercana. Tienen temor de ser privados de la vida, de ese tamaño.

Insistimos que puede ser exagerado, pero los solos montos por al menos tres mil millones de pesos circulados en obras –más lo que viene en concesiones, camiones, tarifas, centro de convenciones etc.- hablan de los intereses en medio de todo y el peligro que implica para quien o quienes se atraviesen. Adriana “La Güera” Fuentes ya tuvo el infortunio de ser agredida por gorilas de la Policía Estatal al oponerse al tiradero sin ton ni son.

El Gobierno estatal se ha empeñado en terminar las obras a como dé lugar aunque las haya empezado al cuarto para las doce y en completo desorden. Algunas fueron arrancadas en julio del 2019 y terminaron casi después de año y medio tras meses de retrasos. Otras fueron iniciadas a mediados del 2020 y ahí siguen. Concluye el régimen en cinco meses.

Javier Corral no oculta su angustia ni tampoco su enojo contra los impedimentos para que las obras avancen con mayor rapidez aun cuando los problemas sean originados por él mismo, sus funcionarios y las constructoras que buscan la gran tajada con la menor inversión.

El gobernador estalló el lunes contra varios funcionarios municipales a los que hizo reunir en las oficinas estatales de Pueblito Mexicano. Delante del presidente municipal, Carlos Ponce Torres, los dejó como lazo de puerco.

El encuentro se dio después de una comida privada en el Ardeo de casi tres horas que sostuvo con el alcalde con licencia y ahora candidato a diputado federal por Morena, Armando Cabada.

Los funcionarios escucharon atemorizados cómo el gobernador los responsabilizó de atacarlo con “politiquería barata y chismes” en los medios de comunicación.

Los regañó también por “estar bloqueando” los permisos de obras “sin tomar en cuentas las necesidades de la gente”, como si el propio municipio y los juarenses hubieran sido consultados sobre tales proyectos.

Ahí aparecieron con sendos pucheros en primera fila el coordinador de Vialidad municipal, Sergio Almaraz; la directora de Desarrollo Urbano, Liliana Ana Méndez; el administrador de la Ciudad, Víctor Manuel Ortega; y el propio alcalde, el buen doc Carlos Ponce Torres. Fue testigo de los hechos la nueva jefa de Comunicación Social en Juárez y corresponsal de El Universal, Ibeth Mancinas.

Así, por medio de la imposición, del regaño vil y el trato déspota hacia las autoridades municipales fue como el gobernador consiguió “destrabar” los permisos pendientes. Ayer por la mañana sostuvo otra reunión similar ahí mismo pero con los constructores. Los regaños fueron por otros motivos, pero al fin regaños.

Alguno o varios funcionarios municipales aflojaron más por miedo que por el cumplimiento del estado con todos los requisitos para seguir con las obras.

Esa es la realidad. La tensión seguirá no tanto por las autorizaciones sino por el desorden y mala calidad prácticamente en todos los trabajos llevados a cabo en distintos puntos de la ciudad

***

Cascabelito al gato, pero al fin cascabel le puso Juan Carlos Loera de la Rosa a su exaliado el gobernador Corral.

El candidato de Morena a la gubernatura subió un tuit cargado de veneno destinado particularmente al mandatario estatal.

“Durante años he ido a cada municipio y región de Chihuahua por carretera. Esto no va a cambiar; solo en trayectos largos usaré vuelos comerciales. Estamos cansados de los malos gobiernos y sus lujos. Serviremos al pueblo, y nos serviremos del pueblo”.

Javier Corral Jurado se ha despachado con la cuchara sopera de la flotilla aérea del gobierno del estado. Lleva realizados más de mil vuelos en helicópteros y aviones. Ha gastado decenas de millones de pesos.

Nada menos el lunes llegó a Juárez en uno de esos aviones. Se devolvió a Chihuahua y ayer regreso en el lujoso helicóptero Bell 429. De aquí voló a Cuauhtémoc y de allá de nuevo a Chihuahua. Todo un aristócrata de la burocracia con cargo al pueblo.

***

En la División de la Policía Bancaria, Comercial e Industrial, de la que dependen los agentes que son comisionados como escoltas de empresarios o funcionarios, circula un estimado del costo que se debe pagar de forma mensual por cada elemento de seguridad.

Fue precisamente la administración de Javier Corral la que ordenó organizar esta labor. Así, por cada policía que se comisiona como escolta, la corporación dependiente de la Comisión Estatal de Seguridad cobra alrededor de 35 mil pesos mensuales por agente asignado.

Esta cantidad cubre el sueldo de cada policía (alrededor de 20 mil pesos incluida la compensación), el uso de armas y de combustible de unidades oficiales. Apenas sale el costo de operación; con eso no pierde la CES, aunque tampoco gana por brindar el servicio de seguridad privada con agentes públicos.

Pues bien, de esa división es de donde habrían de sacarse agentes para dotar de escoltas al gobernador, fiscal, secretario de Seguridad y secretario de Gobierno una vez que concluyan sus cargos. Claro, en caso de que el Congreso apruebe tal disposición apenas eliminada en 2017 por el propio Corral.

Pero el área administrativa de la CES no tiene capacidad de maniobra ni para comprar un lápiz dado que sus arcas están vacías.

Ojalá que al menos tomen eso en consideración los diputados a la hora de analizar la propuesta, lo que podría darse la siguiente semana, para que doten al área de más presupuesto o de plano les digan a los casi exfuncionarios que si quieren escoltas, que los paguen.

***

“Jale mata grilla, fuertes, firmes y dignos”, puso en su perfil el jefe de la Policía Estatal en Juárez, Ricardo Realivázquez, mientras se le acumulan por montones denuncias de corrupción documentadas en múltiples videos con los que bien puede armarse una serie televisiva de las maratónicas.

****

Hasta ayer por la tarde la familia LeBaron, representada por Adrián y Julián, los más conocidos por su activismo social, no habían suspendido y por el contrario habían reforzado la organización de la marcha anunciada para el próximo lunes.

Así el semáforo epidemiológico se encuentre en color rojo, como irresponsablemente han amenazado el gobernador Javier Corral y sus funcionarios desde hace días, el pueblo mormón protestará desde Galeana hasta la capital del estado.

Según las invitaciones que corren entre los pobladores de LeBaron, el rojo que histéricamente se pretende imponer con cifras manipuladas del Covid tiene varios objetivos políticos, entre ellos el de minar la marcha de protesta y las campañas que están en marcha.

Por eso es que su intención es realizarla pase lo que pase. Creen que el reclamo a Corral, al fiscal César Peniche y al excomisionado de Seguridad Óscar Aparicio, que se fue con los peores resultados en la materia, no puede esperar.

Los pobladores de Galeana, de municipios vecinos y ciudadanía en general, están invitados a una caravana vehicular desde el noroeste de la entidad hasta la capital.

Ya en Chihuahua marcharán en autos y caminando con un solo zapato, para rememorar la hazaña de una de las niñas sobrevivientes de la masacre de noviembre de 2019, que caminó descalza de un pie alrededor de 14 kilómetros en busca de ayuda.

Tal vez tengan razón los LeBaron. Ni la pandemia puede frenar el reclamo por la injusticia, las complicidades, el trato inhumano a las víctimas y la indolencia ante los casi 11 mil ejecuciones y las más de tres mil desapariciones en la entidad.