Valor de la palabra gracias

Una palabra con un profundo significado que en nuestra sociedad actual ha perdido su belleza

Carlos Irigoyen
Analista Independiente
sábado, 30 noviembre 2019 | 06:00

Y no estoy hablando de las “gracias” u ocurrencias, de ésas que suelen pasar “sin querer queriendo”; es aquel vocablo que es definido como un sustantivo femenino que implica un agradecimiento, un vocablo que viene del latín gratia.

Una palabra con un profundo significado que en nuestra sociedad actual ha perdido su belleza y está reducido a un mero formulismo, las más de las veces a un mero protocolo que busca justificar el aprecio de algo.

Y es que hay tanto que agradecer… una de esas tradiciones de la cultura norteamericana que bien valen el esfuerzo de acoplarlas a nuestra cultura mexicana, tan en generosidad que la simple palabra no basta para reconocer esta gran cualidad de nuestra cultura.

En EU es un día emblemático cuya finalidad es agradecerlo mucho o poco que se tiene, es el día por excelencia en el cual se juntan las familias y se suspenden en su mayoría las actividades para dar paso a la comunión espiritual de las familias alrededor de la mesa con un platillo central, que es tradicionalmente un pavo con todas las guarniciones que llevan. Es una tradición ancestral que data de 1621, cuando en Massachusetts se reunieron los nativos para agradecer por la cosecha, el fruto de su esfuerzo; el fruto del trabajo honesto y disciplinado que da los necesarios para la supervivencia y desarrollo de las comunidades.

Ese encanto no se pierde, pero en la actualidad está aderezado de un profundo sentido comercial, las tiendas cerraban los jueves para desatar el consumismo el viernes en lo que se conoce como “Black Friday”, incluso el posicionamiento del lunes como “Cybermonday” está logrando un importante avance en las ventas; “placemarkets” como Amazon han tenido un desarrollo tan fuerte que han logrado ventas de más de un millón de productos en un lapso de 24 horas. Eso impulsa el desarrollo de la economía de una forma contundente, el consumidor tiene dinero para gastar, los comercios se benefician de ofertar productos “gancho”, los sistemas de distribución tienen que ser más agiles y los inversionistas logran un mayor rendimiento. En frontera es notorio el movimiento, desde el jueves con el pretexto de la cena se altera el movimiento en los puentes internacionales y se desata el consumismo. Es muy común ver a la gente que está acampando en las tiendas desde la noche anterior con la esperanza de ser los primeros en poder entrar a comprar; incluso la dinámica ya se hace en grupo, unos se forman para pagar mientras que otros están husmeando por la tienda para saber qué se van a llevar. Sin duda es una fecha especial que no sólo afecta la dinámica familiar, sino que altera la economía de las regiones.

Las fronteras como Reynosa, Matamoros, Laredo, Nogales, Mexicali, Tijuana y Piedras Negras tienen la forma de experimentar esta situación; aun así, es interesante ver como residentes del interior como por ejemplo de Monterrey, acuden a las fronteras más cercanas.

“Black Friday” es un fenómeno brutal de la mercadotecnia y lo que falta de ver en la medida en que se desarrolle el comercio electrónico y penetre en los hábitos de compra de los consumidores.

Pero está la contraparte, ¿a qué costo se da este desarrollo económico? El comportamiento empresarial se ha modificado, con el pretexto de vender más se hacen las aperturas de las tiendas desde la noche del jueves y se da durante todo el viernes de manera continua. Dada esta nueva situación, ¿qué pasa con las familias que no tienen la oportunidad de convivir en la noche de Acción de Gracias porque uno o varios de sus miembros tienen que trabajar? ¿Qué pasa cuando algunos miembros de las familias deciden irse a comprar y dejar la cena a media, sin gozar de la agradable convivencia?

Pero reitero, es una de las festividades más emblemáticas; dar gracias es un asunto de vital importancia. La reflexión se impone, ¿cuántas veces le hemos dado las gracias a nuestros padres por su esfuerzo para sacar adelante a la familia? A nuestra familia por su cobijo en cualquier situación, a nuestros maestros por su loable labor de construir sociedad, al empresario por arriesgar su dinero y crear fuentes de trabajo para salir adelante como sociedad, al compañero de trabajo que nos da la mano para sacar un trabajo o reconocerlo por algo que hizo bien. A nuestros hijos por su amor incondicional, a quien usted quiera por el solo hecho de compartir, crear y hacer al esfuerzo para lograr algo. Ése es el verdadero sentido del día, ojalá que logremos llegar a un punto donde como sociedad vivamos la cultura del agradecimiento y dejemos de decir mecánicamente gracias para estirar la mano y con suma franca y profunda emotividad agradezcamos los detalles que nos hacen ser mejores y nos dan la oportunidad de disfrutar más de la vida.