OPINIÓN

Usa el Bell 429 para sembrar cizaña

El cobre ya lo había sacado el gobernador desde que incumplió su juramentada promesa de la austeridad y usa ahora la flotilla aérea del Gobierno estatal para ir hasta al Oxxo de la esquina

LA COLUMNA
de El Diario
martes, 19 noviembre 2019 | 06:00

• Usa el Bell 429 para sembrar cizaña


• Construyen en Juan Pablo II a lo tonto


• Buscan contagiar a la capital desde Juárez


• Al fin adiós a los cambios de horario


El cobre ya lo había sacado el gobernador desde que incumplió su juramentada promesa de la austeridad y usa ahora la flotilla aérea del Gobierno estatal para ir hasta al Oxxo de la esquina. 

Los asientos planchados que dejó César Duarte en helicópteros y aviones son los mismos usados por Javier Corral sin ninguna pena. Posaderas en la misma horma.

Podemos decir lo mismo de otros rubros que han dejado al descubierto la personalidad incongruente del mandatario estatal, su mismo sueldo aproximado a los 150 mil pesos mensuales cuando prometió disminuir los salarios a “toda la burocracia dorada”, toda la de 100 mil hacia arriba.

Ahora debemos sumar un acto de mal gusto, ramplón y corrientito. Se ha empeñado en provocar celos y envidias entre las cámaras empresariales chihuahuenses nomás porque algunos órganos de ese gremio le han soltado algunas críticas, que no son otra cosa que las verdades sabidas por el 80 por cientos de los chihuahuenses que lo han mantenido reprobado durante al menos dos años de los tres transcurridos de su infortunada administración.

Tenemos un par de imágenes en la versión digital, algo borrosas pero suficientemente claras como para identificar al presidente de la Cámara de Comercio en Chihuahua, Edibray Gómez; al propio gobernador Corral, y parte del séquito de guaruras que no se despega del mandatario ni a sol ni a sombra.

Corral y Edibray se aprestan a abordar el lujoso helicóptero Bell 429 del Gobierno estatal para ir del helipuerto de El Reliz en la ciudad de Chihuahua a la ciudad de Guerrero, donde sería llevado por el Congreso del Estado el festejo anual por el aniversario de la Revolución Mexicana. Nadie más en la nave, sólo ellos y la tripulación.

No tenemos duda que la idea no fue de Edibray, Corral sólo ha tratado de jalarlo para generar una percepción de relación positiva de su Gobierno hacia los directivos de las cámaras empresariales; lo mismo ha hecho con Rogelio González, presidente de Canaco Juárez, con quien no ha batallado para tenerlo bajo su dirección, pero la realidad es que no ha podido mangonear como lo ha intentando al resto de los miembros del Consejo Coordinador Empresarial: Coparmex, Canacintra, etc., etc.

Ya imaginamos la incomodidad de Edibray al treparse a ese helicóptero insultantemente caro y ser el único del sector privado en recibir la invitación sólo para satisfacer el otro hobbie de Corral, sembrar cizaña y discordia entre los empresarios. 


***

Apelaremos a esa frase costumbrista de que las fotos no mienten. La zanja es cercana al medio kilómetro de longitud por unos seis metros de ancho. Más de un metro de profundidad.

En buena parte del tramo no se aprecia señal preventiva alguna, en otro sólo un listón de plástico muy pequeño amarrado sobre varillas delgadas. En otro tramo algunos de los llamados trafitambos. Cientos o miles de conductores son expuestos a caer en el hoyanco de día o de noche. No hay nada que separe al pavimento firme del vacío.

No hablamos de ningún lugar remoto en el sur del país, o en la región serrana de Chihuahua, o rumbo al Espinazo del Diablo hacia Mazatlán… vaya, ni siquiera de calles en zonas periféricas de esta misma ciudad.

Es el Juan Pablo II y Francisco Villarreal. Por ahí pasan decenas de miles de conductores cada día, entre ellos pesados camiones de transporte público y de carga que lo mismo tienen como origen maquiladoras que los cruces internacionales Américas y/o Zaragoza.

Desde hace meses una empresa contratada por el Gobierno estatal, específicamente por su área de Obras Públicas, con el exalcalde de Juárez Gustavo Elizondo Aguilar a la cabeza, construye una gaza que tiene como objetivo aliviar el congestionado tráfico vehicular en la zona.

Ojalá que no hablemos de una constructora patito la que contrató Elizondo pero tiene muchas características: de entrada no le importan los conductores puesto que los señalamientos preventivos son mínimos o de plano nulos, como lo prueban las fotos en la versión digital de La Columna.

No se observa en las imágenes ni un solo trabajador al menos indicando que no existe ninguna separación entre el pavimento y la zanja.

Es evidente la negligencia tremenda con el único objetivo de ahorrarse el desembolso de los accesorios correspondientes frente a la obvia condescendencia del contratador Elizondo. De alguna parte debe salir el moche correspondiente, y una de las múltiples vías es ésa.


***

La alerta continúa en la Fiscalía General del Estado por los ataques que pusieron de cabeza una vez más a Ciudad Juárez en días pasados.

El fiscal general César Augusto Peniche y el comisionado estatal de Seguridad Óscar Alberto Aparicio pudieron disfrutar de un buen fin como siempre (las cosas se parecen a su dueño: el patrón flojea, ellos también), pero sus mandos en Chihuahua y Juárez no lo tuvieron tan tranquilo, dado que hay amenazas serias de que la capital ya fue contagiada por el mismo grupito que atacó en la frontera.

Según los reportes internos, hay movilización de las mismas células que desde el Cereso 3 orquestaron el caos en Juárez, para repetir la dosis en Chihuahua en los próximos días.

Se habla de la misma estrategia de bloqueos, incendios, ejecuciones al por mayor, planeadas al calor de lo ocurrido aquí. Pero además aprovechando el prácticamente nulo interés de los responsables de la seguridad en el estado por contener con seriedad la violencia.

Para variar, quienes controlan los penales en la frontera también lo hacen en la capital. Así que un operativo del crimen desde la cárcel de Aquiles Serdán es pan comido.

Por eso la alerta existente que poco o nada parece interesarle al fiscal Peniche y al comisionado Aparicio, quienes descansan hasta las más importantes decisiones en sus mandos medios. 

Por cierto, en las áreas de investigación de la FGE apuntan como dato más grave una falla en la política preventiva estatal que ha servido para facilitar la labor a los criminales.

Tanto en una ciudad como en otra hay personas y vehículos que han participado en cuestión de horas no en uno o dos eventos delictivos, sino hasta en cinco en el lapso de dos horas. 

En respuesta tienen cero reacción y nulo apoyo particularmente de la Policía de Chihuahua para búsqueda de delincuentes en los primeros minutos después de un hecho violento, que son los más importantes para lograr alguna detención.

Así que los temores crecen en las áreas de investigación, pues por un lado está la alerta de más ataques y por otro una disminuida capacidad de reaccionar ante ellos, tanto que pareciera es deliberada.


***

Nuevos especialistas que han arribado a la Secretaría de Energía han acordado de forma favorable, con diputados federales y locales, examinar los caminos que existen para acabar con los cambios de horario.

Luego de mesas realizadas por todo el estado, las diputadas Janet Francis Mendoza Berber y Patricia Jurado Alonso, de Juárez y Nuevo Casas Grandes, lograron empujar un acuerdo local para pedir la eliminación del horario de verano, que motiva los cambios en abril y octubre cada año.

Las legisladoras de Morena y el PAN no dieron el paso sin ponerse antes el huarache. En Energía con la llegada de la 4T se mostraron más receptivos a discutir el planteamiento que cada cambio motiva un debate, principalmente en Juárez, donde el desfase afecta no sólo en relación al centro del país, sino también al del país vecino.

A nivel federal Morena también enarboló la causa de los estados fronterizos del norte. Presiona en la Cámara de Diputados con el mismo argumento de que lo se ahorra en verano con el cambio se gasta en los meses de invierno.

Por eso es muy factible que estemos cerca del fin de 23 años –pues la medida se implementó en 1996– de horarios cambiantes.