Opinión
OPINIÓN

Una sórdida cronología de transas con la ley

El miércoles antes de cerrar oficinas le cayó un operativo estilo Covid a uno de esos personajes de naturaleza doble con pretensiones de quedar bien con Dios y con el Diablo

LA COLUMNA
de El Diario

domingo, 28 marzo 2021 | 06:00

El miércoles antes de cerrar oficinas le cayó un operativo estilo Covid a uno de esos personajes de naturaleza doble con pretensiones de quedar bien con Dios y con el Diablo; de hecho lleva como apodo el segundo.

Luis Raúl Flores Sáenz, igual que varias decenas, o centenas de políticos y empresarios, lograron gordos negocios con César Duarte y transitaron exitosamente hacia Javier Corral, más en sumisión al apetito instintivo por el dinero que al engorroso escrúpulo de la conciencia.

Sendos periodistas ocupan hoy sin vergüenza con Corral los mismos asientos en las aeronaves de Gobierno del Estado que antes ocupaban con César Duarte; ni lejos por respeto, tampoco por temor, simple prostitución; la venta de los secretos, de los chismes. Envilecido el modus vivendi.

Flores Sáenz aparece en todo el paquete con sitial de honor. Es el notario número cuatro que el miércoles fue suspendido por la dirección general del Registro Público de la Propiedad, dependiente nada menos que de Corral Jurado.

Es acusado de varias irregularidades, innecesario de abordarlas en detalle. Ha sido copiosa la información, pero reducida a un tema central: la certificación de recibos que formaron parte de la célebre nómina secreta.

Flores Sáenz fue usado hasta decir basta por Duarte e igual se puso de modo con Corral, cuyos escrúpulos son inexistentes. Con rodilleras y de posaderas cuando la ocasión lo amerita.

No es distinto el gobernador actual al anterior en materia de decencia. Presentamos hoy también fotos de su hermana Leticia Corral nuevamente en actividades de gobierno –el viernes- resguardada por policías estatales. Participó en la inauguración de un centro de salud. Nepotismo vil de alcances aún insospechados.

“Me da mucho gusto que se actúe frente a quienes cometen este tipo de faltas. Es un caso que vamos a llevar hasta sus últimas consecuencias por la gravedad de las cosas que están detrás de la actuación de este notario”, amenazó Corral tras ser informado que sus subordinados habían concretado con éxito la suspensión del notario.

Son procesos legales que se llevan muchísimo tiempo. El 10 de septiembre Corral no tendrá ya más autoridad con la cual juguetear, premiar y castigar como el dictador locuaz que es. 

Ahora el notario estará suspendido y su patente solo resguardada por eventuales apelaciones ante la justicia federal. Seguro se defenderá y buscará salir airoso para continuar los negocios con quien siga al frente de la gubernatura.

Corral está ahora fúrico contra Luis Raúl, pero insistimos, antes lo usó y lo pretendió seguir usando hasta que el notario sacó el espíritu de sobrevivencia transexenal –o quinquenal-, negó haber certificado los famosos recibos de la nómina secreta y echó a perder el santo grial con el cual pretendía deshacerse el gobernador de su odiada enemiga, aunque compañera de partido, Maru Campos.

Tenemos la sórdida cronología que antecedió a la relación Corral-Flores antes del miércoles. Vamos a ella. Es de implicaciones extraordinarias para todo el entramado de los expedientes equis o cacaraqueada “Operación Justicia para Chihuahua”. Va el retrato completo: 

1.- Alrededor de marzo de 2017 un testigo protegido acercó a Mario Trevizo al fiscal de la Zona Centro, Carlos Mario Jiménez, y al entonces consejero jurídico, Maclovio Murillo, para que se acordaran los términos de su colaboración con la “Operación Justicia”. Trevizo cooperó sobre todo con expedientes que tenían que ver la Comisión Estatal de Vivienda, la Secretaría de Gobierno y pocos casos relacionados con Hacienda.

Trevizo hoy es testigo protegido, o delator. Con Duarte fue consejero jurídico y secretario general de Gobierno.

2.- Mario Trevizo fue quien, a su vez, acerca a Javier Corral a su cuñado el notario Luis Raúl Flores Sáenz, quien había certificado varias empresas “fantasma” durante el gobierno de César Duarte, entre ellas dos en especial: Grupo Fritag, S.A. de C.V. y Manzil Construcciones S.A. de C.V. Ambas de Jaime Agustín Fong Ríos, que le facturaron a gobierno poco tiempo después de ser creadas. Se le hicieron adjudicaciones por intervención de Carlos Hermosillo, Gerardo Villegas Madriles y Antonio Tarín.

Fue la colaboración de Flores Sáenz, Trevizo y otro testigo protegido la que llevó a la detención de Fong en septiembre de 2017.

Hermosillo está muerto; Villegas y Tarín permanecen en el Cereso estatal de Aquiles Serdán.

3.- Los “recibos notariados” que involucran a alrededor de 80 personas, donde se establecía que les habían dado dinero, el mismo Flores Sáenz los ofreció y los entregó a la Fiscalía General del Estado (FGE), a cambio de que no se iniciaran procedimientos en su contra porque eran certificados de un acto extralegal.

Los entregó desde 2018, sin protocolo y sin cadena de custodia, por eso no eran admisibles como prueba de nada.

4.- Los recibos fueron cotejados con otros que habían sido encontrados en un cateo a una propiedad de Duarte y coincidían en un gran porcentaje (las copias). Pero esta fue la trampa del notario: entregó lo que tenía sin que hubiera prueba alguna de lo que había entregado, sin formalizar ni protocolizar la entrega. La Fiscalía cayó redondita, o hizo como que cayó.

Siempre estuvo colaborando con la FGE, les daba documentos y pistas de qué buscar en el Registro Público.

5.- El hijo de Flores Sáenz, del mismo nombre, buscó desde enero de 2020 la posibilidad de ser notario. Se inscribió a la convocatoria en junio de ese año. Su papá lo apuntaló con Javier Corral y el director del Registro Público de la Propiedad, Daniel Olivas. 

Desde luego hubo acuerdo en la Secretaría General, Colegio de Notarios y demás. Nadie objetó la postulación. Irónicamente siempre ha sido Flores papá integrante de la Comisión de Honor del Colegio de Notarios.

6.- El 21 de noviembre de 2020 fue expedida patente de notario a favor del abogado Luis Raúl Flores Andujo, luego de aprobar el examen celebrado el nueve de octubre. Se le asignó la notaría pública 01 del Distrito Judicial Rayón, con sede en el municipio de Ocampo. Allá por la sierra donde solo podrá dar fe de la existencia de pinos, de muchos pinos, de la Cascada de Basaseachi, donde por cierto posee Corral casas de campo.

7.- Pero entre septiembre-octubre de 2020, cuando a Flores Sáenz le pidieron de los “expedientes equis” testificar contra Maru Campos, se negó, y como ya había entregado toda la documentación que poseía sin formalizar la entrega como tal, ya no quiso seguir colaborando. 

Por ese tiempo Luis Fernando Mesta, secretario general de Gobierno corralista, lo estuvo presionando para que declarara, pero dijo que no le iba a entrar así, porque sabía que haber certificado documentos como los recibos-copias, no era legal.

8.- Los recibos notariados se intentaron usar para conseguir orden de aprehensión contra Maru, pero no fueron elemento suficiente para solicitarla, así que el fiscal Peniche no se animó nunca a pedir una orden al Poder Judicial, porque los documentos no eran válidos; jurídicamente inútiles...

9.- Hasta el 20 de enero del 2021 fueron entregados a El Heraldo de Chihuahua los recibos para tener excusa de decir que esa evidencia había llegado de esa forma a la Fiscalía del Estado, vía un periódico que a su vez los recibió de forma anónima, aunque ya estaban en manos de la propia Fiscalía desde hace mucho.

10.- Luis Fernando Mesta tenía apalabrado a Flores Sáenz para que, una vez aparecidos públicamente los recibos, él fuera llamado a testificar por la Fiscalía, pero el profesionista se echó para atrás porque hacerlo significaría quedar mal ante el Colegio de Notarios, por haber certificado documentos ilegales.

11.- Por eso el cuatro de febrero Flores Sáenz salió a decir que no conocía esos recibos; luego Corral lo amenazó públicamente porque el notario se negó a tomarle llamadas a Mesta... Y le iniciaron el procedimiento para sancionarlo el 24 de marzo.

Terminó muy mal para el gobernador la estrategia. Se quedó sin testigo estrella, un proceso judicial sin fundamento probatorio y en la orilla de ser llamado a cuentas en cualquier momento por el cúmulo de actos ilegales cometidos. 

Y es esa la punta de la madeja. Es solo una cronología de las muchas que desbordan al corralato.